Análisis Telebasura: Vuelve el debate

La preocupación por la calidad televisiva y la defensa de la libertad informativa han generado 14 movimientos en las últimas dos semanas

Los medios de comunicación han retomado el debate de la “telebasura” en los últimos quince días con más virulencia que nunca, aunque ahora la cruzada contra la supuesta “mala calidad” de la televisión parece centrarse fundamentalmente en el horario de protección infantil. Desde el pasado 22 de septiembre hasta hoy, 7 de octubre, se han sucedido las protestas, sugerencias o decisiones en relación a este asunto:

- 22 de septiembre: El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, pide un debate "abierto y solvente" sobre la telebasura y su incidencia en los menores y anima a participar a constitucionalistas, iglesias y otros agentes implicados como el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades.

- 22 de septiembre: Juan Luis Cebrián también arremete de nuevo contra la telebasura, declarando que la deben controlar "los basureros" que la programan.

- 24 de septiembre: Rodríguez Zapatero, Presidente del Gobierno, muestra su preocupación por la baja calidad de los contenidos en horario infantil y promete que se reunirá con el Defensor del Pueblo y el Defensor del Menor de Madrid.

- 27 de septiembre: TV Canaria destaca en la presentación de su nueva temporada que elimina de su programación la crónica rosa, género paradigmático de la llamada “telebasura”.

- 27 de septiembre: la Junta Ejecutiva de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FELGT) denuncia la denominada telebasura y llama a los profesionales del periodismo para que se nieguen a participar «en programas que degradan la profesión periodística».

- 28 de septiembre: Paolo Vasile carga contra Juan Luis Cebrián en una entrevista a Invertia y le acusa de moralista cuando "es el único que vende porno en España".

- 29 de septiembre: El Colegio de Periodistas de Barcelona denuncia a los programas del corazón por vulnerar la ley.

- 30 de septiembre: Vuelven los rumores sobre la supresión de “Tómbola”, considerado el “germen de la telebasura” para los detractores de este tipo de televisión. Canal 9 se plantea (aunque no es la primera vez que lo hace) no prorrogar su veterano espacio de corazón cuando venza su contrato en diciembre.

- 30 de septiembre: Telecinco reúne a todos sus responsables de programas para fijar las pautas de autorregulación en horario infantil.

- 4 de octubre: La APM expresa al Rey su preocupación sobre el peligro de censura en el control del ejercicio periodístico que puede suponer el acoso a la "telebasura" .

- 4 de octubre: Asuntos Sociales prepara un protocolo de colaboración con las cadenas para velar por la TV infantil.

- 5 de octubre: La Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) critica que la APM cuestione la creación de un Consejo Audiovisual.

- 5 de octubre: RTVE firma un convenio con el CAC (Consejo Audiovisual de Cataluña) que prevé que el ente público se haga cargo de la difusión de la Oficina de Defensa de la Audiencia del CAC en sus medios. Caffarel considera al “CAC” un referente para el futuro consejo del audiovisual que prepara el gobierno español.

- 6 de octubre: Caffarel pide a Piqueras y Menor las medidas necesarias que eviten contenidos inadecuados en horario infantil.

Nunca antes se habían dado tantos pasos relacionados con la "telebasura" en un período tan corto de tiempo. Pero, de momento, ni los medios de comunicación ni los sectores implicados parecen ponerse de acuerdo en las tres cuestiones fundamentales sobre las que gira el debate:

• Qué es la “telebasura”,

• Quién es el responsable

• Y cuál es la solución (si es que realmente hay un problema).

Las principales quejas se dirigen a los profesionales de la TV, pero éstos echan la "culpa" a los espectadores, que son quienes la demandan. Otros acusan directamente al Gobierno, por no hacer cumplir la ley. Mientras unos piden la retirada fulminante de estos programas, sea cual sea la franja en la que se emitan, otros limitan sus quejas al horario infantil. Y algunos sectores abogan por la creación de un Consejo Audiovisual, al tiempo que otros alertan del peligro de censura sobre la profesión periodística.

Básicamente, el objetivo del debate es conseguir que la televisión ofrezca contenidos de más “calidad”. Pero aquí surgen las primeras contradicciones, en la dificultad de definir de manera objetiva los conceptos de “calidad” y “telebasura” que obliga siempre a entrecomillarlos. Si tuviéramos que elaborar una lista con todos los programas que han sido tachados por alguien de “telebasura”, probablemente sólo se salvarían los informativos y documentales (y depende cuáles).

Ni siquiera parece fácil elaborar un criterio común que determine lo que es bueno o malo para los niños. Por poner un ejemplo reciente, TVE reprendió a Juan Ramón Lucas en el estreno de su programa el viernes pasado, entre otras cosas, por haber emitido un desfile de lencería en horario de protección infantil. Seguramente, más de un padre considerará que no hay nada malo en que sus hijos vean un desfile de lencería y quizá les preocupe más que vean otro tipo de contenidos, que variarán en función del criterio o la permisibilidad de cada padre.

En definitiva, el debate de la "telebasura" nos lleva a una espiral de dudas y contradicciones a las que cada vez resulta más complicado encontrar respuesta. Vertele ha pretendido responder hoy a la primera y más importante de estas cuestiones, “¿Qué es para usted la “telebasura?”, a través de la recopilación de definiciones del término que han hecho hasta ahora periodistas, críticos, ejecutivos de televisión, actores, presentadores, etc.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba