Investigación TVE acusa a Ángela Rodicio de haberse apropiado de 36.000 euros y propone su despido

La investigación del Departamento de Personal cifra en más de seis millones de pesetas los gastos personales de la corresponsal cargados a la cadena en 2003, según publica el diario "La Razón". Publicamos por su interés el artículo de María Penedo en el mencionado diario

La Dirección de Personal de TVE concluye que la ex corresponsal en Jerusalén, Ángela Rodicio, incurrió en una falta muy grave al justificar como gastos de producción 36.147 euros destinados a uso personal. El comité de empresa pide una pena menor, con reembolso del dinero reclamado.

El expediente informativo abierto a la periodista de TVE Ángela Rodríguez González (de nombre artístico, Ángela Rodicio) por la Dirección de Personal de TVE por las supuestas irregularidades cometidas durante su estancia en Israel como corresponsal de Jerusalén concluye con una propuesta de despido «con pérdida de todos los derechos en TVE» por la comisión de una falta muy grave.

El expediente, al que ha tenido acceso LA RAZÓN y que no será definitivo hasta que lo firme el director general de RTVE, considera suficientemente acreditado que Rodicio, que fue apartada de sus funciones de manera fulminante el pasado 22 de diciembre, «ha dispuesto de fondos de la empresa de forma irregular y para uso particular por importe total de 36.147,20 euros». Esta cifra ha sido dividida por la Dirección de Personal de forma que 16.667,02 euros corresponden a pagos efectuados de agosto a diciembre de 2003 (tiendas de ropa, joyería, artículos de regalo); 8.404,43, al saldo que debería figurar en la cuenta de la caja de la corresponsalía y que, según las verificaciones efectuadas por el personal de TVE desplazado a Jerusalén, carecía de fondo alguno; y 9.075,75, a otros pagos realizados entre enero y diciembre de 2003 justificados por la corresponsal como gastos de producción y que, según la investigación, son «pagos particulares (empresas de antigüedades, regalos, etc.».

En el pliego de cargos que acompaña la relación de hechos investigados por la Dirección Económica-Financiera «se verifica ‘a priori’ que en el lapso temporal referido (último semestre de 2003) utilizó, con fines estrictamente personales, cheques bancarios y tarjeta de crédito Visa de titularidad personal, vinculada a la cuenta aperturada por Televisión Española, S.A., en el Banco Leumi de Jerusalén, a fin de cubrir los gastos de producción de dicha corresponsalía». En los fundamentos de derecho, la Dirección de Personal afirma que «la esencia del incumplimiento constatado no está sólo en el perjuicio económico causado, sino en el quebranto que supone la transgresión de la buena fe depositada y de la lealtad debida, al configurarse la falta por ausencia de valores éticos, valorándose de forma grave y culpablemente su actuar habida cuenta de la responsabilidad ostentada en calidad de Jefe de la Corresponsalía de TVE en Jerusalén». Reprocha también a Rodicio la Directora del Área de Personal de TVE, Milagros Hernández, su «modus operandi» para camuflar esas actuaciones y recuerda, a modo de ejemplo, que extendió justificaciones de gastos, «acompañadas de facturas falsas elaboradas por ella misma», y que propuso al conductor de la corresponsalía «que manifestara que la Sra. Rodríguez (Rodicio, para los espectadores) le había entregado 5.000 dólares».

Uno de los conceptos más utilizados por Ángela Rodicio en las facturas que justificaban los gastos es el referido a las sucesivas reparaciones del coche blindado de la delegación, un Land Rover de 1994, que, según el testimonio del conductor del vehículo, Haled Abu Laban, recabado por la letrada de TVE en dicha corresponsalía, Betty Nulman, «no recibió ningún tratamiento en ningún taller de arreglos». Es más, recuerda que «una vez el automóvil no se encendía, le cambié la batería en el parking de la oficina en el edificio JCS y la corresponsal responsable, Ángela Rodríguez, no aceptó reintegrarme el costo del arreglo, como 1.760 NIS» (pago en moneda local).

Averías inexistentes

La investigación de TVE ha podido, así, comprobar que las facturas justificadas como «Arreglo aire acondicionado coche blindado», «Cambio batería coche blindado», «Revisión coche» y «Caja de cambio» corresponden en realidad a pasminas en la boutique Thehearne&Bear de Londres (800 euros), Giorgio Armani en Roma (1.468 eruos), Hotel Senator en Roma (681 euros) y la boutique de Cartier en el aeropuerto de Fumichino en Roma (1.057 euros).

En su declaración ante la letrada de TVE , el pasado 21 de diciembre, el conductor explica que la corresponsal le llamó ese mismo día, «a las 8:26 de la mañana», para pedirle que dijera a los representantes de TVE en Jerusalén que ella le había dado un adelanto de 5.000 dólares «para financiar la construcción de mi casa». Pues bien, el conductor afirma que «es cierto que en el pasado pedí un adelanto, pero ella se negó diciendo que no tiene dinero disponible porque necesita el dinero para el viaje que hizo a Estambul».

En la exhaustiva investigación llevada a cabo por TVE, se contactó con el cámara AbHamud, a quien Rodicio atribuyó determinados pagos entre enero y mayo de 2003 (ver gráfico) por trabajos en Cisjordania, y que manifestó que sólo trabajó con ella una vez en 2002.

Por su parte, la administrativa de la corresponsalía, Jessica Lasky, reconoció a los investigadores de TVE que «muchas veces me pedía (Rodicio) que buscara nombres para ponerlos como invitaciones en restaurantes, las cuales ella firmaba después». Y recuerda también que «cada vez que veía un gasto personal de ella me decía que ella pondría el dinero en la caja que ella manejaba y le escribiría a España que se trata de un gasto personal».

En sus alegaciones, la ex corresponsal de Jerusalén entiende que la documentación que sirve de base a las acusaciones se ha obtenido mediante la vulneración de su derecho a la intimidad, al acceder a los movimientos personales de su tarjeta a través de internet, y recuerda que en plena investigación de su gestión contable, depositó 10.000 dólares ante el Cónsul General de España, supuestamente con la intención de reintegrarlos en la caja de la corresponsalía.

La propuesta de despido de Rodicio no ha sido respaldada por el comité de empresa que, con la excepción de los representantes de UGT, valora la medida como «desproporcionada». El comité entiene que sería más adecuado exigirle el reembolso de las cantidades reclamadas y aplicar una suspensión de empleo y sueldo por un periodo a determinar por la empresa. En la actualidad, Ángela Rodicio ha retornado a su puesto de trabajo en Madrid, y está asignada a «Informe semanal», donde cumple un horario de 08:00 a 15:00.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba