Artículo de interés Pedrito, contra Sardà

Reproducimos a continuación un artículo de Ferran Monegal, crítico de televisión de El Periódico, que resume los "cócteles molotov" que se han lanzado los presentadores y directores de La Noche Abierta y Crónicas Marcianas desde sus respectivos programas

Hay otras guerras, además de la de Irak. Ahora mismo acaba de estallar una, tremenda, entre Pedrito Ruiz y Xavier Sardà. Todo comenzó con unos proyectiles que desde Crónicas marcianas le lanzó Sardà a Pedrito la noche del lunes. Le dijo, desde la trinchera del sarcasmo, que siendo La noche abierta un programa tan serio --"y no un programa frívolo como el mío"--, parecía mentira que Pedrito aún no se hubiese posicionado sobre la guerra de Irak. Y concluyó Sardà con este estribillo: "Para decir no a la guerra todavía estás a tiempo, Pedro".

Ante esta andanada, Pedrito contestó el jueves desde La noche abierta (La 2). Fue una respuesta a base de temibles cócteles molotov. Le dijo de todo: basura, ambicioso, millonario sin escrúpulos... "¿Sabes lo que es la ambición de ganar mucho dinero por cualquier camino? / ¿Te suena la palabra doble moral? / ¿De verdad no sabes lo que estás haciendo, chavalín, ni por cuánto lo estás haciendo? / Lo que no puede ser es que algunos os apropiéis del derecho a decir lo que queráis, y los demás estemos siempre callados..." Y mientras tanto se fue colocando un surtido de pegatinas del no a la guerra, no a la ambición, no a la mentira, no a la doble moral..., pegatinas de rotundos noes contra todo, hasta contra sí mismo, porque la última decía exactamente "No a mí". ¡Ah! fue un contrataque temible. Hasta se atrevió con la todopoderosa productora Gestmusic. Sin nombrarla, dijo: "Seguramente él cree que me echarían de este programa si hablase mal del Gobierno. Pero correría más peligro si hablase mal de la productora de su programa, que tiene una potencia... ¡Es requetecontra millonaria!" Y les emplazó a hacer lo que ha hecho él: un donativo económico a ACNUR.

Aconsejamos desde aquí prudencia a los guerreros. Al fin y al cabo, no son tan distintos: ambos viven amorrados a la ubre televisiva, y son inmensamente felices.

* Artículo publicado el 22 de marzo en El Periódico de Catalunya

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba