TV Internacional La TV inglesa muestra por primera vez la edición "tramposa" del Millonario ante 15 millones de espectadores

Se emitió este lunes como parte de un documental que superó en audiencia a la polémica entrevista de Michael Jackson. La productora Celador piensa llevar a Hollywood la historia de Charles Ingram y su fraudulento plan para ganar el millón de libras

Una media de 15 millones de espectadores siguieron este lunes 21 de abril un documental de la ITV sobre el escándalo del fraude cometido en la versión inglesa del concurso Quién quiere ser millonario. Se trata de la audiencia más alta conseguida por un programa de actualidad en la televisión inglesa desde que la BBC1 retransmitiera el funeral de la Princesa Diana en 1997, según informa el diario Media Guardian. Llegó a tener picos de 17 millones de espectadores y ha superado en un millón la audiencia registrada en febrero por la polémica entrevista de Martín Bashir a Michael Jackson, seguida entonces por 14,1 millones de británicos.

Más de la mitad de la audiencia, 55,9% de cuota, sintonizaron con la ITV para ver el documental de 90 minutos de duración, titulado Millonario: a Major Fraud (Millonario: un grave fraude), que incluía la emisión íntegra de la edición grabada en septiembre de 2001 en la que el comandante Charles Ingram hizo trampas hasta conseguir hacerse con el premio final de un millón de libras, un material inédito que la ITV había decidido no emitir hasta que finalizara el juicio.

Esta curiosa historia y todo el proceso judicial que culminó el pasado 7 de abril con la condena de los tres acusados ha tenido al país en ascuas durante meses, pero el episodio en el que Ingram ganaba fraudulentamente el millón de libras no se había emitido hasta ahora, un año y medio después de que se produjeran los hechos. Por fin, este lunes, los británicos tuvieron la oportunidad de ver por primera vez cómo el comandante Ingram daba las respuestas correctas después de escuchar los tosidos en clave que emitía su cómplice entre el público, el profesor de Universidad Tecwen Whittock.

La famosa pregunta del millón

Por ejemplo, la famosa pregunta final del millón de libras era la siguiente: “¿Cuál es el nombre correcto para designar al número 1 seguido de 100 ceros?”. Ingram vaciló entre las respuestas posibles: “Creo que es un 'nanomole' pero también podría ser un 'gigabite'... No creo que sea 'googol'". Justo en ese momento se oyó un tosido e Ingram eligió 'googol' como la respuesta correcta. El público rompió en aplausos cuando se supo que el comandante había acertado y ganado el millón de libras, ante la sorpresa del presentador, Chris Tarrant, que le felicitó perplejo: “Es usted el concursante más increíble que he tenido nunca”.

Presentado por Martín Bashir y producido por el equipo del programa Tonight, el programa también mostró por primera vez cuál fue el papel de Diana Ingram, quien también ayudó a su marido tosiendo en una de las preguntas cruciales y a quien se ve durante el programa lanzando continuas miradas nerviosas a Whittock.

Los micrófonos del plató también recogieron al profesor cómplice preguntando a los otros concursantes que se encontraban de reserva entre el público por las respuestas correctas para después transmitírselas al comandante en forma de 19 sonoros tosidos.

Entrevistado el martes por la BBC1, el comandante Ingram insistió en su inocencia: “Yo no noté ni oí ningún tosido aquella noche. Los fragmentos emitidos en el documental no son representativos en absoluto del ambiente que se vivió en el plató ese día”. “Todo esto ha sido muy humillante y catastrófico para mi familia”, añadió.

El caso será llevado a la gran pantalla

Celador, la productora independiente responsable de la versión británica de ¿Quién quiere ser millonario?, está convencida de que esta historia tiene todos los ingredientes para convertirse en una taquillera película de Hollywood. De hecho, ya ha confirmado que está en negociaciones con varios estudios cinematográficos para llevar a cabo el proyecto.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba