Series “Los Simpsons” se pasan a la globalización

Para abaratar costes, los estudios norteamericanos que realizan la conocida serie de dibujos animados dejan parte de la realización a una compañía coreana

Mark Kirkland trabaja en Film Studio, lugar en el que se realizan los guiones y de donde salen las ideas principales sobre las que se vertebran Los Simpsons. Entre sus tareas, se encuentra la de explicar ciertos hechos cotidianos de la cultura cotidiana a los diseñadores de AKOM Production en Corea del Sur, compañía que se encarga de convertir en dibujos esas ideas al otro lado del planeta.

“Por ejemplo cómo deben dibujar a Marge disparando una pistola y la manera en la que sale la bala”, señala Mark Kirkland. Una vez recibida la secuencia de escenas de manera escrita, a los dibujantes de AKOM Production les lleva unas 16 semanas hasta que terminan de dibujar, colorear y darle animación a esta característica familia.

Además de muchas horas de diferencia, sobre todo lo que hay es mucho contraste entre las dos culturas, la norteamericana y la coreana. Pese a ello, los costes de realización se reducen considerablemente. Un director de animación coreano puede ganar mensualmente unas 450.000 pesetas, mientras que en Estados Unidos ese sueldo se podría triplicar.

Además de Los Simpsons, otras de las series que ha hecho AKOM Production, son X-Men o Superman.

En 60 países

Más que ninguna otra serie, las aventuras de esta particular familia norteamericana tienen una especie de efecto globalizador. De hecho Los Simpsons han sido llevados a unos 60 países. Aunque con desigual fortuna en algunos de ellos.

De hecho, Corea del Sur ha sido uno de los países en los que no ha funcionado. Para Nelson Shin, presidente de AKOM Production, el trato que tiene Bart Simpson con su padre Homer, no están bien contempladas dentro de la mentalidad coreana, basada en el respeto familiar y de las tradiciones.

Volver arriba