Cuatro meses después Polémica por un "cese a medias" en TVE

Julián Reyes, el ex directivo destituido tras la controversia del himno, conducirá ahora un magacín en la TDT

Julián Reyes, el ex jefe de Deportes que fue destituido por la omisión de la pitada al Himno español durante la final de la Copa del Rey, presentará un magacín deportivo en el canal Teledeporte de TDT.

Este hecho ha provocado las protestas del sindicato de la Corporación, Apli que ha emitido una carta a los medios en los que denuncia "La gran farsa del himno" y "un pacto de silencio entre Julián Reyes y sus superiores", en relación los ceses anunciados por el director de TVE, Javier Pons, en la redacción de deportes de la cadena pública, el pasado mes de mayo.

Antes de esta polémica, la cara de Julián Reyes era conocida para el público por haber conducido la sección de deportes del Telediario de La 1. El nuevo programa que presentará ahora para la TDT de TVE se emitirá de lunes a jueves a las 23:00 horas, a partir de la semana que viene.

TVE: "Es un trabajador fijo de la casa"

En declaraciones a El Mundo, TVE insiste en que, pese a la destitución, "es un trabajador fijo de RTVE", por lo que, cuando se le apartó del cargo, volvió a la redacción "a la espera de un destino".

Por su parte, el sindicato Apli  resalta en su nota que Reyes "sigue ejerciendo 'de facto' como jefe de Deportes", algo que desmiente categóricamente la pública. Nacho Gómez-Acebo ocupa actualmente -desde la citada destitución- el puesto de director del área de Deportes.

"Un pacto de silencio entre Julián Reyes y sus superiores"

Lea la carta íntegra de Apli:

"Un engaño, un embuste, una patraña, un cuento, una pantomima y una farsa. Una gran farsa. Así podría calificarse todo lo relacionado entorno a los ceses producidos en la redacción de deportes de TVE a raíz de la no emisión del Himno de la Selección Española durante la final de la Copa del Rey de fútbol, el pasado mes de mayo.

A pesar de haber sido cesado fulminantemente al ser considerado como principal responsable del desaguisado de la no emisión del himno, Julián Reyes no ha perdido ni un ápice de su poder. Sigue ejerciendo de facto como jefe de deportes, paseándose por la redacción dando instrucciones o recibiendo los informes del personal que supuestamente ya no estaría bajo su mando. Además, a la redacción de deportes continúa llegando gente de la calle, supuestamente de su confianza.

No sólo eso, sino que encima ahora dirige y presenta un nuevo programa diario de deportes, para el que cuenta con todo el personal técnico y de redacción que precise. Parece que su abultado plus de directivo no corre peligro ni lo ha corrido nunca.

Visto lo visto, está claro que el cese de Julián Reyes y las críticas vertidas hacia él por parte de la dirección de TVE en numerosos medios de comunicación, sólo formaban parte de un enorme circo para salvar “la cara” de la dirección de esta casa. Todo indica que el cese fue más bien “un pacto de silencio” entre Julián Reyes y sus superiores, el Director de TVE, Javier Pons, y el Presidente del Consejo de Administración de RTVE, Luis Fernández.
Recordamos que el propio Pons calificó los hechos como “un error gravísimo”, y dijo que "el propio directivo encargado de la retransmisión presentó de madrugada su dimisión como máximo responsable y dada la gravedad de lo sucedido".

Y qué decir de la Comisión de Investigación creada para “depurar” más responsabilidades en la redacción de deportes. Interrogatorios, presiones, amenazas… Una muestra más del absurdo paripé realizado, difundido en su momento a los cuatro vientos.

Con el nuevo programa que se estrena en TVE, el “elegido” como máximo responsable del desastre de la emisión de la final, ha recibido ya su generoso premio, quizá su dádiva por su silencio. En todo caso lo que sí parece, a la vista de estos hechos, es que lo sucedido con el himno es un vergonzoso acto de manipulación informativa. Y un más que vergonzoso acto de ocultación, buscando “cabezas de turco” entre quienes se sabía desde un principio que no eran responsables de nada.

Es una vergüenza que esta dirección nos tome por tontos. Es una vergüenza que, una vez más, se haya pretendido engañar a todos los españoles. Esto tampoco cuela, Sr. Pons."

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba