En Internet Particulares recreaciones de personajes infantiles

Algunos internautas utilizan la Red para dar un toque de humor y de erotismo a las series que han marcado nuestra infancia

Blas es la viva reencarnación del diablo. Espinete es un yonki. La familia Simpson se dedica a actividades incestuosas y Heidi realmente fumaba marihuana en los montes de Suiza. Son algunas de las recreaciones que se pueden encontrar sobre personajes infantiles. Todo depende del humor de cada persona, pero alguna de ellas ha sido polémicas.

La última es la que varios internautas han hecho con el dinosaurio Barney, un personaje infantil muy famoso en varios países y de temática y aspecto similar a los Teletubbies. Algunos internautas han analizado el nombre de este personaje en clave matemática para determinar que la suma de las letras de su nombre resultaba 666. Es decir, que Barney era poco menos que el diablo.

Una de tantas gracias que se puede encontrar en la Red sobre un personaje infantil, ha acabado con una carta de un bufete de abogados en la que se avisa a los creadores de estas páginas que “están utilizando de forma violenta material protegido y dirigido hacia el público infantil”. De momento 77 personas en 20 estados norteamericanos han recibido esa carta.

Pero esta denuncia es sólo una gota en un océano de páginas anónimas e imposibles de controlar. A algunos navegantes les da por imaginar a esos personajes en actitudes y escenarios diferentes. A otros no les caen bien y la mayoría lo hacen por reírse un poco. Pero casi nadie se libra de esta sátira virtual.

Heidi, Espinete, Pluto...

Los dibujos hentai, cómics eróticos estilo manga, son los que más versiones al libre albedrío de dibujos animados japoneses realizan. Aunque, como en todo, en este campo hay excepciones. Un dibujante de este estilo confiesa en un foro que existe un personaje infantil que no se atreve a desnudar: Candy Candy.

Mucha suerte ha tenido la tierna protagonista de aquellos dibujos animados, porque ni los personajes de Disney se libran. La bruja Esmeralda, La bella y la Bestia, Pocahontas, Pluto, Mickey y Minnie. Todo el catálogo de este creador también puede hallarse en la Red en poses menos aptas para los niños.

Además de recreaciones gráficas, los internautas se estrujan bastante las neuronas para llegar a conclusiones soprendentes. Por ejemplo, una página se dedica a analizar la sintonía de entrada de Heidi para determinar que la niña era adicta a la marihuana que le suministraba su abuelo.

También personajes muy hispanos como Don Pimpón o Espinete vuelven a ser imaginados en un Barrio Sésamo que nada tiene que ver con el que todo el mundo recuerda. Epi es un “bakaladero” que baila al son de los alucinógenos, Super Coco enseña la diferencia entre el vodka de marca y el vodka de garrafón y la rana Gustavo se dedica a las apuestas ilegales en el barrio.

Este programa y sus personajes acumulan bastantes parodias en todo el mundo. La más conocida es la que desentraña las razones por las que Blas es la misma reencarnación del diablo. Para ello aporta numerosas fotografías en las que se ve al entrañable personaje en momentos como el asesinato de John Fitgzerald Kennedy, acompañado por Hitler o la evidencia gráfica de que Blas era el famoso terrorista Unabomber.

En definitiva personajes, situaciones y recreaciones de todos los gustos, aptos para personas con gran sentido del humor.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba