Noche de debate caliente y emotivo adiós en la TV USA

Noche de debate caliente y emotivo adiós en la TV USA
Noche de debate caliente y emotivo adiós en la TV USA

Espectáculo en Fox con Donald Trump de protagonista, e intensa despedida de Jon Stewart de 'The Daily Show'

El primer debate televisado entre los aspirantes republicanos a la Casa Blanca fue puro espectáculo, carente de propuestas concretas pero sí con muchas referencias a la rival demócrata favorita en los sondeos, Hillary Clinton, y monopolizado por la atención puesta de antemano en Donald Trump.

Los 10 precandidatos mejor situados en las encuestas se midieron en el debate en horario estelar en el pabellón Quicken Loans Arena de Cleveland (Ohio), televisado por la cadena conservadora Fox, que organizó otro debate cuatro horas antes para los otros 7 aspirantes que se quedaron fuera, recoge Efe.

Fenómeno mediático desde hace semanas por su personalidad, comentarios y popularidad en los sondeos, Trump estaba llamado a ser el centro de atención y lo fue, gracias en parte a que los propios moderadores del debate fomentaron que se convirtiera en el protagonista, atacando directamente al magnate.

El más buscado y el que más habló

Trump fue fiel a sí mismo e incluso al inicio del debate no descartó presentarse como candidato independiente a las elecciones de 2016 si no gana la nominación republicana.

Fue también Trump quien habló en total más tiempo (10.33 minutos, dos más que Jeb Bush) y el más buscado por los internautas durante el debate en plataformas como Google o Facebook.

[kaltura]1_lkc8m62r[/kaltura]

John Kasich, aplaudido al jugar en "casa"

Politólogos, analistas y medios destacaban, poco después de concluir el debate, el desempeño del senador Marco Rubio o del gobernador de Ohio, John Kasich, uno de los más aplaudidos porque jugaba en casa.

Mientras, a uno de los mejor valorados en las encuestas, el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, se le notó ausente en algunos momentos y el combativo senador Rand Paul (Kentucky) fue quien menos tiempo intervino, con menos de cinco minutos.

El elevado número de participantes y el formato, que limitaba a un minuto la duración de las intervenciones, hizo que apenas hubiera interacción entre los aspirantes.

Fronteras USA, Estado Islámico, aborto...

Tampoco hubo sorpresas en las posturas de los candidatos sobre asuntos como la inmigración, la política exterior o el aborto.

Rubio y Trump insistieron en la necesidad de construir un muro en la frontera de EEUU con México, mientras que el exgobernador de Florida Jeb Bush abogó por eliminar las "ciudades santuario", en las que las autoridades locales protegen de la deportación a inmigrantes indocumentados. Trump insistió en sus acusaciones de que México envía criminales a Estados Unidos.

"Yo también creo que necesitamos un muro. El problema es si (el narcotraficante mexicano Joaquín) El Chapo (Guzmán) construye un túnel bajo ese muro, tenemos que ser capaces de lidiar con eso", dijo Rubio en alusión a la reciente fuga del jefe del cartel de Sinaloa.

[kaltura]1_rq51o2xv[/kaltura]

Los candidatos rivalizaron a la hora de prometer mano dura contra el Estado Islámico (EI), aunque coincidieron en sus críticas a la campaña militar contra los yihadistas iniciada por el Gobierno de Obama.

"Necesitamos un comandante en jefe que deje claro que quien se una al EI está firmando su sentencia de muerte", afirmó el senador Ted Cruz (Texas), de padre cubano.

Cuando se tocó el tema del aborto, los aspirantes se mostraron duros contra esa práctica, pero bajaron el tono con respecto al matrimonio homosexual, legalizado recientemente en todo el país por el Tribunal Supremo.

También se opusieron en bloque los aspirantes al acuerdo nuclear alcanzado en julio en Viena entre Irán y las potencias del Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia más Alemania).

Cuba y Hillary Clinton

En general, aunque no se mencionó el acercamiento a Cuba, todos los precandidatos cargaron contra la política exterior de Obama, a quien varios de ellos culparon de haber debilitado al país y a las Fuerzas Armadas, y alertaron de las amenazas que plantean China y Rusia, países inmersos en una "ciberguerra" contra Washington, como señaló Cruz.

"Los gobiernos ruso y chino saben más del servidor de correo electrónico de Hillary Clinton que el Congreso de Estados Unidos", ironizó el gobernador Walker.

Walker aludió así a la polémica en torno a Clinton por haber usado un correo electrónico personal para asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado.

La exjefa de la diplomacia fue mencionada por casi todos y, como no, por Trump: "A Hillary Clinton le dije 'Ven a mi boda' y vino a mi boda. No tenía elección. Yo había donado a su fundación", explicó para probar que "el sistema está roto".

"Tenemos un presidente que no tiene ni idea de lo que hace", subrayó también Trump en referencia a Obama.

Hubo otras frases memorables, como una del exgobernador de Arkansas Mike Huckabee: "Las Fuerzas Armadas no son un experimento social, se trata de matar gente y romper cosas", comentó al ser preguntado sobre los militares transexuales.

[kaltura]1_8u1ov0eu[/kaltura]

DESPEDIDA DE JON STEWART

Stewart llora al decir adiós, con Stephen Colbert, Steve Carell y Bruce Springsteen

Tras 16 años en antena, Jon Stewart se despidió este jueves 6 de agosto del programa “The Daily Show”, un espacio que ha convertido en todo un referente de la televisión gracias a su mezcla de información y sátira y desde el que se ha dedicado a sacar los colores a políticos y medios de comunicación.

Para este último episodio presentado por Stewart, el programa contó con la colaboración de casi todos los excorresponsales que han trabajado con él en sus más de 16 años al frente de The Daily Show. También rindieron homenaje al mítico presentador Hillary Clinton, Bill O'Reilly y Bruce Springsteen, que preparó una actuación junto a la E Street Band.

"Simplemente nos estamos tomando una pequeña pausa", aseguraba Jon Stewart a los espectadores en su discurso de despedida.

O bien en persona, o bien mediante un vídeo, volvieron al programa para homenajear a su antiguo jefe: Aasif Mandvi, Al Madrigal, John Hodgman, Kristen Schaal, Samantha Bee, Steve Carell, Nancy Walls, Vance DeGeneres, Mo Rocca, Craig Kilborn, Olivia Munn, Rob Riggle, Ed Helms, Wyatt Cenac, John Oliver y, como no podía ser de otra forman, Stephen Colbert, entre otros.

[kaltura]1_5m3wxdtp[/kaltura]

Otro de los grandes momentos del programa fue el discurso de Stephen Colbert, quien recibió la ovación más fuerte nada más posicionarse sobre el escenario. El también presentador honró el papel de Stewart en los medios de comunicación y su trayectoria, comparándolo con el papel de Frodo en El Señor de los Anillos, dado que para él, el poder de la anillo es una metáfora del poder que juega su antiguo jefe en los medios de comunicación y en la política de Washington.

[kaltura]1_ooqxuycn[/kaltura]

Trevor Noah, su sucesor

En un país donde el debate político y las cadenas de noticias dejan continuamente frases y situaciones más propias de la ficción, el humorista neoyorquino supo aprovechar eso al máximo y ha triunfado utilizando la realidad casi como única inspiración.

Stewart, básicamente, se ha dedicado durante una década y media a tratar de dejar al desnudo los discursos extremos, la hipocresía, las contradicciones o las torpezas de políticos y medios a través del humor.

“Cuatro noches a la semana durante 16 años, Jon Stewart (…) ha salido en antena a exponer nuestras ridiculeces cívicas. Ha sido heroico y persistente”, resume David Remnick, el director de The New Yorker en una columna en el último número de la revista, y recoge Efe.

Gracias a ello, Stewart ha conseguido a lo largo de los años una fiel audiencia, de 1,5 a 2 millones de espectadores cada noche, con un especial éxito entre la población joven y progresista.

“The Daily Show” ha ganado 18 premios Emmy, ha tenido exitosos hijos como “The Colbert Report” y su popularidad ha llevado a Stewart a presentar en dos ocasiones la gala de los Oscar.

El programa ya existía antes de Stewart, que tomó las riendas en 1999 en sustitución de Craig Kilborn, y sobrevivirá a su rostro más conocido.

El elegido para dar continuidad al espacio es el sudafricano Trevor Noah, de 31 años, un colaborador del programa que ya ha probado la presión que lleva acarreado su nuevo puesto, tras ser blanco de numerosas críticas por varios chistes sobre judíos y mujeres que publicó en el pasado en las redes sociales.

Pero, en paralelo a esos triunfos, el presentador se ha ganado muchos enemigos y críticos, principalmente en los sectores más conservadores, que le acusan de favorecer a la izquierda y de cebarse con los suyos.

FOX News, el Tea Party o George W. Bush, dianas

FOX News, el Tea Party o George W. Bush han sido dianas habituales para Stewart, que pese a ello ha insistido siempre en su centrismo y en no tener vínculos con ningún partido político.

“Liberal y conservador han perdido su significado en Estados Unidos. Yo represento al centro distraído”, bromeó Stewart en una ocasión.

En los últimos años el presentador ha sido criticado a menudo por su supuesta cercanía con el presidente, Barack Obama, que le recibió en dos ocasiones en la Casa Blanca, pero al que también ha atacado repetidamente por incumplir algunas de sus promesas electorales.

Desencuentros con Donald Trump

Tras anunciar su marcha el pasado febrero, Stewart abandona “The Daily Show” precisamente en un momento que parecía hecho a su medida, con la campaña de cara a las presidenciales tomando ritmo y con un inesperado protagonismo de Donald Trump.

El magnate, con su polémico discurso, se ha convertido en uno de los objetivos favoritos del programa, que pese a su tono cómico también tiene momentos de seriedad.

“Algún día, cuando Trump sea presidente, todos miraremos atrás hacia esto y no nos reiremos”, señalaba el pasado miércoles el espacio en su cuenta en Twitter, que tiene más de tres millones de seguidores.

“The Daily Show” tiene una influencia importante en un buen número de votantes

Según los analistas y varias encuestas publicadas en los últimos años, “The Daily Show” tiene una influencia importante en un buen número de votantes, que señalan el espacio como una de sus principales fuentes de noticias políticas.

Amy Schumer,Louis C.K.,Stephen Colbert,John Oliver,Steve Carell...

En la cuenta atrás, el humorista ha optado por rodearse de otros cómicos y ha invitado sucesivamente a Amy Schumer, Denis Leary y Louis C.K. a su mesa, por la que han pasado todo tipo de personajes públicos, incluido el propio Obama.

De la cantera de corresponsales han salido el mencionado Stephen Colbert, que pasó a tener su propio show, y este otoño se estrena como sustituto de David Letterman. Otros excorresponsales son John Oliver, que tiene su propio show en la HBO; Steve Carell; Ed Helms; Larry Wilmore y Samantha Bee.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba