Telecinco Sexo por sorpresa en "Gran Hermano 11"

Tras la relación de Tatiana y Arturo, ha arrancado el intercambio italiano

Carmela y Massimo son los dos concursantes del "Grande Fratello" italiano que se han intercambiado con dos habitantes de nuestro "Gran Hermano" -Saray y Gerardo- en la gala de este domingo, que también estuvo marcada por la reciente relación sexual que ha surgido entre los concursantes Arturo y Tatiana.

Según cuenta Gato Encerrado en su blog, "Arturo volvía al salón a las cinco y un minuto de la madrugada del sábado. Desde entonces hasta hace un rato no ha parado de cantar la vieja canción de Antonio Machín titulada. ‘Dos Gardenias para ti’. ¿Por qué? No lo sé. Quien no estuviera viendo la emisión en directo apenas media hora antes entendería todo aún menos".

[VerteleVideo]

"El caso es que ese fue el plazo de tiempo empleado por el de Irún y la ‘rusandaluza’ para tener su primer encuentro sexual. Fue en la cama de Arturo y tras una madrugada en la que Tatiana no había parado de buscarle. Siscu dio la primera voz de alarma a las cuatro y veinteis con estas palabras dirigidas a Gerardo:

“Esto ha dado sus frutos. Yo duermo esta noche en tu habitación”. Arturo estaba teniendo sexo con la segunda mujer en la casa. Tras el rollo con Indhira y la negativa de Carol, había sucumbido ante la pequeña Tatiana", relata el popular cronista de "Gran Hermano".

Además, intercambio con dos italianos

Los habitantes de Guadalix conocieron esta semana la silueta y algunos datos de sus nuevos compañeros, mientras que los espectadores del "Debate" pudieron ver el rostro de estos participantes, que ya están habitando la "casa vecina" de "GH".

[VerteleVideo]
Ella, aficionada al arte, locuaz, divertida y deseosa de enamorarse; él, paracaidista y guardaespaldas, pero emotivo y tierno. Así son Carmenla Gualtieri (Catania, 32 años) y Massimo Scattarella (Bari, 34 años), los dos concursantes del “Grande Fratello” italiano que vivirán durante una semana en la casa de “Gran Hermano”, y que entraron en la casa durante la gala del domingo.

En la misma velada, Mercedes Milá dará a conocer el nombre de los dos concursantes que se trasladarán a Italia para completar el intercambio y el de aquél que sea expulsado del concurso: Tatiana, Ángel, Pilarita, Gerardo o Siscu.

Concursantes de intercambio

Carmela y Massimo dispondrán de toda una semana para convivir en la casa de Guadalix de la Sierra y conocer a sus compañeros de “Gran Hermano 11”. Durante la gala del domingo, se establecerán conexiones en directo con la casa de “Grande Fratello”, en las que los nuevos inquilinos italianos podrán saludar a sus compañeros y en las que los concursantes españoles elegidos para trasladarse a Italia podrán conocer a sus homólogos italianos con los que convivirán.

Perfiles de los concursantes italianos de Grande Fratello

Carmela Gualtieri trabaja como operadora de banco en una sociedad de alquiler de coches en el aeropuerto Fontanarossa de Catania y vive con su hermano en una casa cerca del mar. Aunque mantiene una buena relación con su familia, su padre, policía jubilado, apenas la permitió ir a discotecas y viajar.


Carmela ama la vida por encima de todo. La gusta pintar y aunque asegura que el arte no le gusta especialmente, ha dibujado casi 50 cuadros abstractos que ha regalado a sus amigos. Se autodefine como una persona con una fuerte autoestima, muy sensible y un poco lunática. Fue su hermano quién la convenció para que participara en el concurso y ella aceptó la propuesta con la intención de divertirse durante la experiencia.

Massimo Scatarrella trabaja como guardaespaldas y es culturista e instructor de gimnasio. Le gusta mucho cuidar su físico, y para conseguir una buena silueta sigue una dieta estricta. Además de con el deporte, Massimo disfruta con la moda: ha trabajado en tiendas de ropa y le gusta vestir con un look vintage. Es muy familiar, y le gustan las personas con valores.

Comenzó a trabajar muy joven entregando periódicos y también estuvo en el Cuerpo de Paracaidistas del Ejército, una experiencia que le marcó y le enseñó el respeto por las reglas. Aunque la vida esté llena de dificultades, Massimo siempre se enfrenta a ellas con una sonrisa.

Se autodefine como una persona celosa y posesiva pero a la vez dulce, emotivo, impulsivo, testarudo y con dotes de líder. Entró en “Grande Fratello” porque no querer “perder ese tren” y asegura que le puede ofrecer muchas posibilidades al programa.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba