Entrevista Paula Vázquez: "Ahora hago programas que puedo defender"

Hablamos con la presentadora, que triunfa con 'Fama' y 'Pekín Express'

Paula Vázquez conduce desde hace un mes la segunda edición de "Fama ¡a bailar!", el reality que Cuatro emite en las sobremesas.

La presentadora, que llegó hace justo un año a la cadena para presentar la primera entrega del talent show, también se puso el pasado otoño al frente del reality de viajes "Pekín Express".

"En Cuatro me siento libre, me han dado formatos que me veo capaz de defender, que me gustan y en los que me involucro", confiesa la gallega a Vertele.com.

TITULARES DE PAULA VÁZQUEZ

- "Estoy viviendo en una nube desde que llegué a Cuatro"

- "Ahora presento programas que me veo capaz de defender"

- "He tenido suerte porque me han dado formatos muy buenos"

- "La confianza que han puesto en mí me ha dado mucha seguridad"

- "En mi carrera también me he dado guantazos tremendos"

- "La telerrealidad está más de moda que nunca"

- "'Fama ¡a bailar!' crea adicción en los espectadores"

- "'Fama' es uno de los programas más gratificantes que he hecho"

- "El abandono de las gemelas fue el momento más duro de 'Pekín'"

- "Un azafato de vuelo se enfadó conmigo porque no le dije quién ganaba el concurso"

Acaba de comenzar a presentar la segunda edición de "Fama" tras el éxito de la primera, ¿echaba de manos el programa?

Sí, porque tenía ganas de volver a estar con mis compañeros. En “Fama” hay un buen ambiente que no se suele encontrar en otros programas. También echaba en falta la rutina de hacer un espacio diario. La verdad es que “Fama” crea adicción.

Sin embargo, el ritmo es mucho más duro que un programa semanal…

“Fama” es uno de los programas más gratificantes que he hecho. Además, yo sólo soy el hilo conductor del trabajo que hacen mis compañeros. No es como “Pekín Express”, donde te subes en una furgoneta para recorrer miles de kilómetros… (Risas).

"Fama" se estrenó hace un año con menos pretensiones, quizás, que otros programas, ¿sabe mejor el éxito cuando viene de un proyecto que ha nacido de forma humilde?

Sin duda. Esos programas son los que suelen sobrevivir. La cadena creyó mucho tanto en “Fama, como en “Pekín Express”. Realmente, estoy viviendo en una nube desde hace un año, cuando llegué a Cuatro. Me siento libre, me han dado formatos que me veo capaz de defender, que me gustan y en los que me involucro. Además, es la primera vez que presento programas en solitario y toda esa confianza me ha dado mucha seguridad.

¿Se imaginaba que todo le iba a salir tan bien cuando le llamaron hace un año para ponerse al frente de "Fama"?

No, para nada, ¿quién se imaginaba que todo iba a ir así? Para mí, el gran cambio que se ha producido en televisión es que ahora el público selecciona otras cosas con el mando. Antes, los programas de entretenimiento estaban dirigidos a un público compuesto por señoras de más de 50 años, pero había que cubrir las necesidades de otros grupos de edades más jóvenes, y eso es lo que estamos haciendo.

Teniendo en cuenta la buena acogida de "Fama" y "Pekín Express", ¿se puede decir que Paula Vázquez es garantía de éxito?

No, para nada. He tenido suerte porque estoy en formatos muy buenos. “Pekín Express”, por ejemplo, es un regalo para quien lo presente. Yo he sido una privilegiada. Pero a lo largo de mi carrera también me he metido unos “guantazos” tremendos (risas). Ahora hay que aprovechar el tirón.

¿Con el éxito de estos dos realities, cree que ese concepto está mejor visto que antes?

En mi opinión, “Fama” es más talent show y “Pekín Express” más reality, aunque también “Supernanny” lo es. En España se ha apoyado tradicionalmente a un solo reality, “Gran Hermano”, que lleva muchos años y que lo hace la misma productora que “Fama”. En Europa, el concepto reality se asocia a muchas más cosas. Está claro que la telerrealidad está más de moda que nunca.

¿Qué cree que es lo que atrajo el interés de la gente por "Pekín Express"?

Era un programa familiar, tiene una parte de ‘docu’ que no se pueden permitir otros realities. Nos hemos ido a escenarios tan importantes como la Plaza Roja de Moscú o la Muralla China… Pero lo más importante fue el cásting. Los concursantes no sabían a lo que iban y en este aspecto sí habrá un cambio en la siguiente edición. Es admirable hasta dónde llegaron sin conocer a lo que se enfrentaban.

¿Cuántas veces le preguntaron quién ganaba el concurso?

(Risas). Ha sido la pregunta del año. A cada paso que daba me lo preguntaban. Lo tenía prohibido por contrato y hubiera sido como tirar mi trabajo por tierra. Un azafato de vuelo se enfadó conmigo porque no se lo quise decir…

¿Tenía algún favorito?

Procuro no tenerlos, pero fueron cambiando a medida que avanzó el concurso. Me asombraron las gemelas; Carlos y Mario por la actitud que tuvieron en todo el programa; José y Oier por los buenos estrategas que fueron, aunque, eso sí, protestaban por todos los juegos… A Oier le tuve que decir: Escribe tu propio concurso con tus reglas y preséntaselo a una productora (risas). Pero todo eso hizo que le cogiera mucho cariño.

¿Fue el abandono de las gemelas el momento más duro del concurso?

Sin duda. Fue un momento agrio. Despedimos a dos grandes peleonas que se merecían estar en la final. Fue duro para todos, pero ella demostró una gran entereza, aunque le dijimos: ¿Pero cómo te vienes aquí?, ¿cómo no te estás tratando? Luego hablas con ella y lo entiendes, era la aventura de su vida…

¿Ha vuelto a hablar con Idoia y Ainhoa?

Sí, casi todos los días. Idoia está bien y sigue con su tratamiento poco a poco. Además, ellas son concursantes de la era digital y tienen sus páginas web, club de fans… ¡Se les puede encontrar hasta el Facebook!

¿Le veremos a usted en la nueva edición de "Pekín Express"?

Yo estaré feliz de estar ahí. Aunque habría que hablar de la furgoneta en la que nos desplazábamos… (Risas).

¿Pediría un hotel para alojarse?

No… con una caravana me vale (risas). Pasábamos muchas horas en la furgoneta. Comíamos allí, reíamos, me maquillaba en el coche... Éramos cinco personas viajando en el vehículo. Atravesando Mongolia, me tuve que comprar una cocina, porque ese país era muy duro y la comida de allí era demasiado grasienta y yo no la puedo digerir ¡Llegué a hacer una tortilla de patatas para los rusos y los mongoles y se quedaron muy contentos!

¿Firmaría por presentar el resto de su carrera estos dos programas?

Acabo de cumplir 34 años y a veces pienso que en algún momento tendré que centrarme y tener hijos antes de 'caducar' (risas). Pero yo quiero volver a “Pekín Express”.

¿Quiere tener hijos?

Si me falta hasta el novio aún (risas).

Quizás lo encuentre en la próxima edición de "Pekín Express"…

(Risas). No lo creo. Me acuerdo de una redactora que siempre me decía que en Mongolia había una tribu con los hombres más guapos del mundo… ¿dónde? La atravesamos en coche, así que los hubiéramos visto fijo.

EL TEST DE VERTELE

Un programa o serie de televisión que le guste:

“Salvando a Grace”.

Un programa o serie de televisión que no le guste:

Cualquiera en el que estén Mariñas y Lidia Lozano.

Algo que no haría en televisión:

Marujear.

Algún trabajo de televisión del que guarde especial recuerdo:

“Pekín Express”, que fue el último ‘hijo’ que me vino.

Un programa de la infancia que recuerde especialmente:

“Pipi Calzaslargas”.

¿Tiene manías antes de salir al plató?

No, no soy supersticiosa.

Un presentador/a al que admire:

Jesús Vázquez.

Un directivo de televisión al que admire o que haya marcado un punto de inflexión en su carrera:

Chicho Ibáñez Serrador.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba