Comparecencia RTVE plantea a las comunidades sin autonómica negociar el papel de sus centros

"Donde no reducirían su actividad". Caffarel insiste en que no discutirá con sindicatos el modelo de TV pública y el PP advierte que "va en sentido contrario por autopista"

La directora general de Radiotelevisión Española (RTVE), Carmen Caffarel, ofreció hoy a las comunidades autónomas sin televisión autonómica la apertura de negociaciones para determinar la función de sus centros territoriales, de forma que "el servicio público quede garantizado". "Probablemente, en esas regiones no será necesario reajustar la actividad de RTVE", añadió.

La directora general asistió a la comisión de control parlamentario del ente público en comparecencia monográfica para dar explicaciones sobre el plan de saneamiento y futuro presentado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y la Dirección General de RTVE. En ella, mantuvo la tesis de que los centros territoriales "no pueden convertirse en minitelevisiones autonómicas" para no duplicar el coste del servicio público, razón por la que el citado plan prevé "una racionalización y ajuste" que negó que supusiera una "reducción de la actividad".

En respuesta al diputado 'popular' José Martínez Sieso, Caffarel precisó que la función de los centros territoriales será la de recoger toda la actualidad informativa regional para que se conozca en el resto de España, "cumpliendo con su función vertebradora", y no competir en la producción de entretenimiento o contenidos ni en informativos regionales. Los costes de producción de las desconexiones territoriales, según datos aportados por la directora general, se multiplican por 7 (de 53.000 euros de media general a 356.000), mientras que los ingresos por desconexión bajan de 46,8 euros por cada mil habitantes a 1,2, esto es, 40 veces menos.

Caffarel explicó que la organización "obsoleta" de RTVE era "válida en los años ochenta pero no ahora", porque además las audiencias "huyen" de la programación autonómica de RTVE: "quien tiene que ajustar su actividad a la nueva realidad no son las televisiones autonómicas, sino la que tiene un ámbito de competencia jurídica estatal", aseguró. "Asunto distinto será el caso de comunidades que decidan no crear una radiotelevisión autonómica, en cuyo caso la única pública será RTVE. En esos casos, estoy abierta a negociar con sus instituciones soluciones satisfactorias", propuso.

"Probablemente, en esas regiones no será necesario reajustar la actividad de RTVE", añadió Caffarel, que mostró su voluntad de "racionalizar todo lo que sea de su competencia", porque, a su juicio, la televisión pública es la única empresa que "sigue en lo esencial como en los años 80".


"EL PP NO ESTÁ SOLO"

Por su parte, la portavoz del PP en la Comisión, Macarena Montesinos, criticó el mantenimiento del plan de saneamiento en contra del "clamor" en su contra, "que no es sólo el PP, sino también el Consejo Asesor de de Radio y Televisión Española en Andalucía, todos los sindicatos, hasta Izquierda Socialista, que pertenece al PSOE". "Lo dice también el colegio de periodistas de Cataluña, el presidente de PSPV-PSOE y alcalde de Elche (Alicante), Diego Macià, y el alcalde de Palencia y presidente de FEMP Heliodoro Gallego", continuó Montesinos, que advirtió a la directora general que "va en sentido contrario por una autopista".

La portavoz 'popular' aseguró que el verdadero problema de RTVE es el "despilfarro es el de las contrataciones ajenas por amistad", que resultan en "fiascos" de programación. Además, criticó la reducción de plantilla propuesta, "que no se corresponde con los contratos por obra que se siguen haciendo mientras se dice que sobra personal", afirmó.

El diputado de IU-ICV Joan Herrera consideró que las medidas propuestas entrañan el riesgo de que RTVE "interprete muy bien la realidad madrileña y de sus aledaños pero no al resto del país", mientras su compañera Isaura Navarro dijo a Caffarel que el principal motivo de rechazo del plan "es el desconocimiento de cómo se van a abordar las medidas, y las dotaciones presupuestarias que hay para llevarlo a cabo".

Juan Ramón Beloki (PNV) se mostró de acuerdo con el diagnóstico de la Dirección General, que parte de que el problema de RTVE es que "no se ha adaptado a la realidad del estado autonómico", y apoyó la necesidad de reformar su estructura, aunque lamentó que "las cosas no se hagan con más seriedad". Para Francisco Rodríguez (BNG), el plan emana de una "concepción neoliberal de solucionar el problema".

"Hay que dejar claro lo que se quiere, si es adaptarse para ser competitivo o bien reducir tamaño y beneficiar al sector privado. Entonces hay que ser sinceros y decirlo", señaló Rodríguez, para quien la estructura territorial no es la causa del déficit. A su juicio, el cambio propuesto para los centros territoriales va a ahondar "en el sobredimensionamiento de Madrid en la televisión", y puso como ejemplo el seísmo ocurrido frente a las costas de La Coruña, que en el Telediario "ocupó tres segundos y una foto fija para un hecho único en la Historia", lamentó.

Joan Puig, de ERC, criticó el cierre de Ràdio 4 atendiendo a criterios economicistas, ya que, a su juicio, la obligación del servicio público de RTVE es "dar respuesta al pluralismo como dice el modelo, y mientras así lo diga hay que cumplirlo".

Caffarel dijo ser una "gran defensora de servicio público y convencida del plurilingüismo y pluriculturalismo", y recordó a los grupos que no se va a cerrar ningún centro territorial, insistió en que no va a haber despidos, y recordó que con la llegada de la tecnología digital terrestre se podrá elegir doblaje en las lenguas del Estado.


"SINDICATOS NO DECIDEN LOS CONTENIDOS DEL TELEDIARIO"

Por último, la directora general recordó a los sindicatos que con ellos no negociará el modelo futuro del ente público, "igual que los funcionarios de policía no definen el modelo de servicio público de seguridad", y les recordó que RTVE "es de los ciudadanos y a ellos corresponde su reforma" por medio del parlamento. "Del mismo modo --afirmó--, tampoco pueden decidir el contenido de los informativos, ni siquiera en una jornada de huelga", apuntó.

"Pero también digo que los plazos no son eternos. Que los días pasan y la deuda sigue acumulándose y los problemas endémicos de RTVE se profundizan. Es necesario que nos sentemos a negociar, y todavía estamos a tiempo", concluyó.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba