"Me cambió la vida con su fuerza" "Sancho Gracia: Riéndose de la muerte", por Álex de la Iglesia

"Sancho Gracia: Riéndose de la muerte", por Álex de la Iglesia
"Sancho Gracia: Riéndose de la muerte", por Álex de la Iglesia

Emotiva y sentida carta del cineasta y gran amigo del fallecido actor, al que dirigió, entre otras películas, en las '800 balas' que brindaron al intérprete su único Goya

"Dios mío, Sanchito". Éstas eran las únicas palabras que ayer le salieron a Álex de la Iglesia, en su cuenta de Twitter, tras conocer la noticia de la muerte de Sancho Gracia. Afectado, el cineasta no pudo decir nada más, pero hoy sí ha querido rendir su particular homenaje al reconocido e inolvidable actor con una emotiva carta.

"Ha fallecido uno de mis mejores amigos"

Bajo el título "Riéndose de la muerte", Álex de la Iglesia escribe que "ha fallecido uno de mis mejores amigos, y eso hace difícil escribir sobre el actor genial, el productor y el hombre de cine que fue Sancho Gracia. Francamente, lo hace difícil todo, porque se muere la gente que he admirado y querido con todo mi corazón, los que hicieron que respetase esta profesión, el maravilloso cine que se ha hecho en este país."

"Me cambió la vida con su humor, sus risas, su valentía y su fuerza inquebrantable"

"Se murió Fernando Fernán Gómez, el maestro, al que conocí gracias a Sancho, se murió López Vázquez, Manuel Alexandre y Juan Luis Galiardo, y ahora se muere mi gran amigo, que me cambió la vida con su humor, sus risas, su valentía y su fuerza inquebrantable."

"Mientras rodábamos, luchaba en su habitación de hotel contra un cáncer mortal"

"Conocí a Sancho una tarde, y a los cinco minutos éramos íntimos. No había posibilidad de escapar, unidos para siempre. Rodamos películas, y creo que, sinceramente, hay pocos actores que tengan su fuerza en la mirada. “No ser feliz cuando se puede es el mayor pecado del mundo”, decía en 800 Balas, y sabía de qué estaba hablando, porque mientras rodábamos luchaba en su habitación de hotel contra un cáncer mortal. Una enfermedad a la que venció una y otra vez, en una batalla que duró el resto de su vida. "

"Era un actor extraordinario porque sabía más de la vida que nadie"

"No he visto a nadie como a él reponerse y sonreír, y regalar carcajadas a sus amigos en las situaciones más dolorosas e insoportables. Sancho era un actor extraordinario porque sabía más de la vida que nadie. Sancho era un hombre extraordinario porque sólo te dejaba ver el lado bueno de las cosas. Todavía le veo saltando por los tejados de Madrid. Carmen asustada, gritándome “Díle algo, se ha subido a la barandilla” y descubrirle, a través del objetivo, corriendo sobre el vacío sin seguridad, a pelo, a más de cincuenta metros de altura."

"Nuestro centauro español, inolvidable Curro Jiménez"

¨Rueda Alex, rueda, ¿a qué esperas?” gritaba, mientras reía a carcajadas. “Yo me subo al caballo, lo digas tú o no” sonaba su voz fuerte, como un león, en el desierto de Almería. Y yo le decía: “Sancho, por favor, que te acaban de quitar un pulmón”... Y era girarme para coger la cámara y ya estaba cabalgando entre peñascos, como si el caballo fuesen sus propias piernas. Cuando veo “Centauros del desierto” pienso en él, nuestro centauro español, inolvidable Curro Jiménez."

"Lloro por el hombre que me hizo amar el cine y la vida"

"Nunca le molestó que le recordáramos sólo por eso, siendo él mucho más. Yo le quería, como actor, por “doce hombres sin piedad”, junto al enorme José Bódalo, y tantos otros centauros míticos de nuestro cine. Pero ahora lloro por el hombre que me hizo amar el cine y la vida, estando siempre por encima, saltando sobre la barandilla, riéndose de la muerte."

Álex de la Iglesia

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba