ENTREVISTA VERTELE Sergio Peris-Mencheta nos aclara la polémica de la mítica 'Al salir de clase'

Sergio Peris-Mencheta nos aclara la polémica de la mítica 'Al salir de clase'
Sergio Peris-Mencheta nos aclara la polémica de la mítica 'Al salir de clase'

Charlamos con el actor durante la presentación de 'La catedral del mar', la ambiciosa serie de Antena 3. También le preguntamos por la discusión que tuvo con Rubén Ochandiano sobre la recordada ficción juvenil que emitió Telecinco

Antena 3 dará comienzo el próximo viernes al rodaje de 'La Catedral del Mar', su nueva apuesta de ficción junto a Diagonal TV. Entre el importante reparto de la serie, encabezado por Michelle Jenner y Aitor Luna, también estará Sergio Peris-Mencheta, el actor que fue noticia hace unas fechas por su rifirrafe con Rubén Ochandiano por unas declaraciones sobre la mítica 'Al Salir de clase'.

Vertele ha hablado con Peris-Mencheta sobre lo dicho entre ambos intérpretes de la ficción juvenil y el rodaje de un piloto para FX estadounidense.

Hola, Sergio. Quisiéramos saber un poco acerca de tu personaje en 'La Catedral del Mar'. Porque además te has leído el libro, ¿no?

Sí, leí el libro hace un montón de años. También es verdad que... (suspira) Recuerdo la historia, sobre todo el principio de esta que me impactó mucho, y recuerdo precisamente el final, pero no recuerdo a mi personaje. Es decir, lo he leído en el guion, pero no lo recuerdo en la historia.

¿Cuál era tu personaje?

NicolauEimeric, el inquisidor que juzga a Arnau Estanyol. Es un hombre de una sola pieza, un inquisidor que nunca fiscaliza tanto a Joan como a Arnau, y que se va a ir, de alguna manera (vacila)... No sé si esto es bueno decirlo porque sería contar un poco de la historia, pero esa aparente rotundidad del personaje se irá desmoronandocuando se dé cuenta de que el pueblo está del lado de Arnau y de que hay mucha gente que está mintiendo.

¿Qué es lo que más te atrajo de este Nicolau?

Lo que me interesa es que no es un personaje de una sola pieza, aunque lo parezca; parece que es unilateral, pero empieza a investigar o empieza a darse cuenta de que las cosas no son de el color del que las ha pintado todo el mundo y entonces de alguna manera da un paso atrás, relativamente forzado por el pueblo, porque si no los van a echar abajo. Es un personaje de estos que Jordi (Banacolocha) decía 'pequeños', lo que pasa es que está en los dos últimos capítulos y no para de hablar. Tengo que aprenderme unos textos que dices: '¡Madre mía!'. Ni en teatro te aprendes unos textos tan complicados... para que diga Almodóvar después (risas). Y poco más, me apetece mucho hacer de malo porque aquí en España hacía tiempo que no hacía un malo 'maloso' y me apetece.

Eso te quería preguntar, porque también has salido fuera, ¿verdad? Por ejemplo con la serie 'Snowfall', con la que hubo algún contratiempo...

Sí, justo acabo de llegar de 'Snowfall'. Y cuando te digo que acabo de llegar, es que acabo de llegar del aeropuerto, literalmente (risas). Se ha vuelto a rodar el piloto otra vez, aunque también se rodó el año pasado gastándose 10 millones de dólares...

¿Eras el protagonista, no?Cuéntanos un poco cómo son los castings allí (En Estados Unidos).

Sí. Es una historia sobre la epidemia de crack que ocurrió en todo Estados Unidos, sobre todo en las ciudades más importantes y, especialmente, en Los Ángeles. Cambió la idiosincrasia de la ciudad, vamos. A partir de ese momento a la población negra, o 'de color', ya que allí decir 'negra' está prohibido, a la población afroamericana le tocó mucho el tema del crack, y de hecho en esa South Central todavía ves zonas en Skirt Road donde ves algo que no ves en ninguna ciudad del mundo más que en el tercer mundo: tiendas de campaña a los dos lados de las calles, semáforos en ámbar para que los coches no paren porque es peligrosísimo... Estamos hablando del centro de la ciudad de Los Ángeles, no es lo que conocemos como Hollywood.

Y es la historia contada a través de tres personajes: un negro, un blanco y un mexicano. Yo hago el mexicano, que se llama Gustavo Zapata. Por eso el bigote, por eso aparezco tan moreno, por eso estoy hecho un animal, porque hago de un luchador de lucha libre mexicano que está de retirada y que aparte está trabajando en una taquería. Es un pobre hombre: vive en su propio coche y luego, aparte de ser un luchador enmascaradado, también es una especie de cobrador del frac pero a base de 'hostias' a las órdenes de un narco. Es un matón por así decirlo: "Me debe 300 dólares hoy, voy, le pego una paliza y me llevo esos 300 dólares". Es, digamos, un trabajo extra que tengo, porque con lo que gano con el wrestling no me da para sobrevivir.

Luego, como decía, hay otros dos personajes principales que sonDamson Idris, un actor que yo creo que es el futuro Denzel Washington; un chaval de 24 años espectacular, de guapo, muy buen actor... una pasada. Y encarna al otro que ha sobrevivido a la criba que han hecho después del casting. Éramos 37 actores y hemos sobrevivido dos (risas); Damson y yo. Luego hay un tercer personaje secundario que ha cambiado de papel pero volvimos a hacer el otro día la lectura del guion en Fox con todos los gerifaltes delante y... son lecturas muy particulares, porque tú estás en una mesa sentado con tu nombre y el del personaje, los treinta y tantos actores y todos los dirigentes de FX, de FOX, las productoras, productores ejecutivos, etcétera Todos ellos situados en una línea también.

Todo esto en inglés, además.

Todo en inglés, claro.

Así que tu inglés debe de ser perfecto.

No, no, mi inglés es un 'truño maruño'.

¿Y cómo lo has disimulado?

Han estado buscando a un actor que pueda hacer a un luchador fronterizo, nacido en el paso, chicano, y han salido a España a buscarlo, porque yo no he ido a Estados Unidos, no he cogido las maletas y me he ido para allá.

Entonces ¿cómo contactaron contigo?

Fue porque lo que sí hago es mandar tapes (pruebas de casting en vídeo) desde aquí. Me dicen: "Oye, haz esta prueba". Y de las veinte que me manda mi mánager hago tres. Y con las que me parecen divertidas, lío a mis amigos y les digo "Venga, vamos a hacer una peli", y hacemos cosas muy divertidas. Y me mandó una que era en español, "en mexicano", y pensé que era fácil, que era cortita, y no necesitaba a nadie que viniera a darme la réplica en inglés, cosa que es un 'marrón' cada vez que ocurre. Llamé a Jaenada y le dije: 'Oye, Óscar, grábame esto en mexicano', y me lo grabó en inglés con acento mexicano, y le dije: ''No, no, no, grábamelo en mexicano, mexicano', y me hizo una 'cantinflada', claro. Está acostumbrado a Cantinflas y me hizo todo con ese ritmo (dice, imitando el tono de voz), y eso y con cuatro cosas más que me moví, hice la prueba y me llamaron para hacer una segunda ya en inglés de varias escenas y me dio la réplica Mario Tardón. Finalmente, me llamaron para hacer el famoso callback, que consiste en que te vuelan para allá pero antes firmas el contrato.

Firmé un contrato de 7 años, prácticamente sentarme con mi chica y decir: '¿Qué hacemos? porque 7 años son 7 años'. Pero en el mejor de los casos, si la serie va para delante, aunque ahora ya la primera temporada seguro que se hace, a partir de este otoño, si hay segunda temporada y tercera y siete temporadas, pues estaré cinco meses al año allí y seis meses aquí, alternando, dirigiendo teatros seguramente aquí, con proyectos de este tipo de que puedo hacer... Además, para 'La Catedral' tengo seis sesiones, con lo cual, ya me han dado las fechas los de FX, y ya saben que tengo que volar aquí; de hecho solo coinciden dos sesiones.

¿Cuándo te dicen si sigue adelante o no?

El 9 de septiembre, pero vamos, es muy difícil que no tire para delante. La dirigía John Singleton, ahora la dirigen dos chavales belgas (Adil El Arbi y Bilall Fallah) que son la bomba, el futuro del cine. Han dirigido ahora una película, 'Black', que se ha estrenado ya en Bélgica y ha sido un 'petardazo'. Se va a estrenar en España ahora y recomiendo que la veáis".

También has sido noticia hace poco, Sergio, y ya sabes por qué...

¿Empieza por 'O' y termina por 'O'? (risas) Pues sí, yo digamos que amanecí en Los Ángeles y Nacho López me mando esto. Me dijo: 'Ahí te mando un regalito'. Y lo leí y 'flipé' bastante, la verdad. Cómo son puntos de vista de cada uno. De cómo uno vive una realidad y cómo la vive otro.

¿Te molestó lo que pasó?

No sé si me molestó. De hecho escribí sobre la marcha, y tal y como escribí lo publiqué. Es decir, no estaba ni retocado ni pensé: 'Me lo voy a currar'. No, todo lo que hice fue hacer una analogía porque según lo leía, me iba viniendo dicha analogía. Evidentemente, no me he metido en camisa de once varas, no me he metido a decir cuál es mi punto de vista. Él ha hecho una especie de sátira de su momento allí. Desde mi punto de vista, si hubo algo que me molestara es que en ningún momento él queda por debajo, queda todo el rato por encima. En ningún momento dijo: 'Ellos ahí, con la revista, no sé qué...'. Evidentemente ese es su punto de vista sobre el asunto, una generalidad, y es una cosa que queda muy bien en 'Vanity Fair': "Voy a ser rompedor y voy a decir que me he dado cuenta de lo que fui y lo que ya no quiero ser". Pero en el camino solo te redimes tú. Y no solo eso sino que dejas a todos lo demás... No voy a dar nombres, pero me han escrito unas 15 personas del reparto diciéndome: "Gracias por contestar lo que todos pensamos", porque el suyo es un punto de vista que te puedes guardar pero no puedes publicar.

Si realmente tienes ese punto de vista, y si quieres publicar algo así, y si hablas de nosotros, porque hablas de todos los demás... Nos menciona a tres personajes que son Mariano Alameda, Rodolfo Sancho y yo, pero habla en general. Tiene el propósito de subsanar algo que él se ha dejado ahí, pero al mismo tiempo que subsana tiene el titular, 'Así era 'Al salir de clase', follábamos todos con todos'. Y si hablara la moqueta de los camerinos no sé lo que diría, pero lo que yo viví, no fue así. En la serie solo estuve ocho meses -mucha gente se piensa que estuve temporadas, duró cinco años, pero yo estuve ocho meses. Lo que pasa es que en la temporada en que entré, que también fue en la que entró él, él renegó de la serie, se fue y como dos temporadas después volvió. Entró siendo el nerd del grupo, y cuando yo entré fue en la segunda temporada, (la serie) pegó el 'pelotazo' y ahí fue cuando se empezó a ver mucho. Y ahí estuve, esa temporada y ni la terminé porque empezó a salirme cine, no me dejaban compaginarlo, y era mi sueño hacer cine. Y entonces me mataron y, a pesar de ello, el año siguiente me llamaron para volver.

Mira, siendo honesto, yo a Rubén Ochandiano le admiro. Como actor me gusta, me gusta muchísimo, y como creador. Me parece que es un tipo que tiene un 'coco' a nivel creativo importante. A nivel personal no tenemos nada que ver. Nunca hemos estado cerca, tampoco hemos estado lejos, nunca nos hemos enfrentado.

¿Y habéis hablado después de lo que ha pasado?

No. Además, es muy raro porque él no manda ningún mensaje para decir: 'Chicos, voy a colgar esto...'.

¿Tenéis un grupo de WhatsApp?

No, no tenemos un grupo de WhatsApp. Yo tengo un grupo deWhatsApp con mi gente cercana, pero no es un grupo de 'Alsa'. Es decir, yo hablo con (Víctor) Clavijo, hablo con Rodolfo (Sancho), hablo con Mariano (Alameda), que son con los que más hablo de la serie, y de vez en cuando con Pilar (López de Ayala). Pero no hay el grupo deWhatsApp, pero sí es verdad que él no dio señales de vida cuando publicó algo que, en principio, nos atañe a todos, y cuando lee mi respuesta, en vez de contestarme por privado me manda un tuit público. ¡Públicamente! O en vez de llamarme. Y ahí empezó una discusión pública que nunca ha pasado al terreno privado y que él ha frenado a tiempo por la cuenta que le trae. Y hasta ahí puedo leer (risas).

Yo nunca tuve ningún enfrentamiento como Ochandiano e, insisto, le admiro tanto en el terreno profesional, y él lo sabe, además. Pero bueno, quizá este sea nuestro primer enfrentamiento. Pero yo también le dije 'parece que tú tampoco has entendido lo que yo he escrito'.

Bueno... ¿Hubo orgías en 'Al salir de clase'?

No hubo orgías. Por lo menos yo no las vi, ni las viví. A lo mejor no me invitaban (risas). Pero la verdad es que, si no me invitaban, disimulaban muy bien, porque los tres que menciona Rubén estábamos mucho tiempo juntos, y no solamente nosotros tres, Sergio Villoldo también. En general, había muy poco mal rollo. Había muy buena onda desde la mañana en maquillaje, la gente venía sonriendo... Aunque yo reconozco que tuve mal rollo con (el departamento de) vestuario. Es el único mal rollo que tuve en esa serie: me dejaban las etiquetas puestas y a mí me molestan muchísimo, y no me las quitaban, me cambiaban de ropa, ponían la etiqueta y era todo a tal velocidad... Y cuando yo llegaba a plató, me las arrancaba y se rompía la camiseta... Por eso me pusieron partes, como si estuvieras en el 'cole', que hacían que no firmaras para la siguiente temporada.

¿Y no echaste de menos que los demás te apoyaran además de por privado?

Entiendo que no sea público. Y, aparte, más vale no remover ese terreno en el que los puntos de vista de los que estuvieron en la serie coinciden más con mi punto de vista, de sorpresa, como diciendo: "Ey, chico, ¿en serio vas a decir tú solo todo esto? No puede ser".

Última pregunta, ¿Cuánto hay de verdad en eso que se dice que muchos...? Es decir, en 'Al Salir de Clase' erais jóvenes, en ese momento te crees que la fama es para siempre, para siempre ese dinero que estáis ganando... y algunos se han arruinado y en cambio y otros han invertido bien y...

Creo que lo que hay de verdad es que cada uno es un mundo. Es verdad que hubo mucha gente que entró en la serie muy joven. Yo entré con 23 años, no tenía canas pero había hecho mucho teatro ya y este era mi primer trabajo audiovisual, el primer casting que hice en mi vida. Y me cogieron, pero realmente había salido de la escuela, tenía una cierta formación. El caso de (Víctor) Clavijo es exactamente el mismo, y coincidimos los dos y hemos mantenido la idea con la que veníamos: compartíamos camerino, hablábamos de estas cosas: 'Tío, se le ha ido la olla a Fulanito, ¿has visto el coche que se ha comprado?'. Yo me compré un Seat Toledo que para mí era.. ¡Buah! Me compré un coche sin tener que pedirles dinero a mis padres. Y mantuve mi Seat Toledo (risas) hasta que reventó y me compré una Zafira así que... Pero también creo que tiene que ver con que cada uno es un mundo: Mariano Alameda era el protagonista de la serie y tenía un coche de mierda. Supongo que tenía en su cabeza la idea de montar un centro como el que ha montado e irse por esos derroteros, ¿no? No sé, creo que hay tantas historias como personas han pasado por 'Al salir de clase', pero es normal que siendo tan jovencitos hubiese peligro, y lo veíamos.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba