Entrevista Santiago Acosta: "Prefiero hablar de la vida de Fran Francés que de cualquier atentado"

El presentador de Salsa rosa en Telecinco, único programa que ha conseguido desbancar a José Luis Moreno en la noche de los sábados, habla del éxito de su programa y nos comenta cómo ha afrontado su paso del periodismo de investigación al espectáculo del mundo del corazón

Santiago Acosta sabe lo que ha conseguido su programa Salsa rosa. Nada más y nada menos que arrebatarle a José Luis Moreno el trono en la noche de los sábados. En una distendida conversación con los medios, el ex conductor de Al descubierto y reportero de Madrid Directo nos habló de su nueva aventura profesional en la que, por cierto, cada día se siente más a gusto.

Vertele.- Salsa rosa ha sido el único programa que en los últimos tiempos ha conseguido desbancar a Noche de fiesta en TVE-1 ¿Qué se siente al ser el nuevo "Rey de los sábados"?

Santiago Acosta.- Para empezar, José Luis Moreno es un monstruo haciendo televisión. Y yo no soy el rey de los sábados, sino la cara del programa que triunfa en Telecinco.

V.- ¿Qué diferencia a Salsa rosa de otros espacios del mundo del corazón?

S.A.- Fundamentalmente el formato. Nosotros hacemos un talk show en el que invitamos a famosos para que cuenten lo que ellos quieran.

V.- ¿Generar polémica es un elemento clave del éxito de Salsa rosa?

S.A.- Nosotros no buscamos la polémica o la discusión sino que la gente en casa se divierta. Hay temas en los que la polémica es inevitable, pero de ahí surgen distintas opiniones y puntos de vistas, que es lo que perseguimos.

V.- ¿Te interesa la crónica rosa de nuestro país? ¿Compras revistas del corazón?

S.A.- Poco a poco voy conociendo a más personajes. A los famosos considerados "de primera línea", los conozco a todos; a los de segunda, bastantes; pero luego hay otro segmento en el que, al haber tantos, me pierdo un poco.

V.- ¿A qué personaje del mundo rosa que no haya pasado por tu programa te gustaría entrevistar?

S.A.- (Silencio) Todavía necesito que esa respuesta la piensen por mi.

V.- Antes de ser presentador has sido redactor durante muchos años ¿Te sientes más cómodo delante o detrás de las cámaras?

S.A.- Detrás. La verdad es que yo no he buscado nunca presentar. Me ha caído un poco del cielo.

V.- Cambiar el periodismo por la televisión espectáculo, ¿crees que ha podido desgastar tu imagen profesional?

S.A.- Yo estoy aquí encantado de la vida, haciendo entretenimiento, haciendo algo que le gusta a la gente. Hacer un programa como Salsa rosa no es nada denigrante y no entiendo a la gente que pueda pensar eso.

V.- Pero el mundo rosa está bastante denostado en nuestro país

S.A.- No importa tanto lo que hagas, sino cómo lo hagas. Los mismos invitados en este programa y en otro darían un espectáculo o valor que resultaría totalmente diferente.

V.- ¿Puede entonces alguien que presenta un programa de corazón volver a conducir informativos y tener credibilidad?

S.A.- ¿Por qué no? No lo sé, eso depende de lo que le guste tu cara a la gente. Los presentadores también nos quemamos. Presentar es algo que se debe hacer durante un tiempo breve, a no ser que seas un monstruo como Sardá o Wyoming, por ejemplo. Los que somos más humildes o presentadores becarios tenemos que cambiar.

V.- ¿Ha cambiado tu opinión del mundo del corazón antes y después de Salsa rosa?

S.A.- No, siempre lo he respetado.

V.- ¿Te sorprende todo lo que se mueve dentro de ese mundillo?

S.A.- Me sorprenden las pasiones, pero como nos sorprenden a todos. Es un mundo muy pasional.

V.- ¿Es un circo el mundo del corazón?

S.A.- A mi el circo me fascina. Si te refieres a ese término en sentido peyorativo, yo tengo siempre una visión positiva de las cosas.

V.- ¿Cómo recuerdas tus comienzos en el magacín informativo Madrid Directo?

Como una época fantástica ya que es una magnífica escuela. Volvería sin duda de nuevo, a pie de calle y con una cámara. Es un programa que me permitió hacer muchísimas cosas, como montar en F-18, meterme en el poblado de La Celsa, tirarme en paracaídas, arder vivo, etc.

V.- ¿Echas de menos los informativos?

S.A.- Ahora mismo no, estoy contento y muy a gusto con lo que hago. Dentro de un año, no sé.

V.- Personalmente, ¿cuándo lo pasas peor, trabajando en un Telediario dando información dura o en un tinglado de crónica rosa?

S.A.- Prefiero hablar de la vida de Fran Francés que de cualquier atentado. Quiero antes mil millones de barullos del mundo del corazón a tener que dar cualquier noticia de sucesos.

V.- Cuando se monta "ese barullo" del que hablas en tu programa, ¿lo controlas o te supera?

S.A.- Pues en los diez programas que llevamos... no he conseguido controlar ninguno... Bueno, a ratos y depende, porque esto es muy pasional y el presentador tampoco puede estar cortando a los invitados, ya que si no parece que no les dejas hablar. Uno tiene que saber establecer el límite para que puedan intervenir todos y no se arme un barullo, aunque el pinganillo es el que me ayuda.

V.- Ahora que te has hecho popular, ¿Temes ser objetivo de la prensa rosa?

S.A.- Para nada, mi vida no tiene ningún interés, y si me preguntan sobre ella, no lo sabrán nunca. Sólo soy un presentadorcillo...

V.- ¿Qué dos cualidades definen tu carácter?

S.A.- Irónico y bromista.

V.- ¿Te ves muchos años presentando Salsa rosa?

S.A.- Tanto como en otros. Es decir, creo que cada proyecto profesional tiene un tiempo, e igual que estuve unos años en El Mundo TV y antes en Telemadrid, aquí haré lo mismo y luego saltaré a hacer otra cosa... Pero por diversión, o sea, porque hay que ir variando.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba