Formatos ¡¡Quiero que me despidan!!

Llega el reality show opuesto al "Aprendiz" de Donald Trump. Ahora, el objetivo es perder el empleo en el menor tiempo posible... pero sin pasarse

Para la mayoría de la gente, ser despedido del trabajo supone poco menos que el fin del mundo, pero…, ¿y si te dieran 20.000 euros por perder tu empleo? ¿Te has preguntado alguna vez cuánto tiempo tardarías en conseguir que tu jefe te despida, si te lo propusieras? En esta premisa se basa un nuevo reality de la cadena estadounidense CBS, “Fire Me… Please”, que da un giro de tuerca al exitoso formato “The Apprentice” (“El aprendiz”) hasta llevarlo al polo totalmente opuesto. Si los participantes del popular concurso de empresarios se peleaban por conseguir un empleo en alguna de las compañías de Donald Trump, en “Fire Me… Please”, el ganador es aquel que consiga justo lo contrario: ser despedido de su trabajo.

Se trata de la versión americana del concurso británico “Sack Race”. Lo único que tienen que hacer los participantes es conseguir un nuevo empleo y hacer todo completamente al revés a lo que se espera de ellos, hasta lograr su objetivo: ser puesto “de patillas en la calle” en el primer día de trabajo, pero antes de las tres de la tarde, hora límite que pone el programa.

Cada semana, el programa muestra una competición diferente entre dos personas que comienzan a trabajar el mismo día en empresas diferentes. Aquel que consiga ser despedido lo más cerca posible de las 15 horas, pero sin pasarse, se hace con el premio de 25.000 dólares. Es precisamente en la habilidad para controlar el “tiempo” que tarden en despedirte donde radica la dificultad del programa, que bien podría llamarse: “Despídame, por favor…¡pero antes de las 3!”. Por ello, cuanto más nos acercamos a esa hora, más torpes e insoportables se vuelven los dos “falsos empleados” para lograr ser despedidos a la hora exacta y ganar el concurso, lo cual vuelve absolutamente locos a sus jefes, que no comprenden el cambio repentino de comportamiento de sus recién contratados. Uno de ellos llegó a ser tan agresivo que su jefe se vio obligado a llamar a la policía. Las únicas reglas que exige el programa son:

- No pueden infringir la ley

- No pueden pedir a su jefe que les despida

- No pueden decir que están participando en un reality show

“Fire Me..Please” está pensado como un reality de humor que haga reír a los espectadores por el insólito comportamiento de los falsos trabajadores, pero sobre todo, por las reacciones de sus jefes y compañeros de trabajo, que no entienden cómo alguien puede llegar a ser tan torpe y comportarse de una manera tan suicida en su primer día de trabajo. Lo que ellos no saben es que la empresa está llena de cámaras ocultas, previamente colocadas por el programa con la complicidad de algún trabajador gancho, para grabar todo lo que allí ocurra.

El primer programa, emitido este pasado martes, ha recibido críticas contradictorias. Algunos columnistas, como el del New York Post, elogian el programa, y otros, como el del Boston Globe, piden su retirada inmediata. En el estreno, un tipo llamado Kurt monta un espectáculo en una cafetería y en seguida pone a todo el mundo de los nervios por su comportamiento irracional y salido de tono. Actúa como la típica persona que todos hemos conocido alguna vez: el tonto que se cree muy gracioso y lo único que consigue es sacar de quicio a todo el mundo porque es muy molesto y chillón.

Al final, lo que nos descubre este formato -híbrido de reality show con cámara oculta-, es que ser despedido en tu primer día de trabajo es más complicado y requiere de mucha más habilidad de lo que parece.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba