Artículo de interés La TV alemana rompe tabúes y une a germanos y turcos en una comedia

«Turco para principiantes» aborda los prejuicios con humor y huye de lo «políticamente correcto»

Por su interés, reproducimos a continuación un artículo de Anxela Iglesias publicado hoy en el diario La Razón

Mientras los políticos alemanes discuten los problemas de integración, su TV pública rompe moldes con una «sitcom» multicultural al más puro estilo americano.

Una mujer alemana de mediana edad, psicóloga, ecologista y partidaria de la llamada «educación antiautoritaria» se enamora de un hombre de origen turco y policía. Ambos deciden formar una familia junto a sus hijos y, de este modo, dos mundos que en la realidad discurren de forma paralela, sin apenas rozarse, se ven obligados a entenderse en la ficción.

La serie ju venil «Turco para principiantes» comenzó a emitirse esta semana en Alemania, mientras la clase política del país discute sobre los problemas de la integración. Todo el abanico de la sociedad germana multicultural, en la que viven cerca de tres millones de ciudadanos de ascendencia turca, están presentes en la comedia, que arranca en la cadena pública ARD avalada por los elogios de la crítica.

Una joven alemana en plena pubertad tiene que compartir ahora habitación con su hermanastra, una musulmana practicante que cubre su cabeza con un pañuelo y se levanta todos los días a las cinco de la mañana para rezar. Además se enfrenta a su nuevo hermano postizo, un machista prepotente que escribe a escondidas cartas de amor.

«Turco para principiantes», cuyo formato recuerda a las sitcom norteamericanas, quiere abordar los prejuicios con humor y huir de lo «políticamente correcto». Por eso se permite a los personajes emplear insultos tabú, como «nazis», y caer en tópicos sobre las religiones. Pero «también hemos tenido en cuenta donde están los límites. No es una serie que caricaturice a los turcos». Mi objetivo era trasladar los conflictos culturales al ámbito familiar, sin adentrarme en lo político», explica el autor y guionista Bora Dagtekin.

Él mismo procede de una familia mixta, algo que sigue siendo poco habitual en Alemania, y ha podido recurrir a su propia experiencia. «Hemos recurrido a las conductas típicas de ambos pueblos para explicar que todos deben poner de su parte». Para el guionista «ha llegado el momento de que nos riamos los unos de los otros», teniendo en cuenta que alemanes y turcos conviven ya desde hace más de cuatro décadas.

Eso es algo que ya hacen algunos miembros de la tercera generación de familias inmigrantes, como Kaya Yanar, impulsor de la llamada «comedia étnica». Pero la realidad es que continúan siendo excepción en la televisión germana y «los pocos papeles para ciudadanos de origen turco son de vendedores de comida rápida», según denuncia el experto en medios Michael Mangold.

Las relaciones entre ambas comunidades no siempre están marcadas por el humor que predica la nueva serie. La última prueba ha llegado de la mano de una película de cine que está causando furor entre los jóvenes de origen extranjero e indignación entre los políticos germanos. «El valle de los lobos", una superproducción turca ambientada en el convulso Irak, se ceba en los ataques a EE UU con mensajes antisemitas y anticristianos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba