Vídeos La 'Pesadilla' del 'Santo Chicote' en Utrech con altar y propietario al río

La 'Pesadilla' del 'Santo Chicote' en Utrech con altar y propietario al río
La 'Pesadilla' del 'Santo Chicote' en Utrech con altar y propietario al río

El cocinero se desplazó hasta Países Bajos para ayudar a Fermín con su restaurante. Sin embargo, éste estaba más preocupado por disfrutar de su gran pasión, el flamenco

En la entrega emitida anoche por laSexta, el equipo de 'Pesadilla en la cocina' se desplazó hasta los Países Bajos. Concretamente hasta la ciudad de Utrech, donde Alberto Chicote tenía una misión, recuperar el prestigio perdido por el restaurante ELE.

Una consigna complicada, más aún cuando el principal obstáculo es el dueño del establecimiento. El extrovertido Fermín fue un auténtico dolor de cabeza para Chicote, que desde el primer momento tuvo que su particular personalidad. Y sobre todo, su ferviente pasión por el flamenco.

Guitarra en mano, Fermín le dedicó al cocinero una rumba personalizada entre plato a plato. La paciencia de Chicote empezaba a acabarse, y no era más que el principio.

Chicote tuvo su propio altar en ELE

Este detalle no fue el único que tuvo con el cocinero. También le dedicó un altar, una foto del 'Santo Chicote' rodeada de velas con las que emitir sus plegarias.

"Estás más perdido que un cerdo en una perfumería"

Pero los problemas no acaban en Fermín. La plantilla de ELE también dejaba mucho que desear. Incluido Miguel, su jefe de sala, que no tenía nada claro durante la reapertura del restaurante. "Miguel, aclárate, que estás más perdido que un cerdo en una perfumería".

Miguel interpreta 'La Macarena' bloqueando el paso a sus camareros

Pero volvamos a Fermín, el alma de la fiesta. Durante el primer servicio de cenas que presenció Chicote, no tuvo nada mejor que ponerse a cantar 'La Macarena' en pleno restaurante. No parecía muy preocupado por estar impidiendo el paso a los camareros.

Chicote tira la guitarra al río: "A tomar por culo"

Evidentemente, Fermín era un problema, y Chicote optó por una drástica solución. Ya le avisó de que la guitarra iría "a tomar por culo" en algún momento. Pues dicho y hecho. Chicote, harto de que el dueño no tomara responsabilidades, arrojó a un río su bien más preciado. Fermín no lo dudó y fue a por ella, acabando completamente empapado.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba