Miniput según El País Programas probeta

"Vote for me", una Operación Triunfo de políticos. Los profesionales debaten en Barcelona sobre los nuevos formatos. Un artículo de Teresa Cendrós

Vote for me (Vota por mí), una especie de Operación Triunfo a la inglesa, donde los aspirantes a político suplen a los aprendices de Shakira o de Chayane; Father to son (De padre a hijo), un documental terapéutico finlandés, en el que el director, maltratado por su padre siendo niño, salda cuentas con él ante la cámara, y Flashmob: The opera, la retransmisión, por la BBC, de un musical -orquestado nada menos que por una sinfónica- desde la estación del metro londinense de Paddington son algunas de las propuestas televisivas recientes más creativas sobre las que, del martes al viernes pasados, debatieron en Barcelona profesionales del medio.

Éstos y otros programas se exhibieron en el marco de la 11ª edición del Miniput, muestra internacional de las nuevas tendencias de la televisión pública, celebrada en la Universidad Pompeu Fabra (UPF). Este foro incluye cada año una selección de los espacios más innovadores presentados en el último Input, en este caso celebrado la pasada primavera en la ciudad de San Francisco (Estados Unidos). El encuentro se organizó en torno a cuatro enunciados temáticos: Teleurnas o el teleimperio contraataca, Los documentales ¿pueden curar?, Perlas del Input y Miradas personales. En la primera jornada, el debate más encendido lo provocó la final del ya mencionado concurso Vote for me (ITV), aunque también hubo proyecciones del atrevido programa de humor Vaya semanita (ETB) y de unos fragmentos de la serie infantil Los lunnis (TVE), en los que se trataban asuntos políticos, sociales y culturales. A saber: los matrimonios entre homosexuales, la inmigración y El Quijote.

Por lo que se vio, el mecanismo de funcionamiento del concurso para políticos es similar al de Operación Triunfo, aunque en Vote for me -del que se emitieron cinco episodios en 2004- los participantes, que no deben pertenecer a ningún partido político, no conviven. Intentan convencer al jurado -formado por tres periodistas que los interpelan sobre la solución que darían a los principales problemas actuales- y al público en sus casas -que votan a su preferido mediante mensajes telefónicos SMS- a través de su capacidad oratoria, de su carisma mediático y de sus planteamientos a propósito de temas como la inmigración, la educación, la sanidad, la seguridad, etcétera. El programa fue muy polémico en Gran Bretaña, y la decisión del público sobre el ganador, más todavía. Resultó gran triunfador Rodney Hylton-Potts, un señor con un discurso alarmantemente xenófobo. En el Miniput, la discusión sobre la pertinencia del formato fue encendida. "El mensaje de que la política como la vivimos es inútil y de que quien mejor nos puede representar es la gente de la calle a la que elegimos por su capacidad de comunicación televisiva y no por su competencia y sus valores democráticos, y encima lo hacemos a través de SMS, es extremadamente peligroso", comentó Joan Carreras, responsable de los canales digitales temáticos de la televisión autonómica catalana.

El director finlandés Visa Koiso-Kantila y su Father to son centraron el debate de la segunda jornada sobre la supuesta propiedad curativa de ciertos documentales, rodados con esta intención. Completaron la sesión Like a butterfly (Como una mariposa), una pieza documental lituana que narra la historia de un niño con parálisis cerebral que, gracias a una cuidadora, aprende a comunicarse a través de un lenguaje especial hasta el punto que, ya de mayor, es capaz de participar en la escritura del guión de este reportaje, y The making of Teunje (La formación de Teunje), emitido por la cadena pública holandesa, que retrata la complicada vida de un adolescente -hijo biológico de un donante de semen que jamás le ha hecho de padre, pero al que frecuenta- que vive en una familia atípica. En cuanto a Father to son es el relato en primera persona de su director, que emprende un viaje psicoanalítico al encuentro de su padre, al que consigue echar en cara, cámara de por medio, todo el resentimiento que ha guardado durante años en contra de él por haberle maltratado de pequeño. El resultado es una poética y bellísima producción, filmada en los frondosos bosques finlandeses, ante la visión de la cual se habló de que traslucía una cierta pornografía moral. Entre otras preguntas sugirió la que se hizo en voz alta Joan Gallifa, director de una de las series documentales de más éxito de TV-3, Històries de Catalunya: "¿Era necesaria una terapia psicológica como ésta o el director simplemente buscaba la notoriedad?".

En Perlas del Input triunfó Flashmob: The opera, "una idea superoriginal", en palabras de Miquel García, director del departamento de Nuevos Formatos de TV-3. Se trata de un divertido musical escrito para la ocasión y retransmitido en directo por la BBC desde el metro, con todo lo que conlleva, como la presencia de pasajeros reales entre los cantantes, algunos de ellos animando a través del móvil a familia y amigos para que pusieran el televisor y los vieran.

Entre las curiosidades, el corto documental 11.000 km, de Tajikistán, que contiene la filmación de una sorprendente recreación de los atentados del 11-S protagonizada por vecinos de una aldea afgana.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba