Presupuestos RTVE solicita un nuevo endeudamiento de 676,9 millones de euros para 2003, un 11,86 por ciento menos que en 2002

El anunciado incremento de la subvención del Estado se queda en 9 millones de euros más, hasta 75. El PSOE rechaza el proyecto de presupuestos y dice que son "un engaño y una desfachatez". Los sindicatos acusan a SEPI de incumplimiento "flagrante" del protocolo para un nuevo marco laboral

RTVE solicita en el anteproyecto de presupuestos para el próximo año una nueva autorización de endeudamiento por importe de 676,9 millones de euros, un 11,86 por ciento menos que en 2002. La deuda histórica del grupo público se situaría así al final del próximo ejercicio por encima del billón de pesetas.

Este proyecto de presupuestos se inscribe en un Plan Marco de Viabilidad aprobado en enero como resultado de las conversaciones entre el grupo público y la Sociedad Estatal de Participaciones Estatales (SEPI), a la que está inscrito, cuya vigencia se extiende hasta finales de 2004 y cuyo objetivo es eliminar el recurso al endeudamiento al cabo de los tres años.

El documento, al que ha tenido acceso Europa Press y que será votado por el consejo de administración de RTVE mañana jueves, deja finalmente el anunciado incremento de la subvención del Estado en 9 millones de euros, hasta alcanzar los 75 millones. Hasta la fecha, se situaba en 66 millones de euros, por lo que el aumento de la aportación estatal es finalmente del 13,56 por ciento.

Casi 300 millones en intereses

El anteproyecto de presupuestos prevé unos gastos para el grupo RTVE de 1.499,7 millones de euros, un 2,83 por ciento menos que el presupuesto de 2002. Dentro de este apartado, los gastos financieros -que costean los intereses de la deuda acumulada por RTVE- aumentan un 19,99 por ciento y se sitúan en 298,2 millones de euros.

Sin embargo, los gastos operativos del grupo se reducen un 7,21 por ciento y se colocan en 1.201,5 millones de euros, "en la línea iniciada en años precedentes, de acuerdo con las premisas básicas establecidas en el Plan Marco para la Viabilidad de RTVE". Este avance, según RTVE, "no debe incidir en los logros de RTVE", que se plantea como objetivos mantener la calidad de la emisión y la producción de contenidos. Por lo que se refiere a los ingresos, disminuyen un 0,35 por ciento y se sitúan en 851,6 millones de euros, lo que determina un resultado negativo de explotación de 648,1 millones de euros, lo que supone una reducción del 5,91 por ciento respecto al presupuesto de 2002.

Del total de ingresos, 759,6 millones de euros proceden de ventas, un 2,94 por ciento más. Esta presupuestación se ha realizado, según RTVE, bajo la hipótesis de un crecimiento moderado de estos ingresos, "manteniendo los criterios de exigencia de años anteriores para una optimización de los mismos". Otros 82,4 millones de euros de ingresos proceden de subvenciones, 75 de ellos del Estado.

En cuanto a las inversiones, se mantienen en importes similares a los presupuestados en 2002 y alcanzan los 84,4 millones de euros, un 4,71 por ciento menos. De esta cifra, 41 millones corresponden a TVE y 17 a RNE.

Audiencias y calidad

El anteproyecto, que consta de una memoria de cinco páginas y otras diez dedicadas a detallar resultados e inversiones, señala que la función de servicio público encomendada a RTVE "será cumplida bajo los principios de calidad, diversidad, innovación, pluralismo y exigencia ética, persiguiendo la mayor cobertura geográfica, social y cultural y participando en el progreso tecnológico". Los presupuestos de 2003 compatibilizan, según RTVE, "el objetivo de obtener la mayor rentabilidad, persiguiendo las más amplias audiencias y los gustos y colectivos más minoritarios, con el principio de eficiencia económica". Al respecto, señala que la consecución de estos dos parámetros permitirán la obtención de los ingresos publicitarios presupuestados, "siempre que la evolución del mercado se desarrolle de acuerdo con las previsiones".

El PSOE rechaza el proyecto de presupuestos y dice que son "un engaño y una desfachatez"

El PSOE mostró hoy su rechazo al proyecto de presupuestos de RTVE para el próximo año por considerarlos "un engaño y una desfachatez" y entender que "no son los presupuestos de RTVE ni de SEPI sino de Cristóbal Montoro". En declaraciones a Europa Press, el portavoz de los consejeros socialistas, Miguel Ángel Sacaluga, denunció que al Gobierno "se le ha llenado la boca diciendo que habría un aumento sustancial de la aportación del Estado", que ha quedado finalmente en 9 millones de euros. "No llega ni al 2 por ciento de déficit previsto para 2003 ni al 0,2 por ciento de deuda acumulada, ni al IPC en relación a los presupuestos de 2002", subrayó.

Por otro lado, Sacaluga subrayó que, aunque RTVE anunció que los presupuestos de 2000 serían los últimos con endeudamiento, el que presentan ahora "es el tercero consecutivo en el que se pide un endeudamiento por encima de los 600 millones de euros". También recordó que la deuda acumulada "al final del año que viene estará bastante por encima del billón de pesetas". Por último, criticó el anteproyecto porque "pretende el mantenimiento de una agresividad publicitaria y de unos ingresos por esa vía", una filosofía a la que el PSOE es contrario y que considera además "irreal" en un momento de crisis.

Los sindicatos acusan a SEPI de incumplimiento "flagrante" del protocolo para un nuevo marco laboral

Los sindicatos del comité general intercentros de RTVE criticaron hoy el anteproyecto de presupuestos del grupo para 2003, que contempla un nuevo recurso al endeudamiento, y señalaron que esta medida representa "un incumplimiento flagrante" del protocolo que la SEPI firmó con ellos en mayo y que comprendía la negociación de un nuevo marco laboral más racional.

En un comunicado conjunto, UGT y CCOO consideran que el anteproyecto de presupuestos "apunta en la línea de desmantelamiento y liquidación del grupo público y es una grave amenaza para los trabajadores y sus puestos de trabajo, dejando en papel mojado los acuerdos firmados por SEPI". Por ello, anuncian que pedirán una reunión urgente con la SEPI para debatir la situación y advierten de que en el caso de no reconducirse, "quedarán paralizadas las negociaciones del nuevo marco laboral y se iniciará un proceso de asambleas y movilizaciones".

Además del nuevo recurso a la deuda, por un importe de 677 millones de euros, los sindicatos también critican la rebaja "brutal" de los gastos operativos en 93,4 millones de euros, especialmente en el caso de Televisión Española (12,6 millones de euros). "Estas cifras sólo pueden suponer que TVE perderá capacidad de compra y producción de programas, afectando gravemente a los derechos cinematográficos y de derechos deportivos que perderá en provecho de sus competidores privados", advierten.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba