Artículo de interés Las TV descubren el valor del web streaming como herramienta eficaz de promoción y marketing

Algo que las compañías discográficas nunca aceptaron: entregar sin cargo sus productos (aunque sea temporalmente) para ganar un formidable impulso promocional

Por su interés, reproducimos a continuación un artículo publicado hoy en la web theslogan.com

A la televisión norteamericana no le asusta la idea de entregar sin cargo programas estelares para que puedan verse online en las computadoras personales, porque han descubierto que detrás de la nueva técnica del “streaming” hay una poderosa herramienta promocional. La tendencia está en ascenso vertical y cada vez hay más interés por parte de las cadenas estadounidenses.

Las redes norteamericanas de tv están cada día más entusiasmadas con algo que las compañías discográficas nunca aceptaron: entregar sin cargo sus productos (aunque sea temporalmente) para ganar un formidable impulso promocional.

En las últimas semanas, los capítulos inaugurales de Fat actress y Project greenlight –de fuerte adhesión de la audiencia- fueron puestos a disposición del público para ser vistos durante el mismo día y la primera semana posterior a sus estrenos en la pantalla.

En el mes en que se lanzó la serie Battlestar galactica, su web streaming -el nombre que recibe la nueva técnica de ver un programa en la computadora sin hacer un download definitivo-, el episodio fue reclamado 150 mil veces por el público. Fat actress, por su parte, fue seguido por más de 175 mil usuarios de Yahoo! en los primeros dos días que estuvo disponible.

“Las redes están cada vez más excitadas con tomar parte en este tipo de promociones”, dice Patricia Karpas, vicepresidente y manager general de AOL Television, que produjo la premiere de Project greenlight el 15 de marzo. “Ellos están viendo que así pueden evitar completamente el clutter” (un término que tradicionalmente alude al amontonamiento de programas o avisos).

Cuestión de costumbre

“La gente se está acostumbrando a mirar los programas más largos en sus computadoras”, señala Bob Greenblatt, presidente de la sección entretenimientos de Showtime, que debutó con Fat actress el 7 de marzo. Como una red de cable pago, según Greenblatt, Showtime no estaba demasiado preocupada por el efecto que podría tener la técnica en el rating de televisión. Además, la exposición que tiene el show por esta vía “es invalorable”, afirma.

“Cuesta mucho menos que poner un DVD dentro de una revista”, sigue el directivo, “cosa que Showtime hizo meses atrás con Huff. Pero con Fat actress, necesitábamos que la gente viera este show para tener un sentido de lo que era, y recién ahí desembocar en un proceso más ambicioso: que adquieran una suscripción a Showtime”.

Jason Klarman, vicepresidente senior de marketing de Bravo, empresa que distribuyó un episodio de Queer eye for the straight girl, en enero pasado por AOL, señala que “no se puede transmitir el contenido de un programa de TV en un aviso de 30 segundos. Si alguien cree que el contenido es bueno, como nosotros pensamos, no hay mejor vehículo de marketing que mostrar el show completo”.

Crear un impacto online con un episodio completo de un programa se está convirtiendo en una herramienta “caliente” de marketing. A tal punto que la propia BBC estaría detrás de la reciente distribución online “no autorizada” de un episodio de su serie Dr.Who.

Las dos vías

Hasta ahora, la forma más común de ver un programa de TV en la computadora era reproducir los archivos de medios -audio y video- con plug-ins o aplicaciones específicas.

El web streaming es diferente: no realiza un download permanente, pero tampoco tiene las interrupciones que suelen ocurrir durante la reproducción directa de los programas. Se produce una ligera desmejoría en la calidad visual, pero, a cambio, el “streaming” no requiere tener grandes espacios disponibles en el disco de la computadora para seguir el programa, como sí ocurre con el otro sistema. Nadie duda que en poco tiempo más el “online streaming” será un fenómeno ampliamente extendido.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba