Un demoledor informe oficial revela la delicada situación RTVE, al borde de la quiebra

RTVE, al borde de la quiebra
RTVE, al borde de la quiebra

La Corporación presenta un agujero de 800 millones de euros. El gobierno debe tomar cartas en el asunto para evitar que, según ordena la Ley, el ente entre en "causa de disolución" y se proceda al cese de toda la cúpula. Entre las medidas, una partida extraordinaria de 120 millones

RTVE se encuentra al borde de la quiebra. El agujero de la radio televisión pública se hace insostenible como consecuencia del modelo de financiación aprobado en 2009 y de una gestión que no ha reducido los costes.

La Corporación lleva un déficit crónica anual de 100 millones de euros, con pérdidas acumuladas de 800 millones, según detalla un demoledor informe oficial del que da cuentaEl Mundo. Una situación patrimonial harto delicada que podría obligar al gobierno a tomar medidas extraordinarias, como dedicar nuevas partidas de dinero público a fin de evitar que la corporación entre en causa forzosa de disolución; y forzar la destitución de toda su cúpula al completo, con el presidente Leopoldo González Echenique a la cabeza.

El agujero financiero podría causar la disolución del ente y el cese de su cúpula

El agujero financiero de RTVE equivale a más de la mitad de los 1.510 millones que componen en la actualidad el capital social del ente. Unas cifras que significarían "causa de disolución" según ordena la Ley de Sociedades de Capital: si no es viable, debe ser disuelto, a fin de dejar de cargar las arcas públicas.

Por otro lado, según el artículo 13.2 de la Ley de RTVE, el Consejo de Administración al completo será cesado tanto si las pérdidas acumuladas no llegan a dos tercios del capital social (1.006 millones de euros), pues en tal caso forzarían "una reducción de capital", como si ni siquiera alcanzan la mitad (755 millones), pues provocarían la mencionada "causa de disolución".

Una disposición podría salvar los muebles

Para evitar alcanzar tales números, RTVE podría aplicar la Disposición Adicional Única del Real Decreto Ley 10/2008, que permite no computar como causas de reducción o disolución de capital "las pérdidas de deterioro de inmovilizado de material" o "inversiones mobiliarias". Así, el patrimonio neto contable para 2014 se cifraría en 1.034 millones de euros. Eso evitaría, por poco, la reducción obligatoria de capital y la destitución de la directiva. Sin embargo, según el informe oficial, no queda claro que la Ley de RTVE contemple tal disposición. Es decir, de no poder aplicarse, la propia RTVE concurrirá la causa de cese de la cúpula por pérdidas que dejen reducido el patrimonio a una cantidad menor a la de la mitad del capital. En este caso, esa cantidad sería de 699 millones.

En cualquier caso, la causa de disolución se aproxima y llegará antes del final de legislatura: después del cambio de modelo de financiación en 2009, que supuso la eliminación de la publicidad, los gastos han rondado los 1.000 millones de euros, mientras que los ingresos (procedentes del Estado y operadores de telecomunicaciones y televisión) están en torno a los 850 millones. Hay que recordar, además, que las partidas gubernamentales se redujeron en un 20%, y también se rebajaron las otras dos aportaciones. Por todo ello, el propio Echenique ha demandado con insistencia una "reformulación del modelo" de financiación. La última de las veces, en su más reciente comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Un crédito extraordinario de 120 millones, entre las medidas que baraja el gobierno

¿Qué puede hacer el gobierno para evitar la disolución de RTVE? En la actualidad, hay cuatro vías posibles: el primero consiste en una reducción de capital de 461 millones, una medida parche que solo aseguraría al ente sobrevivir hasta final de año; la segunda, supondría aportar una cantidad de 308 millones para compensar pérdidas, otra solución para el corto plazo que, al menos, solucionaría el problema de endeudamiento (200 millones para 2014).

La tercera vía pasaría por aumentar en 100 millones de euros la partida estatal para cubrir las pérdidas estructurales. Esto obligaría al Consejo de Ministros a aprobar con urgencia un crédito extraordinario y, por tanto, no previsto en el Presupuesto del Estado para el presente ejercicio. La cuarta y última consistiría en combinar las propuestas anteriores y añadir modificación de la Ley de Financiación que reforzara las aportaciones de telecomunicaciones.

El SEPI, dependiente de Hacienda, se encargaría de nombrar administrador en caso de cese

Estas medidas permitirían que el Consejo de Administración de RTVE se mantuviera. De producirse el cese, el SEPI procedería al nombramiento de un administrador único, mientras las Cortes pactarían un nuevo consejo.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba