Adiós Muere en Barcelona el humorista Miguel Gila, a los 82 años de edad

El cómico madrileño inició su carrera como dibujante en la revista La Codorniz y se hizo popular por sus geniales monólogos telefónicos

El humorista Miguel Gila falleció ayer en Barcelona a la edad de 82 años a causa de una insuficiencia respiratoria que le provocó la grave enfermedad pulmonar que padecía. Gila murió a las 00:30 horas en la Clínica Teknon, donde había ingresado el pasado lunes 9 a causa de un empeoramiento de su afección.

El conocido cómico nació el 12 de marzo de 1919 en el madrileño barrio de Chamberí. En el invierno de 1937, un grupo de mercenarios del general Yagüe le hicieron prisionero y gracias a la borrachera que llevaban, fallaron en su intento de fusilarle. Tras la Guerra Civil, fue encarcelado por el régimen franquista en la posguerra, donde coincidió con el poeta Miguel Hernández. Unos años después, trabajó como humorista gráfico en La Codorniz y en Hermano Lobo. A partir de los años 50, se hizo popular por sus monólogos telefónicos humorísticos, en los que recreaba frecuentemente conversaciones entre militares de bandos enemigos y discusiones matrimoniales.

Miguel Gila alcanzó el éxito en 1951, cuando actuó en Madrid como espontáneo en el teatro de Fontalba. Allí interpretó un breve monólogo sobre su experiencia como voluntario en la guerra y, desde entonces, su carrera profesional no dejó de subir, tal y como el mismo Gila cuenta en su autobiografía.

En el momento de su fallecimiento, anoche, le acompañaron su mujer, María Dolores Cabo, y su hija Malena. Según ha informado el Ayuntamiento de Barcelona, la capilla ardiente será instalada en el Tanatorio de Les Corts a partir de las 16:00 horas. El funeral tendrá lugar en el mismo sitio a las 10:00 horas del sábado.

Volver arriba