Entrevista telefónica con Vanity Fair El drama de Miriam Reyes: la presentadora recae de su extraña enfermedad

El drama de Miriam Reyes: la presentadora recae de su extraña enfermedad
El drama de Miriam Reyes: la presentadora recae de su extraña enfermedad

Miriam Reyes, una de las presentadoras más populares de los años 90, atraviesa por uno de los peores momentos de su vida. La ex Miss ha sufrido una recaída de la enfermedad que la retiró de la vida pública en 2008, el síndrome de Cushing, según confirmó ella misma en una entrevista telefónica con la revista Vanity Fair de la que se hizo eco ayer el programa Sálvame.

La propia modelo tinerfeña de 40 años habla de su estado de salud, y a pesar de no ser muy bueno, en estos momentos asegura que se encuentra con ánimos de seguir luchando y con una actitud muy optimista.

“No me importa que escribas sobre esta recaída pero quiero que incluyas que sigo luchando y que estoy feliz y doy gracias porque mis hijos y marido están bien”.

Finalista de Miss España y rostro habitual de Antena 3 en los 90

Miriam Reyes saltó a la fama cuando quedó finalista de Miss España 1992. Aunque fue Sofía Mazagatos la que se llevó la corona, Miriam comenzó una fructífera carrera como modelo, cuya cúspide alcanzó como imagen de la firma Don Algodón, según recoge Periodista Digital. Además, participó presentando numerosos programas de las recién nacidas Telecinco y Antena3, sobre todo en esta última. Y fue en aquella época cuando se casó y tuvo dos hijos.

Apareció por última vez en “DEC”, en 2008

Su última aparición ante los medios fue en el programa de Antena 3 DEC, en 2008, en el que habló de que en ese momento lo importante era su familia y encontrar tranquilidad con lo que se volvió a vivir a su tierra, Tenerife.

El síndrome Cushing le hizo engordar 20 kilos en 6 meses

Todo se torció cuando en 1995 Reyes dejó al pasarela después de que le diagnosticaran el síndrome Cushing, que le vino asociado a un tumor cerebral. Tal y como indica Vanity Fair, esta enfermedad le hizo engordar a la modelo más de 20 kilos en seis meses. Le provocó enormes heridas en cara y cuerpo, además de pérdida de visión, deformación en el cuello y problemas de articulaciones. En 2008 se retiró definitivamente de la vida pública y se marchó a vivir a Tenerife con sus hijos y con su marido, que es piloto de profesión.

“De nuevo no me cicatrizan las heridas, me dan taquicardias.... pero soy optimista”

Desgraciadamente, la ex presentadora ha vuelto a recaer en la enfermedad: “Hace poco empezaron otra vez: no me cicatrizan las heridas, me hincho, me dan taquicardias, sufro debilidad muscular... Pero lo llevo adelante, soy muy optimista. A ver si los resultados son un poco mejores y me encuentro en unas condiciones más estabilizadas y si quieres en un futuro hasta nos podemos ver en persona, pero ahora no. Ahora mismo estoy esperando los resultados de unos análisis, estoy fastidiada y tomando una medicación muy fuerte”.

Tras muchos años de aislamiento en los que se ha dedicado a cuidar su salud y su familia, Miriam Reyes habla de cómo lleva esta dura enfermedad que le fue diagnosticada ya hace bastantes años y que la separó por completo de los medios.

“Me fui a Tenerife hace unos meses porque así estaba cerca de mis padres y mis hermanas, como los niños (de 11 y 13 años) todavía no tienen novia (risas), se han adaptado de maravilla al cambio y aunque ahora estoy de pruebas en Madrid estamos allí establecidos; a mi marido, piloto de profesión, tampoco le ha afectado el traslado. La vida en una isla tiene otro ritmo”.

“Tengo mis días de bajones pero enseguida cambio el chip”

Eso sí, por mucho que esté sufriendo, Miriam Reyes ve la vida con esperanza y confiesa que: “Creo que el cariño y el amor de los tuyos son fundamentales. Tengo mis días de bajones pero enseguida cambio el chip. Me tomo todo esto como una lección porque se aprenden muchas cosas de las enfermedades”.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba