RTVE sufrirá "restricciones adicionales" de publicidad

Según consta en el mandato-marco propuesto por el PSOE

La Corporación RTVE tendrá que someterse a "restricciones" a la emisión de publicidad televisiva "adicionales" a las establecidas por la normativa europea en materia de radiodifusión, plasmada en la Ley 25/1994, según consta en el borrador del primer mandato-marco de la radiotelevisión pública, entregado ayer por el Grupo Socialista al resto de los grupos parlamentarios en el Congreso.

Según el documento, estas "restricciones adicionales" tendrán que ser fijadas por el contrato-programa, que será el instrumento que determine las aportaciones que cada año hará el Estado vía Presupuestos.

En este sentido, establece que "cualquier limitación publicitaria en la programación de la Corporación RTVE será considerada como cumplimiento de su función de servicio público y, en consecuencia, será compensada por el Estado". En esta compensación "se valorará la hipotética reducción de ingresos como los gastos suplementarios originados por la producción y emisión de contenidos sustitutivos".

Asimismo, el mandato-marco, que tendrá una vigencia de nueve años pero podrá revisarse cada tres, establece que la Corporación "no podrá ceder ni comercializar a un tercero como cliente único más de un tercio del soporte publicitario".

Protección de los menores

Por otro lado, la propuesta del PSOE incluye el compromiso de que RTVE no difunda, entre las 6 y las 22 horas, contenidos "que pueden perjudicar el desarrollo físico, psíquico o moral de los menores", y agrega que "RTVE establecerá sistemas de bloqueo paterno para los contenidos no aptos a menores en los sistemas de difusión de sus contenidos donde técnicamente sea posible".

Asimismo, el documento indica que "sólo se informará de aspectos relativos a la vida privada cuando los hechos sean de interés general, de relevancia pública, de interés informativo o su difusión sea expresamente autorizada por el sujeto del derecho". "RTVE prestará especial atención a la difusión de situaciones dramáticas armonizando los intereses informativos con la obligación de evitar dolor innecesario tanto a víctimas como familiares", agrega.

Contribución a la vertebración y cohesión territorial

Por otra parte, dentro de los objetivos generales de la función de servicio público de la Corporación, el mandato-marco indica que la radiotelevisión pública "asume el objetivo y la obligación, como servicio público, de contribuir a la construcción de la identidad y la vertebración de España como país, asumiendo la existencia de las diversas nacionalidades y regiones que la integran y que constituyen las autonomías reconocidas por la Constitución Española".

En consecuencia, "ofrecerá programación territorializada en la que se tendrán en cuenta las lenguas co-oficiales de acuerdo a la realidad lingüística de cada comunidad autónoma".

Asimismo, tras destacar que la opinión "estará claramente identificada y diferenciada del relato de los hechos", el borrador deja claro que la oferta programática de RTVE "pondrá especial cuidado para que ninguna persona pueda ser discriminada o vejada por razones de edad, discapacidad, raza, religión, sexo u orientación sexual, y huirá de todo tipo de tópicos y estereotipos referidos a la sociedad española, a cada uno de los segmentos y minorías que la conforman o a la realidad de cada uno de los pueblos que la integran".

Producción propia

En lo que se refiere a los objetivos de producción, RTVE "mantendrá un equilibrio entre su obligación legal de utilizar al máximo sus recursos propios de producción y la de actuar como dinamizadora de la industria audiovisual independiente".

En concreto, el mandato-marco establece como objetivo "alcanzar un mínimo de dos tercios de sus horas de emisión como producción interna", y señala que de ese porcentaje, el 65% de la producción de la programación de la oferta generalista se hará con recursos propios en cualquiera de los tipos jurídicos definidos en el apartado anterior para la explotación de derechos", un porcentaje que se elevará hasta el 70 por ciento en el caso de la oferta temática.

Los citados porcentajes se concretarán en que la Corporación RTVE "alcanzará el 100 por cien de la producción propia y de producción interna, de programas informativos y de actualidad, programas de carácter institucional y contenidos de autopromoción, elementos de continuidad y redifusión". Esta cifra bajará al 80 por ciento en programas infantiles, educativos, políticos, deportivos o religiosos, entre otros, y al 60 por ciento en otros formatos de entretenimiento.

El PP pide una comisión específica y dice que la propuesta es "humo"

La portavoz del PP en la Comisión Mixta de Radiotelevisión Española (RTVE), Macarena Montesinos, reclamó hoy que el primer mandato-marco de RTVE sea "fruto del consenso y el acuerdo entre todas las partes implicadas", y pidió que se elabore a través de una subcomisión específica. Asimismo, criticó la propuesta del PSOE, conocida hoy, ya que en el documento "el humo es lo más consistente".

En este sentido, Montesinos señaló en un comunicado que el documento sobre RTVE es "sólo de una aportación que se debe sumar a las de otros grupos parlamentarios, sindicatos y organizaciones, para conseguir dotar a RTVE de unas reglas de juego generales, de unas obligaciones genéricas que a estas alturas ya deberían existir, pero no existen".

Así, recordó que el Grupo Popular ha presentado recientemente una iniciativa para constituir una subcomisión específica que, en un plazo de tres meses, y en todo caso antes de que acabe este año, elabore ese mandato-marco. "Es el cauce más adecuado para contar con todas las opiniones, para debatir y acordar esas reglas y para no demorar todavía más el mandato-marco, que estableció la Ley de Radio y Televisión aprobada hace más de un año", añadió.

Asimismo, Montesinos denunció que, "como en muchos otros proyectos de Zapatero, en el de RTVE el humo es lo más consistente, y la realidad desmiente a diario las declaraciones huecas y florales".

"RTVE pierde audiencia, casi diez puntos en tres años, sus informativos han dejado de ser la referencia que fueron hasta hace poco, la falta de pluralidad es evidente, la plantilla está sometida a un despilfarro profesional irreversible, se multiplican las malas formas con los que se quedan, se acumulan los fracasos y el futuro está plagado de incertidumbre", aseguró.

Así, para Macarena Montesinos, "es urgente que RTVE, mediante un mandato parlamentario preciso que la Ley impone, afiance su compromiso como servicio público de calidad e independiente, y la propuesta del PP camina en esa dirección, desbloqueando la anormalidad actual. Por ello, esperamos que estas medidas sirvan para mejorar la situación de la Corporación y que entre todos enderecemos el rumbo de la radiotelevisión pública", concluyó.

La propuesta "popular"

En su iniciativa, el Grupo Popular reclama "la creación urgente" de una subcomisión que, dentro de la Comisión Mixta de Control Parlamentario de la Corporación RTVE, redacte un mandato-marco que concrete, antes de que acabe el año, "los objetivos generales de la función de servicio público" que la radio y la televisión estatales "tienen encomedados".

Según argumentan los 'populares', "hace más de un año que entró en vigor" la Ley de la radio y la televisión estatal que establece que "las Cortes Generales aprobarán mandatos-marco a la Corporación RTVE" que tendrán "una vigencia de nueve años". Sin embargo, RTVE "no dispone todavía del primer mandato marco previsto" y "es evidente" que "no puede permanecer más tiempo" sin contar con estas pautas de actuación.

Es por ello que el grupo solicita la creación de una "Subcomisión en el seno de la Comisión Mixta de Control Parlamentario de la Corporación RTVE y sus Sociedades" para elaborar y proponer a la Cámara "en el plazo de tres meses" y "nunca más allá del año 2007" el citado mandato.

La propuesta detalla las características de dicha subcomisión, que estaría compuesta por "cuatro representantes de aquellos Grupos que tengan más de cien miembros, dos de los Grupos con más de diez miembros y uno del resto de Grupos", siendo "en cualquier caso", el "voto ponderado".

Los sindicatos lo definen como un "buen documento" aunque con salvedades

Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras coincidieron hoy en considerar que, en líneas generales, el borrador del Mandato-marco sobre el funcionamiento de RTVE enviado por el Grupo Parlamentario Socialista al resto de grupos de la Cámara, es "un buen documento" aunque con ciertas salvedades.

En el caso de la UGT, el responsable de Comunicación Social, Cultura y Deporte de la Federación de Servicios, Carlos Ponce, aunque destacó que el texto provisional "recoge gran parte de las que han sido las propuestas" del sindicato, consideró que "está pendiente de un análisis jurídico más exhaustivo" para definir si se está hablando "de un texto que obliga a la Corporación o si de puede quedar en una declaración de intenciones".

En este sentido, explicó a Europa Press que en el texto se repite mucho la expresión 'la Corporación podrá', definiendo unas "potencialidades que habría que convertir en obligaciones". Asimismo, "aparece una gran variedad de fórmulas legales que están utilizadas de forma bastante ligera y habría que puntualizarlas", apuntó.

Respecto al contenido en sí, tras incidir en la necesidad de un análisis en profundidad, Ponce destacó la Disposición Transitoria Primera del borrador, según la cual "hasta la creación de la Autoridad Audiovisual", el informe previsto en el artículo 6, párrafo segundo del actual Mandato-marco, (para evaluar el grado de cumplimiento del mismo en RTVE) será elaborado por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT).

En opinión del representante de UGT, este organismo "no está habilitado" para reemplazar a esa "inexistente autoridad audiovisual" porque carece de autoridad y competencias en materia de contenidos audiovisuales.

Por último, se refirió al articulado que versa sobre la limitación de la publicidad en TVE, para afirmar que el borrador "tiene contradicciones internas" ya que "por un lado considera que 'cualquier limitación publicitaria en la programación de la Corporación RTVE será considerada como cumplimiento de su función de servicio público y, en consecuencia, será compensada por el Estado' y, por otro, que toda aquella función de servicio público vendrá subvencionada por el propio contrato programa, lo que es una contradicción".

"Se trata de un buen documento, pendiente de perfilar y de concretar", concluyó el representante de UGT, para quien destacan por positivas las cuestiones que el texto recoge "en cuanto a la creación de una industria audiovisual independiente y la independencia" de la Corporación respecto de la vida política.
Comisiones pide urgencia y consenso

Por su parte, el secretario general de Comisiones Obreras en RTVE, Marcel Camacho, declaró a Europa Press que "es positivo que se presente el proyecto" pero lo que hace falta es "que pudiera entrar en esta legislatura, para que no se retrase dos o tres años, con el mayor consenso posible" y teniendo en cuenta la voz de este sindicato, que pide "tener la capacidad de discusión e incidencia" que tuvo en la elaboración de la Ley reguladora de la Corporación RTVE.

Sobre el contenido, Camacho manifestó su "preocupación" porque "documento final tiene que contemplar el peso específico que tendrá RTVE después del apagón tecnológico", algo que a su juicio no describe el borrador porque se limita a definir el rol de la corporación en "esta etapa actual de transición" previa al fin de las emisiones televisivas por ondas hertzianas.

"El escenario posterior a 2010 entra de lleno en el Mandato-marco (vigente hasta 2016)" por lo que el texto "tiene que contemplar el peso específico que tendría RTVE" llegado ese momento y definir, más allá de los "dos múltiples asignados" los "otros espacios" que surgirán entonces "para dar multitud de servicios públicos a los ciudadanos". En ese momento, "habrá que replantearse el reparto de frecuencias", concluyó Camacho, y esto debería quedar ya regulado en el documento.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba