Inocente padre Polémica en Chile por la aparición de un ex torturador en un "reality show"

El padre de una concursante, procesado por más de 12 asesinatos, apareció en la televisión chilena siendo presentado como "un buen padre de familia" y sin hablar de su pasado como torturador, según crónica de Marc Homedes en el diario "La Vanguardia"

Si un “reality show” promete ser un fiel reflejo de la sociedad, al programa “Tocando las estrellas”, de la televisión pública de Chile (TVN), se le fue la mano. En la prensa de este país se ha desatado una enorme polémica a raíz de la aparición en uno de los últimos programas del “reality” en cuestión de Jorge Vargas Bories, uno de los más tristemente famosos torturadores de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Vargas, padre de Mariana, una de las finalistas del concurso, cuyo premio es incorporarse al equipo de animadores de la cadena pública de televisión, fue entrevistado en el salón de su casa junto a su esposa sin que en ningún momento se comentara su peculiar currículum.

Ex capitán de la Central Nacional de Inteligencia (CNI), la policía secreta que dirigió la represión entre 1978 y el fin de la dictadura, está procesado y en libertad provisional por el asesinato de doce miembros de la guerrilla y por los secuestros y fusilamientos de otras cuatro personas en venganza por el atentado frustrado contra Pinochet en 1986, en que murieron cinco escoltas del ex dictador.

En el reportaje sobre los Vargas, de los que la web del concurso sólo dice que “son una familia muy unida”, el ex torturador deseó suerte a su hija en la final y le dijo que “pase lo que pase, tómalo con mucha dignidad y con mucho respeto a tus compañeros”. En la charla con los presentadores del concurso, Jorge Vargas se mostró sonriente y jugó varias veces con sus perros.

La mayor parte del público que seguía esa noche el programa no tenía idea de su pasado y sólo una fotografía de Pinochet sobre una mesa del comedor podía indicar sus simpatías con el régimen militar. Sin embargo, algunos periodistas y los familiares de sus víctimas le reconocieron de inmediato y comenzó la polémica.

Al final, Mariana perdió frente a Daniela, la otra finalista, pero antes tuvo que comprobar cómo los últimos programas del “reality” giraban sobre su historia familiar.

El Colegio de Periodistas elevó una protesta formal a TVN por haber presentado a Jorge Vargas “como un inocente padre de familia” sin decir “exactamente quién es y qué representó en la violación de los derechos humanos en Chile”. El colegio se sintió directamente afectado, porque uno de los cuatro asesinados “al azar” en 1986, en represalia por el intento de matar a Pinochet, fue José Carrasco, conocido periodista de la revista “Análisis”, que en la madrugada que siguió al atentado fue sacado en pijama de su casa y fusilado en la calle.

Varios familiares de Carrasco y un grupo de periodistas se manifestaron frente a la sede de TVN en protesta por la inclusión de Vargas en el programa. Faride Zerán, miembro del consejo del canal, exigió “una investigación interna para saber quiénes y con qué criterios asumen que la amnesia y la impunidad social pueden ser extensivas a los ‘reality shows’”.

El director de TVN, Pablo Piñera, respondió que “dentro de la mecánica de los ‘reality’, siempre se entrevista a los padres de los participantes, independientemente del juicio moral que yo o TVN podamos tener” sobre ellos y aseguró que haber marginado a Jorge Vargas habría sido discriminatorio. Además, dijo que “no aceptamos que vengan a cuestionar la vocación de defensa de los derechos humanos que ha caracterizado a TVN” desde la vuelta de la democracia.

Tras el escándalo, el ex capitán Vargas no estuvo presente en la gala final del programa y su esposa, Mariana Colombo, acusó a TVN de no haber sido “neutral” con su hija Mariana y dijo que prefería que su hija “sea de otro canal y no de éste, por lo menos mientras estén los gobiernos de ahora” (una alianza entre socialistas y democristianos).

Sin embargo, Mariana se limitó a aceptar el resultado y dijo que el canal merecía “todo el respeto del mundo”, aunque recordó que “es una injusticia criticarme a mí o hacerme culpable de lo que no es, mi familia es mi familia y yo soy yo”.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba