Artículo de interés ONO rompe con Sogecable y deja de emitir el canal Gran Vía

Nadie quiere ese canal premium que el Gobierno exigió por la fusión

Por su interés, reproducimos a continuación un artículo publicado hoy en La Gaceta de los Negocios:

El operador de cable ONO, que preside Eugenio Galdón, ha resuelto el contrato que mantenía con Sogecable y por el que la compañía audiovisual que dirige Javier Díez Polanco le suministraba el canal Gran Vía para su programación televisiva. De este modo, ONO ha dejado de emitir el canal premium que Sogecable pone a disposición de terceros según las condiciones exigidas por el Gobierno el 29 de noviembre de 2002 para autorizar la fusión digital.

Tras la decisión de ONO, ninguna plataforma televisiva cuenta ya en su parrilla de programación con el canal Gran Vía. Según explicaron fuentes cercanas a ONO “el canal Gran Vía era en su momento el canal premium de Vía Digital. Tras la fusión, y a instancias de la condición novena impuesta por el Gobierno para autorizar la operación, Sogecable decidió que fuera el canal a ofrecer a terceros en vez de ofrecer Canal Plus que era el que realmente deseábamos”.

Tanto desde ONO como desde Auna se coincide en que Sogecable “redujo enormemente la calidad de ese canal, no se parece en nada al que había antes en Vía Digital, ya no cuenta con derechos exclusivos y no se promociona. Además de que es malo, no se da a conocer porque no le interesa a Sogecable. En esa situación no nos interesa bajo ningún concepto”, señalaron.

La pérdida de calidad del canal Gran Vía fue denunciada, incluso, por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) en su informe anual sobre el cumplimiento, por parte de Sogecable, de las condiciones impuestas por el Gobierno para permitir la fusión de las plataformas digitales. Ese informe provocó que, en diciembre pasado, el Servicio de Defensa de la Competencia, ya bajo mandato del PSOE, adoptara una resolución de vigilancia contra Sogecable a la que obligó a presentar un nuevo plan de actuaciones. La compañía que dirige Díez Polanco presentó ese nuevo plan el pasado 31 de enero ante Competencia.

Pero las quejas de los distintos operadores sobre el canal Gran Vía van más allá de su supuesta mala calidad y nula promoción. Estiman también que las condiciones que exige en los contratos de suministro son “irracionales y abusivas”. En primer lugar, Sogecable obliga a suscribir el contrato por tres años. Por dar la señal de Gran Vía exige una cuota de acceso y una cuota mensual. La cuota de acceso se calcula multiplicando 1,2 euros por el número de hogares potenciales a los que puede llegar el operador de cable interesado en contratar ese canal para su programación televisiva.

La cuota mensual se establece por dos metodologías diferentes y se escoge aquella cuya cuantía final sea más elevada. La primera fórmula es la resultante de multiplicar 12,8 euros por el número de abonados a los canales en el mes correspondiente, importe que se actualiza cada año en función de la variación del IPC. La segunda fórmula es la resultante de multiplicar una serie de cantidades fijas, que varían según el año del contrato, por el número de hogares potenciales a los que puede llegar el cableoperador.

Ahora se da la paradoja de que, pese a que el Gobierno exigió a Sogecable que comercializara a terceros un canal premium, ningún operador quiere contratarlo por su supuesta baja calidad y elevado costo. Pese a ello, Sogecable considera que el simple hecho de que el canal esté a disposición de terceros supone cumplir por completo la condición que en su día exigió el Gobierno del PP.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba