Ficción "Mujeres desesperadas", el fenómeno que llega en junio a TVE

La serie que superado el impacto mediático de "CSI", "Friends" o "Sexo en Nueva York" en Estados Unidos y ha convencido a crítica y público

"Mujeres desesperadas", la serie más exitosa de la televisión americana en la actualidad, llegará en junio a TVE. La ficción más esperada del año es un retrato desenfadado, inteligente y mordaz de la vida privada de cuatro mujeres, que se ha convertido en líder de audiencia y en centro de un fenómeno social que ha trascendido los límites de la pequeña pantalla en los países en los que ya se ha estrenado.

"Desperate housewives", definida por la cadena ABC como una mirada oscura en la vida de los suburbios, ha conseguido desbancar a “CSI” como espacio más visto de la televisión estadounidense. El pasado domingo, lideró ampliamente el prime time con 26 millones de espectadores. La cadena de Disney calcula que más del 30% de los 130 millones de adultos estadounidenses han visto al menos algún capítulo de la misma.

Aunque no la veremos en la televisión generalista hasta el próximo mes, el canal FOX TV (Digital + y todos los operadores de cable del territorio nacional) la emite semanalmente desde el pasado 3 de marzo, todos los jueves a las 21:30 horas.

"Mujeres desesperadas" es algo más que una serie de televisión. Basada en la vida cotidiana de estas cuatro mujeres, que desnudan todas sus intimidades en la pantalla, la serie se ha convertido en la producción más vista en su estreno desde el lanzamiento hace una década de "Urgencias" y ha superado también la audiencia de producciones emblemáticas de los últimos años como "CSI", "Friends" o "Sexo en Nueva York".

"Mujeres desesperadas" ha sido también la serie triunfadora –junto a “Nip & Tuck, a golpe de bisturí”- y protagonista de la última edición de los Globos de Oro, celebrada el pasado 16 de enero, en la que recibió los premios a Mejor Serie y Mejor Actriz -Teri Hatcher- en el apartado de comedia.

Fue la única producción televisiva con presencia constante a lo largo de la ceremonia, en la que participaron todas sus protagonistas. Se trata de un refrendo más a la trayectoria imparable de esta producción, cuyo mayor mérito consiste en desnudar la realidad hasta el punto de enseñar la trastienda de unas vidas cotidianas gobernadas de puertas para fuera por la hipocresía. Un argumento similar al que hizo triunfar a "American beauty" en la gran pantalla.

La calidad de la serie, la presencia de actrices consagradas en su reparto y unos guiones bien construidos son algunas de las razones de este éxito sin precedentes. Pero, sin duda, lo que ha calado hondo en el público ha sido la capacidad de "Mujeres desesperadas" para mostrar la cara oculta de vidas aparentemente ideales.

La doble moral de la sociedad actual, los miedos y temores de las mujeres al borde de la cuarentena y los trapos sucios de una comunidad son algunos de los secretos que esta serie saca a la luz sin pudor y sin censuras en cada uno de sus episodios, de una hora de duración.

En clave de comedia y con grandes dosis de ironía, esta versión maruja de "Sexo en Nueva York" muestra una realidad en la que tienen cabida la familia, el sexo, las relaciones personales, los cotilleos de vecindad, las situaciones cotidianas y otros muchos temas, vistos siempre desde la mirada irreverente y maliciosa de este grupo de mujeres.

Cinco mujeres de armas tomar

El éxito de la serie se complementa con las cinco actrices protagonistas, caras conocidas de la pequeña pantallala, caso de la ex chica Bond Teri Hatcher ("Louise & Clark"); la televisiva Marcia Cross, a la que ya vimos en "Melrose Place" como la malvada doctora Kimberly o en "Everwood"; la actriz revelación de la serie, la hispana Eva Longoria ("Hospital General" y "Berverly Hills 90210") y una de las personas más bellas del año pasado, según la revista People-y las también candidatas a los Globos de Oro Felicity Huffman, esposa en la vida real del actor William H. Macy ("Fargo", "The Cooler"), y Nicollette Sheridan ('California Country').

- Teri Hatcher: Es Susan Mayer, la divorciada de buen ver, que no logra superar el abandono de su marido, hasta el punto de creer que el sexo ya se ha acabado para ella.

- Marcia Cross: Es Bree Van de Kamp, la mujer perfecta, que no entiende porqué su marido desea abandonarla si ella logra que la casa y su vida funcionen como un reloj.

- Eva Longoria: Es Gabrielle Solis, la ex modelo casada con un multimillonario, que consuela su soledad cayendo en brazos de su joven jardinero de 17 años al que ha convertido en su amante.

- Felicity Huffman: Es Lynette Scavo, la mujer de brillante carrera que lo ha dejado todo para cuidar de sus hijos. Aparentemente feliz, en realidad, detesta a los pequeños y está arrepentida de haber tomado esa decisión.

- Nicollette Sheridan: Es una mujer explosiva, una devoradora de hombres, coleccionista de maridos, que peca de cotilla y tiene el don de la oportunidad.

Edie, Lynette, Susan, Gabrielle y Bree tienen a más de 25 millones de norteamericanos pegados cada domingo a las pantallas de sus televisores. Las actrices que las encarnan han logrado reencauchar sus carreras gracias a la serie y hoy ganan más de 250.000 dólares por episodio.

Creada por el guionista de “Las chicas del oro”

“Mujeres desesperadas” ha sido creada y está dirigida por Marck Cherry, guionista de la popular sitcom de los 80, "Las chicas de oro".

Según declaró Cherry en una entrevista, la idea de la serie surgió al descubrir que en su madre había un “Herodes”. Al parecer, Cherry se enteró, ya de mayor, que aquel ser encantador tenía los “bajos instintos” de cualquier mortal.

“La he oído decir que muchas veces se ha sentido agobiada como madre y esposa”, comentó Cherry de forma divertida para explicar el origen de la serie que, entre otras, muestra situaciones absurdas de madres e hijos, nada lejos de la realidad.

Wisteria Lane, un "paraíso artificial"

Wisteria Lane, el lugar donde transcurre "Mujeres desesperadas", se parece al paraíso. Es un suburbio tranquilo, con casas hermosas, jardines floridos, vecinos amigables y familias felices. A simple vista luce como una postal. Pero esa perfección se ve ensombrecida un día, cuando Mary Alice Young decide acabar con su vida.

Sus amigas más cercanas se preguntan por las razones que la habrían llevado a pegarse un tiro en la cabeza, pues aparentemente lo tenía todo. Y es entonces cuando se dan cuenta de que detrás de los jardines floridos y las puertas de las casas hermosas se encuentra escondido el caos, y muchas veces ellas desearían seguir el ejemplo de su amiga suicida. En este mundo suburbano de ficción se desarrolla "Desperate housewives", la serie que cada domingo paraliza a la audiencia norteamericana.

De su arrollador éxito llama la antención que es la tercera favorita del público masculino. "Creo que los hombres la ven porque sienten que refleja a sus esposas", explicó en entrevista con la revista Newsweek Eva Longoria, una de las protagonistas.

Pero ¿qué tiene esta mezcla de drama sensual y comedia negra para cautivar al público? Tiene los ingredientes de una serie al estilo "Dinastía" en una época en la que este género está en un segundo plano y las series policíacas de médicos forenses e investigadores mandan en la parrilla. Y por, si fuera poco, sus heroínas no son rubias quinceañeras sino cuarentonas amas de casa desesperadas por un matrimonio infeliz, por tener que lidiar con niños hiperactivos o por no encontrar el amor.

Una camino "desesperado" hasta llegar al éxito

“Mujeres desesperadas” ha tenido un largo y difícil camino antes de ver la luz. El título de la serie no le hizo gracia a las más importantes cadenas de televisión, CBS, NBC, Fox, HBO, Showtime y Lifetime, que rechazaron la propuesta. Su creador, Marc Cherry, no había tenido un verdadero trabajo en casi tres años, tenía una deuda de 30.000 dólares y estaba desesperado. Por su parte ABC tampoco pasaba por un buen momento pues en los últimos años no había tenido un drama o comedia de éxito. “Desperate housewives” fue la solución para ambos.

Pero así como ha generado audiencia, ha causado polémica. Hace unos meses un grupo de anunciantes decidió retirar sus anuncios de la serie porque la consideraban demasiado atrevida. Tal vez por un desnudo de una de sus protagonistas, o por la manera directa en la que que se tratan los temas sexuales como, cuando en una escena, una de la mujeres confiesa: "Mi marido llora cuando eyacula".

Pese a todo, para ABC ha sido una mina de oro y para sus protagonistas también. "El año pasado participé en una subasta benéfica en la que pagaron 20.000 dólares por almorzar conmigo. Este año pagaron 125.000", contó Hatcher a la revista Vanity Fair. Según esta publicación, las actrices que antes ganaban menos de 80.000 dólares por episodio ahora están por los 250.000.

La estrella del último Mip TV

“Desperates Housewives” fue, en lo que a ficción se refiere, la estrella en la última edición del Mercado Internacional de programas de televisión celebrado el pasado abril en Cannes.

Una serie que ha conseguido que los productores europeos cambien su percepción de la oferta estadounidense. TVE confía en que “Mujeres desesperadas” tenga el mismo efecto en su parrilla que en el Reino Unido, donde ha conseguido revitalizar la audiencia de Channel 4.

“Vuelve el apetito por la ficción. El mercado publicitario ha mejorado, y ahora a los europeos les cuesta menos comprar nuestras series”, opinaba la ejecutiva de la Fox, Marion Edwards.

Los precios que se han llegado a pagar por las “joyas” de la ficción americana son reflejo del entusiasmo que vuelve a haber por las series “made in USA”. Si en los años 80 un capítulo de “Dallas” o “Dinastía” costaba 400.000 dólares por episodio, una década después, un capítulo de “Expediente X” cuesta alrededor de 800.000. Los rumores apuntan a que las productoras europeas han llegado a pagar por un capítulo de “Desperate Housewives” hasta 1.2 millones de dólares.

Hasta la esposa de Bush bromeó con el título de la serie

La semana pasada, en un acto en la Casa Blanca, Laura Bush, usando como hilo conductor la serie "Desperate Housewives", se definió como una de ellas, en busca de diversión porque su marido se va a la cama temprano.

"Señoras y señores, yo soy un ama de casa desesperada", afirmó Laura Bush, quien añadió que "a estas horas (eran las diez de la noche), mi marido está habitualmente en la cama".

El futuro de la serie, en peligro por la rivalidad entre sus actrices

La ABC, que ha renovado la serie por una temporada más, deja de frotarse la manos. Nadie contaba con que quizá deje de emitirse en pocas semanas por problemas entre sus protagonistas.

Todos reconocen que en el plató sube la temperatura cuando Teri Hatcher, Eva Longoria, Nicolette Sheridan, Marcia Ross y Felicity Huffman aparecen en escena, donde siempre saltan chispas. «Ahora se dedican a contar las líneas de sus diálogos para comprobar quién tiene más tiempo y el mejor guión», reconoce una fuente de producción a la revista «In touch».

Son dos los frentes abiertos. Teri y Felicity contra Eva, Nicollete y Marcia, aunque todas se guardan muy bien las espaldas ante las otras. Eva piensa que Felicity, que estudió Arte Dramático en la Universidad de Nueva York, se considera superior al resto; Felicity no soporta a Marcia, que lo analiza todo; Nicollette llama a Teri «piernas de pájaro», la cual se hizo con el contrato de dos millones dólares que Eva tenía apalabrado con la marca L’Oreal.

Pero, lo peor ha sido la tensión creciente entre Marcia y Teri, después de que la segunda arrebatase a esta actriz pelirroja y a Felicity Huffman el premio de Mejor Actriz de Comedia en televisión en la edición de los Globos de Oro 2005.

Las cosas se complicaron cuando Teri se presentó con el premio en el plató de la serie para exhibirlo ante sus compañeros. En aquellos momentos, la sangre todavía no había llegado al río, pero era cuestión de tiempo: Tenían que posar delante de una piscina para la portada de Vanity Fair.

El primer roce se produjo ante los publicistas de la ABC. Marcia y Teri se enzarzaron en una discusión porque la segunda llevaba el traje de baño más provocador. Tampoco se ponían de acuerdo en el lugar donde debían hacerse las fotos. Desde la ABC, se insistía en que ninguna de las actrices se ubicase en un lugar de preferencia respecto al resto.

Entonces, se sugirió que Teri se colocase en el centro del grupo, lo que despertó las iras de Marcia, que no dudó en proferir una serie de insultos. Acto seguido, Teri no pudo contener el llanto y corrió a coger su móvil para buscar consuelo al otro lado del teléfono.

Pero todavía ni siquiera se había impreso la revista con las actrices en su portada. Cuando la publicación apareció en los quioscos, los lectores vieron que sólo aparecían tres de las actrices, Teri, Eva y Nicollette. Vanity Fair había doblado la cubierta y Marcia y Felicity, que aparecían en el interior, se quedaban fuera de la portada.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba