Programación Soraya, famosa invitada en el tercer "Esta casa era una ruina"

El miércoles 23 de enero, frente a "Sin tetas no hay paraíso"

Antena 3 ofrece el miércoles 23 de enero en prime time el tercer especial de "Esta casa era una ruina", según informa la cadena en su avance de programación. De esta forma, el reality presentado por Jorge Fernández se medirá a la nueva serie de Telecinco "Sin tetas no hay paraíso" y a la ficción americana de Cuatro "Anatomía de Grey", entre otras ofertas.

"Esta casa era una ruina" regresa tras la buena acogida que obtuvo en sus dos primeras entregas, en la noche del lunes 5 de noviembre y 3 de diciembre respectivamente, con una media del 18.8% de cuota y 3.349.000 espectadores. El programa producido por Zeppelin se ha convertido así en uno de los mejores estrenos de la temporada.

Soraya, famosa invitada en la siguiente reforma

La familia protagonista de este tercer programa, que vive en la localidad de Colmenar de Oreja (Madrid), contará con la presencia de la cantante Soraya, que estará a pie de obra para animarles a través de una baldosa de la casa, donde dejará impresas sus huellas.

Además, Soraya ofrecerá un mensaje muy entrañable dirigido a la familia de Nuria y Mario y enviará desde su concierto en Aranjuez un caluroso abrazo y saludo a toda la familia de Colmenar.

La familia está formada por Mario y Nuria (ambos de 27 años) y sus hijos: Noemí, de 9 años, y Eneko, de 6. Mario y Nuria se conocieron en una fiesta de cumpleaños cuando tenían tan solo 14 años y están juntos desde entonces.

A los 17 años, Nuria se quedó embarazada. Los comienzos para esta pareja no fueron fáciles. La familia de Nuria les costó aceptar el embarazo de su hija. Nuria y Mario querían vivir juntos pero no contaban con ningún ingreso para dar la entrada de una vivienda. Los padres de Mario les ofrecieron vivir con ellos en su casa de Fuenlabrada.

Unos años después, los padres de Mario se compraron una casa en una urbanización de Colmenar de Oreja, donde se trasladaron a vivir con su nuera, su hijo y la nieta Noemí. Sin embargo, la joven pareja y su hija querían tener su propio hogar y, con mucho esfuerzo, lograron tener su propia casa años después en el mismo Colmenar.

Mario y Nuria se casaron cuando ésta esperaba su segundo hijo. La boda fue muy austera. Nuria tuvo que llevar un traje de novia prestado y el banquete lo celebraron en el salón de la casa de su suegra. La luna de miel no iba a ser más que un viaje de tres días a Alicante. Pero el plan se truncó al estropearse el coche prestado en el que se desplazaban.

Mario trabaja como antenista, mecánico …, pero no tiene un contrato fijo. Nuria ha trabajado como camarera, cajera en una multinacional de hamburguesas …, empleos de poca duración y escaso salario.

La casa de Nuria y Mario necesita numerosas reformas. La cocina es pequeña, y está en la planta baja y el comedor en la planta de arriba. Así que cuando comen tienen que llevar la comida de una planta a otra a través de una escalera exterior. Las puertas y los suelos son muy antiguos y están muy deteriorados. Además, las ventanas no les aíslan del exterior y en invierno entra mucha humedad.

Los dos casos solucionados por “Esta casa era una ruina”

*  La familia Albacete, de Tordera (Barcelona), compuesta por María José Albacete, que mantiene a cinco de sus siete hijos: Nancy (15), Cristina (13), Sonia (11), Eric (5) y Jano (4), fue el primer caso que resolvió el espacio que presenta Jorge Fernández el 5 de noviembre de 2007. 

* La familia formada por María José, Jesús y sus tres hijos: Ismael (17 años) y las gemelas, Marta y Cristina (7 años), de Villarrubia de los Ojos, fue la protagonista de la segunda entrega de “Esta casa era una ruina”, emitido el pasado 3 de diciembre.

Diez días para transfromar una vivienda en ruinas

En "Esta casa era una ruina", un equipo de expertos tiene sólo diez días para realizar, en una frenética carrera contrarreloj, el milagro de convertir una vivienda en ruinas, esté en las condiciones en las que esté, en un hogar de cómodo, agradable y bonito.

Durante este tiempo, la familia es enviada a pasar unas vacaciones a un lugar lejano de su domicilio, y sólo cuando vuelven descubren sorprendidos el resultado de la transformación, una obra que en la vida real hubiera podido llevar varios meses.

Las familias que participan en el programa

El programa busca a familias que han pasado por circunstancias difíciles y que desgraciadamente no han podido cumplir el sueño de disponer de una casa en condiciones.

Muchas de ellas están pasando o han pasado por circunstancias difíciles: su casa ha podido ser víctima de una catástrofe natural, tienen problemas económicos, algún miembro ha sido víctima de una enfermedad, … En todos los casos hay un factor de desgracia o infortunio que les ha impedido hasta ahora poder reunir los recursos necesarios para poder hacer de su vivienda un lugar confortable, digno y agradable.

En el momento en que acuden al programa, su casa es una “ruina”. Ha llegado la hora de cambiar esta situación y de cambiar su vida. El programa tratará de hacerlo en un tiempo récord, potenciando además el espíritu de solidaridad de la comunidad en la que viven.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba