Entrevista Vertele.com Patricia Gaztañaga: "Veréis lágrimas... y no de alegría"

La presentadora "casa" a ocho parejas desde este domingo en Cuatro. Nos habla de su vuelta a TV

“Patricia Gaztañaga nos dio el sí quiero hace unos meses y no podemos estar más contentos con nuestra relación y del resultado de Bodas Cruzadas”, el nuevo docu-reality que Cuatro estrena este domingo a las 22:30 horas.

De esta manera ha presentado el director de Programas de esta cadena, Mariano Blanco, a la presentadora vasca, que regresa a la televisión un año y medio después de dejar Antena 3.

Bodas Cruzadas (ver dossier del programa), que se preestrenará este viernes y sábado a las 21:30 horas con dos programas especiales a modo de adelanto, ocupará el prime time dominical, en sustitución de Perdidos en la tribu.

Ocho novios organizarán las bodas de sus parejas

Producido por Boomerang (“Pekín Express”, “El Diario”), el programa mostrará cómo ocho novios organizan por sí solos la boda con la que sus parejas siempre han soñado, sin que puedan verse ni hablar ver durante los quince días que duran los preparativos.

“Tienen que preparar la boda que ellas siempre han soñado. Ahí, veremos el grado de compenetración de la pareja, si se conocen bien o no”, comenta Gaztañaga.

[VerteleVideo]

“Al final se casarán las ocho pero sólo ganarán una luna de miel aquellas cuyo novio haya organizado la boda que más se asemeje a lo que su prometida siempre ha querido”, añade la presentadora, quien adelanta que veremos “lágrimas y no precisamente de alegría”.

Vertele.com ha hablado con Patricia Gaztañaga sobre este nuevo espacio y su regreso a la televisión tras más de siete años al frente de "El Diario" en Antena 3 y el posterior "No es programa para viejos".

¿Tenía ya el 'gusanillo' de volver?

Bueno, era un gusanillo que empezaba a asomar. Ni siquiera me había puesto en marcha a pensar cómo volver, pero llegó este proyecto y me gustó desde el primer momento. Parece que me leyeron la mente.

¿No le daba pereza volver a la 'batalla'?

No, porque llegó en el momento adecuado. Han sido dos meses de trabajo muy intenso, pero muy agradecido. He estado muy a gusto.

¿Cómo se ve la televisión desde fuera?

Muy revuelta (risas). Ves que se hacen muchos programas, que hay gente trabajando muy duro y, de la noche a la mañana, los programas se acaban. Eso supone deshacer equipos, que la gente se vaya al paro... Al final, te quedas con esas cosas.

Muchos piensan que desaparecer un tiempo de la pantalla trae consigo caer en el olvido, ¿usted temía esto?

Soy una persona muy realista y sé que hoy estoy y mañana puede que no. Si tienes eso claro, lo demás es mucho más fácil. Si no, te llevarás un palo.

¿Echa de menos "El Diario"?

En absoluto. Tengo un recuerdo estupendo del programa pero no lo echo de menos ni siento nostalgia. Cuando lo sigo por televisión, casi lo veo como una espectadora más.

¿Bajo ningún concepto volvería?

No, esa etapa ya pasó. Ahora, es El Diario de Sandra Daviú y es su programa.

Muchos siguen llamándolo El Diario de Patricia… ¿qué le parece?

(Risas) A mí qué me va a parecer… A ella le debe parecer un ‘coñazo’. Fueron siete años y supongo que ya casi es una marca. De todos modos, a mí me han llegado a preguntar cuál era mi nombre cuando estaba en allí. (Risas).

¿Influyó en su marcha el dramático caso de Svetlana?

No, no tuvo nada que ver. Yo llevaba ya siete años haciendo El Diario y necesitaba un cambio.

¿Le propusieron programas similares después?

Sí, no exactamente un talk show, pero sí cosas que tienen que ver con personas anónimas.

¿Por qué rechazó esas ofertas?

Porque no era el momento. Había decidido tomarme un tiempo, me apetecía relajarme, ver las cosas desde fuera y demás...

¿Qué le gustaría hacer ahora?

Muchas 'Bodas cruzadas' (Risas).

¿Tiene algún proyecto a corto plazo?, ¿su contrato con Cuatro es únicamente para 'Bodas Cruzadas'?

Sí, para este programa. De momento, no tengo otros proyectos.

Después del "Diario" presentó "No es país para viejos", ¿cómo recuerda esa experiencia?

Positivamente, porque de todo se aprende. Fue muy diferente el primer programa al último. Se intentó y no salió, como ocurre tantas veces en la televisión.

Tras su etapa en Antena 3, hubo continuos rumores que apuntaban a que usted recalaría finalmente en Telecinco, ¿era cierto?

Podría haber sido, hubo propuestas, pero al final no.

¿Ha cerrado la puerta?

No.

En cualquier caso, Telecinco y Cuatro han terminado fusionándose, ¿cómo ve usted esta boda?

Espero que sea bueno para todos.

¿Le ha llamado ya Paolo Vasile para darle la "bienvenida"?

No (risas). Le tendré que llamar para decirle que ya estamos juntos (risas).

De momento, según dice, la relación con Cuatro ha sido buena...

Sí, me he sentido muy bien y espero seguir casando parejas.

¿Alguna se ha roto antes de la boda por la incompetencia de los novios para organizarla?

Hasta ese punto no hemos llegado, pero les ha costado mucho preparar las ceremonias como sus novias querían.

Elegir el banquete, invitados, vestido para su pareja... ¿qué es lo que más les ha costado a los novios?

Elegir el traje de su novia. Querían que estuvieran como reinas y les querían poner todos los complementos que encontraban (risas).

Ha asistido a ocho bodas diferentes en muy poco tiempo, ¿le queda alguna más primavera?

Ya puede ser de un amigo muy íntimo, que si no... (Risas)

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba