Polémica ¿Respeta la TV Interactiva la privacidad del usuario?

TiVo, compañía que desarrolla sistemas de TV personalizado, parece que recoge demasiada información de sus clientes sin su consentimiento

TiVo ofrece la posibilidad de grabar hasta 35 horas en un disco duro, detener la imagen en vivo, repetirla o rebobinarla y crear una lista de programación de acuerdo a los gustos del consumidor. Según los términos del contrato, TiVo cobra una pequeña cuota a los suscriptores además de recopilar cierta información sobre los programas que estos graban estos. Pero la compañía, quizá, se haya excedido.

La denuncia la ha realizado la Fundación por la Privacidad (Privacy Foundation). Para ello, encargó un estudio al centro por la privacidad de la universidad de Denver. Las conclusiones del estudio señalan que TiVo ha hecho suficiente acopio de información personal para seguir la pista sobre los hábitos de cada uno de sus usuarios.

Además, señala el informe, la política de privacidad en el web de la compañía es diferente al que se puede leer a la hora de firmar el contrato. Por eso, la Privacy Foundation denuncia que TiVo ha vendido esos datos, provenientes de unos 154.000 suscriptores, a otras cadenas de TV.

El informe ha sido presentado por el director de la asociación Richard Smith y el profesor de la universidad de Denver, David Martin. “Sin leyes adecuadas, estas compañías pueden hacer lo que quieran”a avisaron los responsables de este estudio.

Cómo capta esa información

Durante la instalación de TiVo, se conecta al aparato la unidad del cable, el video, la televisión y el cable de teléfono. El usuario manejará todo a través de un único mando. Mediante una llamada de teléfono automática, el aparato recibe cualquier actualización en la programación.

Pero durante esa transmisión el aparato envía información sobre lo que la persona ha grabado. Estos datos son almacenados por TiVo en un área para suscriptores.

La respuesta de la compañía no se ha hecho esperar.

-TiVo: “Protegemos la identidad del usuario”

Noticias relacionadas

-La TV digital teme a Napster

Volver arriba