Sólo se podrán conceder 20 licencias de TV móvil

Así lo ha anunciado el ministro de Industria, Joan Clos

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, estimó hoy que "en estos momentos" las licencias para televisión de movilidad, que operarían a través del teléfono móvil, no podrán ser "más de 20". "La televisión por movilidad necesita espectro, si tenemos poco espectro tenemos que hacer pocas concesiones de televisiones en movilidad", explicó.

En la intervención con la que inauguró el encuentro 'Justicia y medios audiovisuales' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Clos precisó que estas licencias serán nacionales y que la ampliación de audiencias a otros públicos dependerá de la "gestión optimizada del espectro" que "está relativamente lleno".

"Si tenemos más espectro, podemos mas concesiones y tendremos televisiones para territorios más pequeños", señaló, en relación a la posibilidad de que existan televisiones de movilidad de carácter autonómico o local. Clos recordó la situación "relativamente peculiar" de España respecto a otros países europeos en relación con el uso del espectro radioeléctrico.

"Somos el país de Europa con más estaciones de televisión", aseguró, unas mil frente a ochenta de media en la UE. Una "profusión en la explotación" que se debe al reconocimiento a comunidades autónomas y ayuntamientos para emitir señales de televisión. Para el ministro, esta explotación "más intensiva" debe servir para "poner alertas" y "prevenir de cara al futuro".

Según Clos, el objetivo es situar a España "al frente" de los países europeos en el uso de esta nueva tecnología, cuya llegada consideró "inminente" y que generará "nuevas posibilidades" de negocio para empresas que se ocupan de los contenidos televisivos.

Los problemas de espacio en el espectro radioeléctrico centraron el discurso del ministro de Industria, quien consideró que la Televisión Digital Terrestre (TDT) "garantiza una explotación más sensata del espectro", motivo por el cual el Consejo de Ministros del pasado viernes fijó marzo de 2010 como fecha para el apagón analógico en España. "Francia y otros países con más potencia tecnológica no se atreven a ser tan contundentes", aseveró.

Clos aclaró que la TDT "comprime" más canales en el mismo espectro, algo que, a su juicio, se necesita "imperativamente". "Lo hacemos en aras a conseguir más espectro y generar mas capacidades económicas y de negocio", apuntó el ministro, que reconoció que esta decisión "obliga a la sociedad" a realizar inversiones "a un ritmo más acelerado de lo que algunos desearían", consecuencia que es "el precio a pagar para conseguir una gestión más óptima del espectro".

El ministro aludió a la Ley de Medidas del Impulso de la Sociedad de la Información que prepara su departamento y que el pasado viernes concluyó su fase de enmiendas en el Congreso de los Diputados. "Queremos poner orden de forma provisional en el sector", aseguró. REGULACIÓN "OBSOLETA" En este sentido, reconoció las "dificultades" que surgen con la regulación de las nuevas tecnologías, que "en el plazo de su tramitación queda obsoleta porque tecnológicamente aparecen nuevas opciones que requieren una nueva regulación". "La misma regulación del espectro es provisional, porque nadie nos previene sobre qué evoluciones va a tener su capacidad para ofrecer servicios", matizó.

Por ello, definió el de las telecomunicaciones como "lo más alejado imaginable de un sector estático" en el que la regulación jurídica se distribuye entre lo audiovisual y las telecomunicaciones, competencias que se reparten, respectivamente, las comunidades autónomas y el Estado.

"Los conflictos jurídicos probablemente vayan a crecer", auguró, ya que "la generación de actividades económicas basadas en el espectro emergen de forma poco predecible". Así, se refirió a un sector "en tensión" en el que se da una "presión" en los negocios de los medios de comunicación con una "capacidad de presión política inmensa".

Por su parte, el secretario de Estado de Telecomunicaciones y director del encuentro, Francisco Ros, se refirió al "dinamismo tecnológico y regulativo" de las tecnologías ante el aumento de usuarios y auguró también una "progresiva judicialización de los conflictos", al tiempo que destacó la necesidad de que la regulación jurídica se haga "con perspectiva y engarce internacional".

Por último, el jurista Ramón Trillo destacó el problema que supone regular sobre un espacio, el radioeléctrico, basado en conocimientos matemáticos y técnicos. "Nos vemos obligados a hablar de un espacio que muchos juristas no sabemos lo que es", dijo Trillo, quien abogó por compatibilizar la idea de libertad de mercado y protección a la competencia, y la obligación de prestar el servicio.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba