Opinión Pedro Ruiz denuncia “una indemostrable pero escandalosa corrupción económica y política” en televisión

En un artículo en el diario “El Mundo” arremete contra los procedimientos, las formas y el fondo de la gestión en TVE

El director y conductor de “La noche abierta”, Pedro Ruiz, que dejó Televisión Española el mes pasado de forma abrupta, dando un portazo, ha publicado un artículo de opinión en el diario “El Mundo” en el que afirma, respondiendo a la pregunta de “¿Qué ha tenido de especialmente irrespirable este último tramo?” que ha constatado: “Un incremento insoportable de la cobardía y la autoestima de los directivos. Ni un mínimo, digo ni un mínimo, de resistencia al pavoroso miedo a la libertad -o a la ficción de la misma-, a la dependencia del político, a la perversión del mercado y al pujante pringue que lo contamina casi todo: contenidos, contratos, cantidades... “.

En la colaboración, titulada, “La televisión que dejé”, escribe también que “En el día a día ha imperado desde siempre, el control del partido, el miedo de los cargos, la supeditación a los grupos de interés y una quizás indemostrable pero escandalosa corrupción económica y política. “

Pedro Ruíz es extraordinariamente duro con TVE señalando que “en la televisión pública de hoy el hombre que piensa por sí mismo, molesta. No cabe. No se le quiere. El diseño consiste en tener a personajes, conocidos o no, desactivados de criterio y al servicio de la dictadura del formato”.

Pero no acaba aquí. Sobre la toma de decisiones apunta: “Un sanedrín invisible de hombres condicionados por las presiones y ambiciones de unos y otros toma decisiones oscurantistas permanentemente. Nadie sabe quién decide aunque lo sospeche. No es en un despacho profesional donde se habla o decide un proyecto. Este viene bendecido desde una comida en un restaurante de cinco tenedores, una cena en casa de don Fulano o unos días de veraneo con Mengano al que se deben favores u otras cosas. “

Pérdida de confianza

El popular humorista y presentador aseguró que dejaba “La noche abierta” y TVE porque había "perdido la confianza" en la cadena pública, que le instaba a seguir con este programa, que le "lastra, castra y encasilla". También afirmó en aquella ocasión que llegó a presentar hasta 30 proyectos diferentes a la cadena, entre ellos uno denominado 'El increible Liberman', que no se han llegado a producir porque "le tienen miedo a la libertad"· El artista lamentó que le "hayan engañado durante seis años".

El “showman” anunció su intención de regresar a su trabajo "en el teatro, como “entretenedor” y denunció además que el 60% del tiempo que ha durado el programa ha estado sin contrato "como el 80% de los empleados de TVE" y que dicho contrato no se firmaba en algunos casos hasta siete semanas después.

¿Financiación ilegal de partidos políticos?

El artista consideró que en la actualidad hay "más censura que en cualquier otra etapa del periodo democrático" y señaló que la televisión "ha perdido niveles de crítica enormes". "Con los libertinajes en los programas de cotilleo se tapa la falta de libertad en los grandes temas", añadió. Además, denunció que gran parte del déficit de las televisiones públicas "va a parar probablemente a los partidos políticos".

La televisión pública es la más privada de las televisiones

En el artículo de “El Mundo” completa estas impresiones que avanzó en rueda de prensa: “Desde que soy artista – escribe-, que es mi verdadera profesión, he conocido una televisión pública impresentable. En realidad la televisión pública ha sido siempre la más privada de las televisiones. Tan sólo por estrechas rendijas intermitentes se ha escapado la libertad casi clandestinamente.”

Y sigue: “¿Cómo extrañarse de la reacción mayoritaria de gentes del espectáculo en la entrega de los Goya, por ejemplo, si la mayoría de ellos no tiene acceso a un escaparate digno para ejercer el derecho de opinar?”

Y hablando de la nueva etapa del PSOE concluye: “Me conformaría con que se abran unas pocas ventanas al aire fresco y no sectario. Con que pueda un poco más el mérito que la rancia y persistente indignidad. Y con que algunos saqueadores habituales, con o sin muñecos, dejen sitio, de una vez, a mucho talento y bondad varados en la inercia de la desconsideración".

Para leer el artículo completo:

www.elmundo.es/papel/2004/04/04/comunicacion/1617372.html

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba