Encuentro de UTECA La TV privadas dudan de que el apagón pueda hacerse en 2010

Y el Gobierno reafirma su compromiso

Las televisiones privadas expusieron hoy públicamente sus dudas acerca de la viabilidad de que el 'apagón analógico', esto es, el fin de las emisiones de televisión en ese sistema, pueda realizarse en 2010. Así lo plantearon en el encuentro anual de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), al que asistió para su clausura la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que, en su discurso, aseguró que el proceso de transición "va bien" y expresó su convencimiento de que los trabajos que se llevan a cabo permitirán cumplir los plazos previstos.

"Pero si quieren lo adelantamos, ya hablaremos de eso --bromeó De la Vega--. Hablaremos de eso", contestó a José Manuel Lara, que dibujó, según la vicepresidenta, "un panorama con más sombras que luces". Así, hizo hincapié en la necesidad de una "modernización" en el sector audiovisual, tanto en materia legal como tecnológica. En este sentido, hizo un balance de la actividad gubernamental positivo, con la consecución de la reforma de RTVE, y el "aumento de la pluralidad" con la aparición de nuevos canales.

En materia tecnológica, aseguró que la Asociación Impulsa TDT --integrada por el Gobierno, las cadenas privadas, la FORTA, RTVE y Abertis-- está "dando sus frutos", y puso como ejemplo la venta de descodificadores de Televisión Digital Terrestre (TDT), que asciende a 3,5 millones, "lo que equivale a 10 millones de personas" que han accedido al nuevo sistema. "Podríamos ir mejor pero vamos bien y hay que continuar", dijo De la Vega.

"Continuaremos en la misma línea porque estamos convencidos de que con la contribución de todos en 2010 estaremos dando un gran paso", aseguró. En el mismo sentido se manifestó hoy el ministro de Industria, Joan Clos, que aseguró en el Senado que el Gobierno logrará cumplir el objetivo de implantación de TDT en el plazo previsto.

Las previsiones que manejan las cadenas privadas, sin embargo, fueron expuestas con menos optimismo. El presidente de La Sexta, Emilio Aragón, fue el primero en situar el año 2010 como una de las "incógnitas" que condicionan el sector, dado que países europeos como Gran Bretaña han planteado retrasos en la implantación de la tecnología, en una fase más avanzada que el caso español.

En el mismo sentido se expresó el consejero delegado de Veo Televisión (licencia de TDT propiedad de Unedisa y Recoletos), Andrés Tejero, que lamentó la "escasísima ayuda pública" para la implantación de la nueva tecnología, y se mostró "pesimista" ante el "examen de la primera campaña navideña" con televisión digital. Tejero criticó el "insuficiente liderazgo de la Administración", que apoya el presupuesto de la citada asociación Impulsa con 9 millones de euros, la misma cifra que el resto del sector.

Frente a esta cantidad, Tejero puso en evidencia los costes que acarrea el lanzamiento de esta tecnología para las TV privadas, cifrados en 120 millones de euros para el conjunto: la mitad destinado al transporte de la señal, que corre a cargo de la empresa Abertis, mientras que la otra mitad corresponde a la inversión para dotar de contenidos a los nuevos canales.

Además, Tejero constató que la asociación la integran "amigos que hablan distintos idiomas" y añadió que, ante la ausencia del liderazgo de la Administración, si él representase a una de las cadenas ya implantadas en analógico "no haría nada por la TDT excepto remar en contra". "La decisión de ver la TDT es unilateral", dijo Tejero, por lo que "alguien tendrá que pagar la fiesta si la gente no se decide", añadió.

Por último, reclamó al Gobierno que "comience los apagones para demostrar que se puede hacer y que las preguntas y las respuestas empiecen a surgir". "Así es como se desencadenan el cumplimiento de los deberes", señaló.

Reclama al Gobierno que introduzca en los PGE de 2007 una reducción de publicidad en TVE, de 12 a 9 minutos

Las televisiones privadas reclamaron hoy al Gobierno que introduzca en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2007 una reducción de la publicidad en TVE que pase de los 12 minutos por hora estipulados por Ley para todas las cadenas a 9. Así lo pidió el presidente saliente de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), José Manuel Lara Bosch, en la clausura de las jornadas anuales de la asociación.

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, contestó que el Ejecutivo estudia "introducir restricciones adicionales" en esta materia, pero no precisó cuáles. De la Vega destacó que el Ejecutivo busca proporcionar al sector privado un "escenario fiable y seguro para que las cadenas puedan planificar sus actividades". Entre ellas, citó las de incluir en el contrato-programa de RTVE "restricciones adicionales" en publicidad, añadidas a las vigentes con carácter general.

La petición del presidente saliente de UTECA se extiende a idéntica limitación por medio del contrato-programa que regirá la gestión de la Corporación RTVE, mientras que por la vía presupuestaria se recoge esta repercusión de forma inmediata en las cuentas del Estado. La financiación mixta de los medios estatales ha sido criticada por miembros de la asociación en diversos foros públicos. Según reivindicó Lara Bosch hoy, esta reducción es una medida "vital" para el sector privado.

En el marco de esta jornada, el consejero delegado de Antena 3, Maurizio Carlotti, criticó el "hermetismo contable" del grupo RTVE pero puso en cuestión los beneficios de la reforma a partir de "los propios números de Pedro Solbes", ministro de Economía. Entre los aspectos que más criticó, se cuenta el "aumento sideral" de la facturación presupuestaria" de TVE (Radio nacional no incluye publicidad en su programación) hasta los 773 millones de euros para el año que viene.

Carlotti criticó que TVE sea la televisión pública europea "que más depende de la publicidad, el doble que la siguiente", y criticó que la cadena pública "haya aumentado la saturación" de sus espacios publicitarios, especialmente en el 'prime time', "a costa de empobrecer el mercado" bajando los precios con respecto a las tarifas de las privadas. En este sentido, criticó que el bajo precio de la publicidad no se corresponda con el alto coste de producción de cada punto de 'share' obtenido por La Primera y La 2.

Según sus cuentas, los costes conjuntos de Antena 3, Cuatro y Telecinco, suman 1.3000 millones de euros para una cuota conjunta de pantalla del 50 por ciento, esto es, que cada punto de audiencias cuesta a estas cadenas 26,3 millones de euros. Por contra, esa misma proporción, en el caso de ambas públicas es de 33,3 millones, un 26 por ciento más.

A su juicio, la actividad de TVE provoca "una distorsión del mercado debido a sus propias ineficiencias". El consejero delegado siguió con sus cuentas para asegurar que 9 minutos de publicidad por hora para las cadenas públicas "son suficientes". En una proyección con la misma audiencia conjunta, y el mismo coste de producción por hora que las privadas, el coste "razonable" de la actividad de TVE podría costearse con 9 minutos y 28 segundos de publicidad por hora. Esto supondría liberar para el mercado 162,9 millones de euros del total de 773 previstos para el próximo ejercicio.

Por ello, según sus conclusiones, la fórmula para una reforma de los medios públicos debería pasar por un "acortamiento del coste de servicio público y por tanto de la aportación del estado", así como de una reducción "progresiva" del tamaño de la actividad comercial, "que permita liberar recursos para el sector que aceleren la penetración de la TDT y faciliten la subsistencia de operadores que ya hayan entrado".

Según sus cálculos, para el nuevo escenario de canales digitales, de los tres ámbitos, serán necesarios hasta 1.424 millones de euros de inversión publicitaria para su supervivencia.

Reforma de los medios públicos

La reforma de la televisión pública fue repasada por Carlotti, que calculó que cada hogar paga anualmente 48,2 euros al año para mantener la cadena estatal, a los que se suman otros 49,6 que cuestan las autonómicas a cada ciudadano, más que lo que pagan franceses e italianos, según sus cuentas. En términos globales, ambos conceptos suponen hasta 1.500 millones de euros.

Por partes, negó que la reforma de RTVE suponga una reducción de gastos, sino que la suma del coste de la corporación (1.209 millones) más el del ente en liquidación (548 millones) supondrán un 14 por ciento más que el año anterior, hasta 1.757 millones en total, algo a lo que Carlotti no encontró justificación atendiendo a la reducción de costes en concepto de compras de derechos deportivos.

De la misma manera, la aportación del estado al ente en liquidación y a la nueva Corporación tampoco será "más eficiente", ya que para 2007 se prevé un aumento del 6,6 por ciento, hasta un global de 858 millones de euros.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba