Enero y febrero TVE, líder de la contraprogramación

Los incumplimientos de la cadena pública han aumentado a medida que ha visto cómo caía su audiencia, según una información de Mariví Casanueva en El Mundo que reproducimos a continuación

En los dos primeros meses del año, TVE tiene el dudoso privilegio de liderar el ranking de incumplimientos de la norma que obliga a las televisiones a anunciar con 11 días de antelación su programación. La fuerte crisis de audiencia y los problemas financieros de la cadena pública justifican el baile de programas, más allá de los impuestos por la actualidad.
Antena 3 es la segunda por infracciones acumuladas en enero y febrero, mientras Telecinco prácticamente no ha cometido ninguna. Claro que esta cadena lidera la audiencia y, además, fue multada por el Gobierno el pasado mes de octubre con 350.000 euros por contraprogramar.

Fuentes del sector calculan en unos 20 los cambios de programación de TVE tanto en enero como en febrero, en relación a la anunciada con los 11 días de antelación previstos en la ley. En el caso de Antena 3 serían 11 en enero y 19 en febrero, mientras Telecinco se limitó a realizar dos modificaciones en el primer mes del año.

De todos esos incumplimientos, no todos tienen la consideración de contraprogramación, según los criterios de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones, responsable de abrir los correspondientes expedientes -informativo, primero, y sancionador, después- cuando detecta irregularidades. Desde Telecomunicaciones no se han querido pronunciar sobre la contraprogramación de estos meses, a pesar de que en ocasiones anteriores sí han hecho públicos los expedientes, incluso cuando sólo eran informativos.

Pero sí han requerido a las televisiones para que justifiquen, si pueden, algunos de los incumplimientos. Las alegaciones son variopintas y en algunos casos reflejan, cuando menos, imprevisión por parte de las cadenas.

El pasado 6 de enero, día de Reyes, TVE programó Veo Veo y luego ofreció Pokemon 3. Ante el requerimiento del Ministerio de Industria y Telecomunicaciones, la televisión pública alega lo siguiente: «Todas las galas de los premios Veo Veo tienen llamadas del público en directo. Al tratarse de un día festivo, la dirección de producción de programas tenía que habilitar un estudio y establecer turnos especiales de personal, por lo que decidió pasar la emisión a un día no festivo, el 8 de enero».

Más imprevisión. El 15 de enero TVE programó Grandes Series (Blasco Ibañez) y, finalmente, ofreció la miniserie Las Brumas de Avalón, porque los derechos de emisión del último pase de ésta caducaban ese mismo día.

Las alegaciones de TVE son algo más farragosas cuando intentan justifican ante el Ministerio algunos de los incumplimientos del mes de febrero. Sólo dos ejemplos con un auténtico baile de películas. El 5 de febrero emitió el largometraje Phenomenon en lugar de El fin del romance, porque éste último «tenía una calificación para mayores de 13 años, pero una vez visionada se apreció que era adecuada para mayores de 18 años».

Los cambios repercutieron además en el día siguiente, 6 de febrero, cuando no se dio Espartaco, anunciada con 11 días de antelación, y se emitió La niñera y el presidente. Ante la petición de explicaciones por parte del Ministerio, los responsables de TVE dan una extensa y compleja justificación. Afirman que «la larga duración de la película anunciada -Espartaco-, hacía imposible poder terminarla a las 13.45 horas, momento en que se produce la desconexión de Cataluña para que esta comunidad emita su informativo regional.Por este motivo se sustituyó por el largometraje La niñera y el presidente y a continuación Mucho viaje».

Al haber utilizado la película Phenomenon el sábado 5 de febrero, «se buscó otra más corta para el domingo 6, a la que se unió, en lugar de la serie The OC, el largometraje Espartaco, que se tenía que emitir por motivos de caducidad de derechos y se había levantado» previamente. Hasta ahí la justificación de TVE, que insiste, no obstante, en su «claro deseo de respetar al máximo la programación que se anuncia anticipadamente». Los responsables de la pública añaden que «el hecho de tener dos cadenas dificulta a veces ese propósito». Sobre todo porque «hay eventos deportivos cuya duración varía a veces en relación con la estimada», añaden las mismas fuentes.

Antena 3 sigue de cerca a TVE en cuanto a incumplimientos. La cadena controlada por el Grupo Planeta contraprogramó el día del lanzamiento de la serie Lobos. En esta ocasión, la triquiñuela no le valió de nada y al poco tiempo repitió la operación en sentido contrario, para retirarla ante la falta de audiencia.


Continuos cambios

Las irregularidades de Antena 3 afectan a series, películas y también programas con continuados cambios de horario entre ellos. Del 14 y el 18 de febrero, la cadena emitió todos los días a las 16 horas La vida es Rosa, a pesar de haber anunciado el resumen diario de Aventura en Africa. A diferencia de TVE, la cadena privada ha rechazado comentar las razones de los numerosos incumplimientos que ha tenido en los dos primeros meses del año.

Las modificaciones de Antena 3 también han afectado a la emisión de películas para evitar perder derechos que caducaban y evitar llevarlos a pérdidas en la cuenta de resultados. Para conjurar esta posibilidad, la cadena se arriesga a pagar una multa si Industria no acepta la correspondiente alegación. Su consejero delegado, Maurizio Carlotti, ha señalado en alguna ocasión que «la ley es imposible de cumplir» y que si le obligan a pagar, pagará.

Tanto Antena 3 como Telecinco han reclamado insistentemente el cambio de la ley, al considerar que fue «un favor» del Gobierno de José María Aznar a algunos editores.

Los buenos resultados de audiencia y el temor a las sanciones son, probablemente, lo que ha llevado a Telecinco a cumplir casi escrupulosamente la legislación. Y es que la cadena fue multada el pasado mes de octubre con 350.000 euros por «una infracción grave». La sanción del Consejo de Ministros todavía levanta sarpullidos en la cadena controlada por Mediaset. En aquél momento, desde TVE se aplaudió la medida como «adecuada para evitar una contraprogramación excesiva».

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba