Novedades Telecinco dará las Campanadas desde la casa de "Gran Hermano"

En octubre arranca la cuarta edición del reality show con importantes novedades. La casa de Guadalix de la Sierra se convierte en un dúplex con piscina climatizada. Por primera vez, los concursantes despedirán juntos el año y tomarán las uvas delante de todos los españoles

La cuarta edición de Gran Hermano calienta motores para aterrizar en la parrilla de Telecino a comienzos de octubre, "con grandes e importantes cambios con respecto a las entregas anteriores", según han informado a Vertele fuentes cercanas a la producción del reality show.

Sin duda, la novedad más importante que trae esta cuarta edición está en el cambio de estación. Gran Hermano IV transcurrirá de octubre a enero, y los doce concursantes –que serán seleccionados por el equipo del programa esta misma semana- tendrán que renunciar a los bañadores, el sol y el calor por los abrigos, la lluvia y el frío.

Tomarán las uvas juntos para toda España

Los guionistas de Gran Hermano también tendrán que adaptarse a la nueva edición “otoño-invierno”, adecuando las pruebas que idearán para los inquilinos de Guadalix de la Sierra a la nueva estación y a los acontecimientos y fechas más señaladas de los últimos meses del año. En este sentido, los concursantes podrían celebrar la noche de Halloween en su verdadero día, el 31 de octubre; compartir una cena de fraternidad en Nochebuena; ser víctimas de bromas en el día de los inocentes, recibir la visita de los Reyes Magos el 6 de enero...

Lo que sí es seguro es que, por primera vez en la historia de Gran Hermano, los habitantes de la casa pasarán juntos la noche de Fin de Año ante la mirada de todos los españoles. Así, y dependiendo de cómo responda la audiencia a esta cuarta entrega del concurso, Telecinco planea retransmitir sus Campanadas desde la casa de Guadalix de la Sierra, como alternativa a las tradicionales despedidas de año en TVE y Antena 3.

Un dúplex para los habitantes de “Gran Hermano IV”

Otro cambio importante en la cuarta edición de Gran Hermano apunta a la reforma de la vivienda del concurso. Si en la pasada edición, la novedad consistió en transformar la famosa telecárcel de Guadalix de la Sierra en lo más parecido a un granja o casa rural, este año los productores de Gran Hermano han optado por modernizarla, dotándola de mayor lujo y comodidades, y acondicionándola para el otoño-invierno.

La casa de Guadalix de la Sierra está siendo reconvertida en un dúplex, con la siguiente distribución de habitaciones: los dormitorios en la planta superior y las zonas comunes –cocina, salón, confesionario y almacén- en la inferior. Además, las bajas temperaturas que acostumbra a tener la sierra madrileña durante los meses de octubre a enero no impedirán que los 12 concursantes se den los mismos chapuzones que sus predecesores en las anteriores ediciones veraniegas, ya que la piscina estará climatizada.

Mercedes Milá, a punto de dar el sí

La presentadora de la primera y segunda edición de Gran Hermano continúa en negociaciones con Telecinco para conducir la cuarta entrega del concurso. El acuerdo podría contemplar que Mercedes Milá presente, también en Telecinco y una vez concluya el reality show, un espacio de actualidad similar al que hizo la pasada temporada en Antena 3, Queremos saber más. Si finalmente Telecinco no alcanzase un acuerdo con la periodista catalana, la cadena baraja otros candidatos para situar al frente de las galas semanales, entre ellos Jesús Vázquez.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba