Crítica Vertele 'Olmos y Robles', nuestra 'Misión Imposible', "salvando las distancias"

'Olmos y Robles', nuestra 'Misión Imposible', "salvando las distancias"
'Olmos y Robles', nuestra 'Misión Imposible', "salvando las distancias"

Hemos visto el primer capítulo de la segunda temporada de la serie de TVE y explicamos las claves de un regreso más maduro, sin complejos y con un singular ADN

Por Paula Hergar

'Olmos y Robles' vuelve a TVE con su segunda temporada y ha estrenado su noveno capítulo en el FesTVal de Vitoria.

El equipo, liderado por Rubén Cortada y Pepe Viyuela, volvía a vestirse con su camiseta corporativa demostrando la unidad con la que trabajan y la buena sintonía que hay entre ellos.

Pocas veces vemos en las ruedas de prensa tanto cariño, risas y complicidad entre los protagonistas. Tampoco solemos disfrutar en nuestro país de series tan singulares en su género como esta. "Como 'Misión Imposible' pero salvando las distancias" dice Rubén Cortada a Pepe Viyuela en el capítulo, y con esa frase se resume el ADN de esta ficción.

Sin buscarlo, 100 balas ha dado con un género único en su especie. Mezcla de comedia policíaca sin complejos y sin pretensiones de llegar a ser otra cosa. Una serie honesta con sus personajes que mantienen su marcado carácter, con su objetivo simple y claro de entretener pero manteniendo esa 'segunda piel' que esconde mucho más contenido del que aparenta en un primer vistazo.

Las dos caras de Ezcaray, las dos caras de 'Olmos y Robles'

El noveno capítulo lleva por título 'Las dos caras de Ezcaray' y gira entorno al robo de identidad de un ilustre habitante del pueblo. De esta forma la serie regresa apostando por temas de actualidad como es la política, la corrupción y las elecciones.

Además hablan del doble rostro literal y figurativo de las cosas, porque en 'Olmos y Robles' todo va de dos en dos: Rubén-Pepe, comedia-policíaca, las parejas de la serie, Damián y... ¡ah no! Este siempre acaba solo, pero es la excepción que confirma la regla.

Y así, esta segunda temporada llega a la pequeña pantalla mucho más encantada con su esencia y convencida de haber encontrado un camino poco transitado pero correcto.

A Cortada ya se le ve cómodo en su papel cómico, Morgade extrae carcajadas solo con aparecer y el resto del reparto funciona entendiendo que esto ya no es un experimento, sino el resultado maduro de algo que se probó y funcionó. Y que ahora solo tiene que crecer para asentar las bases de esta nueva versión de Quijote y Sancho Panza que nos propone TVE. Siempre, "salvando las distancias".

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba