Conflicto en TV pública RTVE cifra en un 61% el seguimiento de la huelga y los sindicatos hablan del 90%

Trabajadores obligaron a suspender el Telediario 1 en un acto que la Dirección considera "impresentable"

El seguimiento de la huelga de 24 horas convocada ayer por los sindicatos en RTVE fue de un 60,97 por ciento de los empleados en todo el Grupo RTVE, según datos ofrecidos por el ente público a las 21:30 de la noche de ayer.

La Dirección de Radio Televisión Española, ante el paro convocado contra del Plan de Saneamiento de RTVE, subrayó, además, que la emisión en todos los canales fue la prevista en las parrillas para el día de hoy y se ofreció con normalidad excepto en el caso de la primera edición del Telediario, que fue interrumpida "violentamente" por un grupo de trabajadores.

RTVE indicó además, a través de un comunicado, que la SEPI y RTVE no "comparten ni comprenden" esta convocatoria de huelga contra un Plan que, según afirman, "no contempla despidos, sino bajas laborales pactadas", y que supone "una clara apuesta por un servicio de radio y televisión públicas fuerte, solvente, competitivo y con garantías de futuro".

El ente público quiso destacar a través de esta nota que el mencionado Plan responde "a un mandato parlamentario contenido en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2006".

La Dirección de RTVE reiteró, por otra parte, su disposición "al diálogo y a la negociación con los sindicatos" con objeto de buscar un acuerdo que permita "garantizar la existencia, por primera vez en España, de una radiotelevisión pública plural, independiente, de calidad y sostenible económicamente". Advirtió, por último, que esta voluntad de negociación está supeditada al fin de las coacciones por parte del sector sindical.

Trabajadores de TVE obligaron a suspender el Telediario 1

La Dirección de RTVE calificó ayer de "lamentable e indignante" la pitada de los trabajadores del TVE que forzó a la suspensión del Telediario-1 a los 14 minutos de su comienzo y pidió "disculpas a los espectadores, a quienes se debe todo el respeto, por esta interrupción ajena a RTVE". La presentadora de las noticias de la casa, Ana Blanco, anunció a los espectadores poco después de que el Telediario no podía seguir en esas condiciones, y que se iba a interrumpir.

En un comunicado, la cadena censuró que "un grupo de sindicalistas hayan tomado por la fuerza un estudio para impedir, con sus coacciones, la normal emisión de un informativo". Explicó que la primera edición del Telediario, "en la que se ha dado cumplida información de la huelga de 24 horas convocada ayer por los sindicatos al igual que en todos los informativos de RTVE, no se ha podido terminar hoy con normalidad por la violencia ejercida por un grupo de trabajadores que han ocupado el estudio y han impedido que se ejerciera el elemental derecho a la libertad de información".

En este sentido, los directivos del Ente señalan en el comunicado que "tienen a gala haber consolidado por primera vez en la historia la independencia y la pluralidad en los informativos de RTVE, y sienten vergüenza ajena por los hechos acaecidos hoy en Torrespaña, que perjudican a todos".

Además, precisan que, "también por primera vez en la historia, RTVE había ofrecido al Comité de huelga la reducción del tiempo dedicado a los informativos, que se ha aplicado durante toda la pasada madrugada y la mañana de hoy, tanto en RNE y TVE.

Los servicios mínimos aplicados hoy (el 12,52 por ciento de la plantilla) son los más reducidos establecidos hasta ahora en situación de conflicto en RTVE", recuerdan.

Los sindicatos, por su parte, explicaron que la pitada, realizada desde el exterior del plató, se debió a un desacuerdo de última hora sobre la duración del espacio entre el comité de huelga y la Dirección de Informativos y de Personal de Televisión Española.

Los secretarios generales de Comisiones Obreras y UGT en RTVE, Marcel Camacho y Paco Andújar, respectivamente, explicaron a Europa Press que la pitada fue motivada por el enfado de los trabajadores al conocer que tan solo minutos antes de iniciarse el informativo no se había conseguido alcanzar un acuerdo sobre la duración del espacio. "Era para los trabajadores el colofón de la huelga para que se visualizara que era un éxito", precisó Andújar.

Según explicaron, previamente se había llegado a un acuerdo de consenso para que la primera edición del Telediario tuviese una duración de veinte minutos, aunque los sindicatos habían pedido que fuera de quince y la empresas proponía que durase 35 minutos.

Tras varios encuentros a lo largo de la mañana en Torrespaña, según explicó Camacho, se había acordado una reducción de la duración del Telediario-1 del 50 por ciento de su duración habitual, junto con una explicación al inicio y al final del informativo sobre la reducción y la emisión de una pieza sobre los motivos de la huelga.

"Estuvimos a punto de firmarlo, pero en ese momento, a pocos minutos del inicio del informativo, el director de los Servicios Infomativos, Fran Llorente, se mostró contrario al acuerdo porque no quería emitir una información sobre las causas de la huelga --explicó Camacho--. Para nosotros la explicación es esencial así que cuando se informó a los cerca de 300 trabajadores congregados de la falta de acuerdo, se trasladaron a las inmediaciones del plató y se inició una pitada".

El secretario general de CC.OO. en RTVE puntualizó que la decisión de cortar el informativo fue "exclusiva responsabilidad de la dirección de TVE, que no sabe negociar en una situación de huelga".

Por lo que se refiere al seguimiento de la huelga, el secretario general de UGT, Paco Andújar, señaló a Europa Press que las cifras de los sindicatos rondan el 90 por ciento de los trabajadores que no tenían servicios mínimos. "La huelga es absolutamente rotunda porque el hecho de que la dirección reconozca un seguimiento del 60 por ciento ya es un éxito", añadió.

Además, los representantes sindicales destacaron que la jornada de huelga se desarrolló durante la mañana sin que se produjeran incidentes reseñables.

TVE emitió el partido Barcelona-Benfica

El Tribunal Supremo rechazó ayer el recurso interpuesto por el sindicato Comisiones Obreras (CC.OO.) contra la retransmisión en directo del partido de fútbol de los cuartos de final de la Liga de Campeones entre el Barcelona y el Benfica, al estar incluido entre los servicios mínimos previstos TVE en la jornada de huelga, desarrollada ayer por para protestar contra el plan de saneamiento de Radiotelevisión Española.

El Gobierno decidió en el Consejo de Ministros del pasado 31 de marzo un Real Decreto en el que incluía la retransmisión del encuentro como servicio esencial, atendiendo al "interés general" del partido.

En su resolución, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo justifica su decisión argumentando que el partido tiene una especial "transcendencia social", que "reviste una significación singular" y que "suscita considerable interés en los aficionados" al fútbol. Citando a la Fiscalía, quien solicitaba la desestimación del recurso de CC.OO., el Tribunal destaca "el carácter excepcional e insustituible de ese acontecimiento".

Asimismo, prosigue el auto, la suspensión de la retransmisión provocaría "unos perjuicios singularmente gravosos" a personas y entidades "que no son parte en este proceso" judicial, puesto que en la emisión del partido "convergen derechos de diversa naturaleza, así como intereses deportivos, empresariales y económicos de considerable calado".

Comisiones Obreras solicitó ayer al Tribunal Supremo la suspensión como medida cautelar de la retransmisión, argumentando que ésta vulnera el derecho fundamental a la huelga de los trabajadores, puesto que "es la primera vez que se considera un encuentro de fútbol como servicio público esencial, cuando lo establecido es exclusivamente para proteger derechos fundamentales como el derecho a la información".

SÓLO EL PARTIDO

Además, el Supremo critica que CC.OO. no haya explicado en su recurso "las razones por las que se pide la suspensión de esa concreta retransmisión deportiva", y sin embargo no se solicita ninguna medida cautelar sobre los demás apartados de los servicios mínimos de TVE establecidos por el Gobierno.

Asimismo, el tribunal añade que su resolución sobre la petición concreta de no retransmitir el partido "no supone ningún perjuicio" para la decisión que el Tribunal Supremo adopte posteriormente respecto al recurso general contra los contenidos mínimos contenidos en el decreto aprobado en el Consejo de Ministros.

Tanto la Fiscalía como el Abogado del Estado se manifestaron en contra de la suspensión de la emisión del partido, ya que, según ellos, la retransmisión quedaba comprendida entre los "acontecimientos deportivos de interés general" recogidos en la Ley de Emisiones y Retransmisiones de Competiciones y Acontecimientos Deportivos.

Cambios en la programación

No obstante, Televisión Española y Radio Nacional de España alteraron ayer parcialmente su programación, ante la dificultad de garantizar una emisión normalizada.

En La Primera de TVE no hubo más espacios en directo que los informativos (en algunos casos con información más reducida) y el partido Barça-Benfica. No se emitió el programa de debate 'Los desayunos de TVE' y en La 2 sólo se hizo en directo el espacio 'La 2 noticias'.

En Radio Nacional se emitieron informativos en directo. También se realizaron los magacines de Julio César Iglesias y Olga Viza, pero con un formato distinto al habitual. Los oyentes de Radio Nacional pudieron seguir asimismo el desarrollo del Barça-Benfica.

Por otra parte, RTVE informó de que el denominado "plan alternativo" difundido ayer por los sindicatos (un texto de 24 páginas) sólo ha sido remitido a algunos medios de comunicación, pero no a las Direcciones de la SEPI y RTVE, "circunstancia que pone en entredicho la supuesta voluntad de entendimiento de los autores de este documento", advirtió.

En este sentido, la nota subraya que tanto la SEPI como RTVE "nunca han roto el diálogo con los sindicatos ni lo van a hacer en el futuro", por lo que tras la huelga la situación será la misma, es decir, "no habrá otra salida que la negociación".

Solbes expresa el "respeto" del Gobierno a la huelga

El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, expresó hoy el respeto del Ejecutivo a la huelga que mantienen durante la jornada de hoy los trabajadores de RTVE en contra del plan de saneamiento elaborado por la SEPI, recordando que se trata de un "derecho constitucional".

En concreto, preguntado por la huelga en RTVE en los pasillos del Senado, donde asistió a la sesión de control al Gobierno, Solbes indicó: "La huelga es un derecho constitucional que nosotros respetamos".


TVE anuncia los servicios mínimos "más reducidos su historia"

Televisión Española modificará mañana su parrilla de programación en cumplimiento de los servicios mínimos decretados ante la huelga de trabajadores convocada mañana. Según informaron fuentes de la cadena pública, sólo se emitirán en directo los informativos "con una duración ligeramente reducida" y el partido de fútbol Barcelona-Benfica, cuya cobertura correrá por parte de la UEFA. El resto de la programación serán espacios grabados, algunos de ellos habituales en las tardes de los miércoles.

La Dirección de RTVE ha fijado en 1.150 el número de trabajadores para el cumplimiento de servicios mínimos, ya excluidos los asignados al partido de Liga de Campeones, esto es, el 12.5% de la plantilla del ente público. En concreto, los trabajadores se reparten en 759 para TVE (el 12.1%), 355 para RNE (el 17.6%) y 45 para el ente (el 4.44%), cifras que según fuentes de la cadena son "los servicios más mínimos de la historia de las huelgas en TVE".

La programación de RNE será la misma, aunque podrá variar "en función de las circunstancias". Se mantienen los magacines de Julio César Iglesias y Olga Viza, aunque con formatos distintos, por ejemplo, sin tertulias ni participación de los oyentes, "con la duración que permita la situación", según estas mismas fuentes.

"Abuso del derecho a la huelga"

Por su parte, los sindicatos criticaron que no se haya hecho pública la lista nominal de los trabajadores llamados a trabajar mañana, y calificaron de "transgresión del derecho de huelga la emisión del partido de Liga de Campeones". En este sentido, aseguraron que la Federación Internacional de Periodistas (IFJ), en su rama de medios de comunicación (Unimei), ha transmitido su queja al máximo organismo europeo de fútbol por incluir a España entre los países donde el partido será retransmitido.

"Estamos de acuerdo con que en Alemania e Italia vean el partido, pero emitirlo en España es transgredir el derecho fundamental de huelga de los trabajadores", aseguró Marcel Camacho, secretario general de CCOO en RTVE. "Y de la misma manera nos parece un verdadero abuso que el Gobierno anteponga una retransmisión deportiva a un derecho fundamental", dijo.

En este sentido coincidió su homólogo en UGT, Paco Andújar, que valoró los servicios mínimos como una "represión del derechos de huelga" en virtud de la Ley de retransmisiones deportivas, "que va a ser derogada por la Ley de reforma de RTVE, y que el Gobierno invoca cuando antes el PSOE la criticó". Además, insistió en que la filosofía de la Ley era evitar que estos partidos se dieran por taquilla o pago, "pero no para contravenir los derechos fundamentales".

Los sindicatos pidieron ayer que los trabajadores del ente público no cumplan estos "servicios mínimos abusivos". "Esperamos que para futuras convocatorias de movilizaciones sepan apreciar la importancia de llegar a acuerdos de servicios mínimos, que garanticen la función pública que tenemos encomendada, y esperamos que quienes han de realizar los comentarios del partido se sumen al sentir general de todos sus compañeros negándose a realizarlos" aseguró en un comunicado el Comité General Intercentros.

IU pide que se aplace el plan de saneamiento

Por su parte, Izquierda Unida expresó hoy su apoyo a la jornada de huelga "en defensa de sus puestos de trabajo y en contra del plan de ajuste diseñado por la SEPI". IU aseguró en un comunicado que rechaza dicho plan y reclamó que cualquier reforma del modelo publico de RTVE se haga "con posterioridad y en consonancia con la propuesta que finalmente apruebe el parlamento sobre el futuro de RTVE".

La federación anunció que miembros de su dirección federal y sus representantes en las diversas comunidades en las que se desarrollan movilizaciones participarán mañana en las concentraciones convocadas por todos los centros territoriales de RTVE, en apoyo de las demandas que motivan y justifican la huelga de mañana.

Los trabajadores presentan un plan de saneamiento alternativo

El Comité General Intercentros (CGI) de Radiotelevisión Española (RTVE) presentó hoy una propuesta alternativa de plan de saneamiento del ente público en la que pide eliminar las limitaciones de la futura Corporación para acudir a la contratación temporal. Estas limitaciones, a juicio del CGI, son "contraproducentes porque provocan la externalización de producción de contenidos".

Además, el máximo órgano de representación de trabajadores presentó un documento crítico con la propuesta de SEPI y la Dirección General de RTVE, en el que denuncia las "contradicciones" de las medidas planteadas, "como la de criticar un punto de partida de bajas audiencias y proponer la reducción del entretenimiento en 'prime time', donde la producción es más característica y rentable", denuncian.

En el documento, facilitado a Europa Press, se engloban las medidas del plan de saneamiento en tres bloques: las de programación, "que en nada corresponden al plan de saneamiento", las de adecuación organizativa, "que bien se podrían haber tomado en años anteriores de gestión", y las "traumáticas de reducción de servicio público, que no se justifican".

Entre las "contradicciones", el CGI destaca algunos planteamientos que toma el plan como puntos de partida, entre ellos, el "importante déficit de explotación anual", que para el CGI es "lo que ocurre en todas las radiotelevisiones públicas del mundo", así como "el enorme endeudamiento" de la casa que, aseguran, "no ha sido un recurso de RTVE sino del estado para esconder su déficit".

También critica medidas para corregir ineficiencias como "ciertos derechos deportivos de costes elevados", materia en la que el texto del CGI ironiza: "Si se trata del deporte de masas, no creemos que las cadenas que nos arrebatan los derechos del Mundial de fútbol, de la Champions o de la Fórmula 1, lo hagan por filantropía. Será porque los ingresos directos, indirectos y diferidos merecen la pena".

En cuanto a la organización, consideran una "irracionalidad" separar los medios dedicados a informativos diarios de los no diarios, como según aseguran, pide el plan, lo que abundaría en la situación de "infrautilización de recursos que el plan dice combatir".

En este capítulo, los trabajadores critican el diagnóstico que la SEPI y la Dirección General hacen de la situación de informativos, de la que se dice que "al estar los medios de producción dentro del área de programación, se tiende a utilizar un número de recursos de producción superior al óptimo para asegurar la ocupación del personal". Para el CGI, el plan "aprovecha para hacer una acusación impúdica de que sobran trabajadores". "Si se nos entretiene para no estar ociosos, ¿entonces por qué se sigue contratando gente y productoras?", se preguntan.

El CGI también se opone a que el plan de saneamiento determine el número de contenidos que tiene que ofrecer la futura Corporación --lo que el proyecto de ley atribuye a los mandatos marco--, y que, por ejemplo en el caso de contenidos de entretenimiento, está establecido en el 11 por ciento.

"Un refrito de la reforma portuguesa"

La conclusión del CGI es que el plan de saneamiento "es un refrito sin sentido" de la reforma de la radiotelevisión portuguesa. "El estudio técnico realizado, lo ha sido por una empresa que hace poco iniciaba su experiencia en este terreno viniendo a solicitar información a RTVE para acometer la reducción de la radiotelevisión portuguesa. Ahora parece que están calcando lo allí planteado", afirman.

El plan alternativo dedica un capítulo al empleo, en el que se reclama la actual dimensión "como mínimo nivel de empleo global", tras la reducción del 25 por ciento de su dimensión entre 1989 (12.4741 empleados) y 2000 (con 9.500). La mayor preocupación del CGI es la externalización de la producción, actividad que es en realidad hay que "sanear", y que tildan de "privatización progresiva y encubierta".

En esta materia, proponen una reordenación territorial del empleo y la liberalización de la política de contratación, de forma que TVE pueda acudir a la contratación temporal" para evitar la externalización de la producción. Entre otras reformas, piden mayor transparencia para el banco de datos de contratación, "que no tiene control alguno y propicia el amiguismo".

"Además, denuncian que se aplica la fórmula de realizar contrataciones en fraude de ley utilizando la intermediación de empresas de servicios. En ese proceso caben, y se han propiciado, las numerosas corruptelas de amigos y familiares", aseguran.

Entre otras medidas, el CGI dedica epígrafes a corregir situaciones como la "marginación tecnológica" de RTVE, la actitud "cicatera" en la adquisición de derechos de retransmisión, el fortalecimiento del archivo y la documentación, y mantener la estructura territorial, "como seña de identidad de RTVE".

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba