Vertele, en el rodaje Telecinco Cinema y De la Iglesia presentan a sus 'Perfectos desconocidos', con aires a 'Black Mirror'

Telecinco Cinema y De la Iglesia presentan a sus 'Perfectos desconocidos', con aires a 'Black Mirror'
Telecinco Cinema y De la Iglesia presentan a sus 'Perfectos desconocidos', con aires a 'Black Mirror'

Nos colamos en la nueva comedia del cineasta, en su reencuentro con Mediaset tras 8 años: "El cine español desde hace una década depende de ellos", dice el realizador del proyecto, remake de un filme homónimo italiano que le ofreció directamente Paolo Vasile. "La película es mía", insiste el director, rechazando la idea de producto de encargo para el que es su tercer largometraje en dos años. Belén Rueda y Eduard Fernández encabezan un reparto de campanillas en un filme que mira de reojo a Charlie Brooker y Polanski. "Ya no somos nosotros solos, somos nosotros y el móvil"

Estamos rodando. Siete comensales, con las caras de Belén Rueda, Eduard Fernández, Eduardo Noriega, Dafne Fernández, Ernesto Alterio, Juana Acosta y un irreconocible Pepón Nieto, recogen los platos antes de servir el tiramisú que tienen como postre. En la mesa, junto a la cubertería, los móviles de cada uno de ellos, boca arriba y a la vista. Por encima, el aire se ceba de reproches y pullas -o puyas, por lo aceradas que se sienten ciertos diálogos- que cruzan el diámetro de la mesa.

Que si uno tenía una casa en Teruel; que si cómo sufre este otro, con lo que dice que te quiere... Hay risas que se escupen impostadas, con los ojos puestos en el centro de mesa como en quien se sienta al lado, en tensión. La normativa impuesta por la anfitriona no deja lugar a equívocos: nadie puede tocar sus teléfonos, nadie puede esconder nada de esos apéndices electrónicos que sintetizan y esconden cuanto decimos ser y cuanto somos en verdad. Esos móviles desbloqueados y a mano de cualquiera nos convierten en 'Perfectos desconocidos', el título y el tema de la nueva película de Álex de la Iglesia, que rueda bajo el paraguas de Telecinco Cinema.

Flanqueado por Ghislain Barrois y Álvaro Agustín, consejero delegado y director de Telecinco Cinema respectivamente, y por su mujer y socia Carolina Bang (Pookepsie Films) y el productor Kiko Martínez (Nadie es perfecto), el director nos recibe mientras encarrila la filmación de un proyecto que le llega de manos del mismísimo Paolo Vasile. Se trata de un remake de 'Perfetti sconosciuti' de Paolo Genovese, gran triunfadora de la edición de este año de los Premios David di Donatello.

"Recibo este guion como recibo docenas, y este es de los pocos de los que digo, 'Hay que hacerlo'. El guion es espléndido'. "Llevábamos muchísimo tiempo queriendo volver a trabajar con él", apunta el CEO de la división cinematográfica de Mediaset. No trabajaban juntos desde 'Los crímenes de Oxford', allá por 2008. No es que no hubiera habido intentos entre medias. "Sí, pero entre que ellos tienen unas cuantas cosas que hacer, controlando el cine español, que desde hace una década depende de ellos, y que yo también he estado bastante liado, no pudimos".

Insiste en planteamiento coral en interiores opresivos: "Dramáticamente me resulta mucho más atractivo"

Por más que parta de material ajeno, "la película es mía", ratifica de la Iglesia, rechazando la idea de que se trate de un producto de encargo. No en vano, el libreto de partida, que se desarrolla en un contexto claramente italiano, ha sido adaptado con su inseparable Jorge Guerricaechevarría para conferirle ese aura intrínsecamente española. "Es curioso cómo se puede interpretar una misma frase de mil maneras. Ellos adoptan una posición bastante fría para los personajes, cosa que está muy bien porque así oyes los diálogos; y a mí me apetece sentir la película, sentir que estás cenando con ellos".

Más allá del impacto que implica la ambientación aburguesada y, si se quiere, distinguida frente al casticismo de propuestas anteriores, lo que cuenta 'Perfectos desconocidos' supone una continuidad en la retórica del cineasta bilbaíno. Inmerso en una espiral estajanovista de producción (en apenas un año ha estrenado 'Mi gran noche' y encadenado el rodaje de 'El Bar', producida por Atresmedia Cine, con esta), de la Iglesia reincide como en sus dos referencias previas en encerrar a un reparto coral en un interior más o menos cotidiano para hacer tensar las relaciones entre ellos. "Dramáticamente me resulta mucho más atractivo. Casi todo el que dirige se da cuenta de que no es un problema de formato o de caparazón, sino de cuáles son las relaciones entre los personajes. Se van a notar más las tensiones, y conviertes el espacio en un mundo en el que los personajes se mueven y chocan contra la cáscara", nos responde.

Si unos estudios de televisión albergaban el astracán en que se convertía 'Mi gran noche', y el salón de un tasca típicamente madrileña es el escenario de 'El bar', esta comprime el conflicto en el espacio más reducido de todos, el comedor de un piso del centro burgués de Madrid, cuyos interiores (el 90% de la película), se ruedan en los platós de VAV a las afueras de Leganés, pared con pared con los sets de 'El secreto de Puente Viejo'.

Mirando de reojo a Polanski y 'Black Mirror': "Ya no somos nosotros solos, somos nosotros y el móvil"

Si hablamos de televisión, no obstante, la referencia casi obligada es 'Black Mirror', y más concretamente el episodio 'Tu historia completa', perteneciente a la primera temporada de la antología: aprovechando un eclipse lunar que parece haber paralizado la ciudad, este grupo de amigos y comensales propone un juego con el que pasar la velada, consistente en dejar sus móviles al alcance de la mesa y dejar que todos descubran quién los escribe, quién los llama y qué esconden a sus partenaires.

"Ya no somos nosotros solos, somos nosotros y el móvil, y eso genera un cambio de conducta radical. La película se basa en eso, lo que ocurriría si ese objeto preciado, tan importante como un brazo o una pierna, en un momento determinado lo compartes con todos", explica. "El móvil es parte de nuestra alma e incluso una parte de nuestra cabeza que incluso nosotros desconocemos, casi el inconsciente. Ahí está todo lo que forma parte de nuestro comportamiento, pero también cosas que no queremos enseñar ni a nosotros mismos".

De la Iglesia se resiste a ver algo de sus 'Perfectos desconocidos' en el espejo negro de Charlie Brooker, y precisa que en lo que a tono se refiere, su próxima obra se acerca más a 'Un dios salvaje' de Roman Polanski. Como aquella, el grueso del relato transcurre en un domicilio y se basa en el cuestionamiento de las relaciones entre los pares.

Tres parejas reconocibles y Pepón Nieto de alter ego

En este caso son tres parejas las que se reúnen para tan incómodo convite: Belén Rueda y Eduard Fernández (una psicóloga y un cirujano plástico, los que reciben al resto y "los que más sufren"), Ernesto Alterio y Juana Acosta (una pareja de abogados), y Eduardo Noriega y Dafne Fernández (un fogoso taxista y su última y aparentemente cándida nueva novia). "Está todo bastante pensado. Me gusta no elegir a la gente no solo por lo que pueden hacer sino por lo que representan", afirma el director sobre la composición de los dúos.

No en vano, los dos primeros vienen de trabajar juntos en 'La noche que mi madre mató a mi padre'; y los segundos son matrimonio en la vida real. "Se entienden de maravilla y pueden ser muchísimo más crueles que actores que no se conocen, porque conocen los mecanismos de una pareja". El séptimo en discordia es Pepón Nieto, en la piel de un improbable y melenudo profesor de gimnasia, que ejerce de alter ego del realizador. "Me resulta atractivo que los actores añadan densidad a los personajes".

De la Iglesia a destajo: "Antes no trabajaba con un equipo como con el que trabajo ahora"

Con la filmación habiendo sobrepasado ya el ecuador de sus siete semanas previstas, 'Perfectos desconocidos' tiene lugar mientras 'El bar' ultima su post-producción, con vistas a su estreno el 24 de marzo de 2017. A estos dos proyectos hay que sumarle el apadrinamiento a través de Pookepsie Films de 'Pieles', la ópera prima de Eduardo Casanova; y no hay que olvidar el desarrollo a largo plazo de su soñada película sobre 'El Santo', el popular héroe y luchador mexicano, en lo que se espera sea una gran coproducción internacional.

El revolucionado ritmo de trabajo que se ha marcado Alex de la Iglesia se justifica en que "antes no trabajaba con un equipo como con el que trabajo ahora". "Estaba más solo y me costaba más llevar los proyectos. Tengo a Kiko y a Carolina, que están haciendo una labor para que todo eso ocurra. Estamos superponiendo tareas que antes llevaba yo por mi cuenta".

"Cuando la estrenemos le añadiremos lo que hace especial a nuestras películas, la promoción"

En lo que respecta a esta, la distribución correrá a cargo de Universal Pictures, sin que haya fecha de estreno prevista por el momento. El futuro a corto plazo de Telecinco Cinema ya viene de por sí cargado de propuestas y aspiraciones: con 'Un monstruo viene a verme' arrasando en las taquillas, acaba de arrancar la post-producción de 'Marrowbone' de Sergio G. Sánchez y 'Es por tu bien' de Carlos Theron, mientras se trabaja en otra de sus grandes apuestas para reventar los multicines, 'El cuaderno de Sara', que firmará Norberto López Amado con Belén Rueda como cabeza de cartel.

Entre tantas propuestas, esta destaca como "el ideal" al que se aspira en Mediaset, por la conjunción de un director de prestigio, un reparto de campanillas y un concepto potente. "Cuando la estrenemos le añadiremos lo que hace especial a nuestras películas, la promoción, pero con todos estos elementos tendremos mucho a lo que agarrarnos cuando nos estrenemos", explica Barrois, con el estruendo generado por Bayona sintiéndose en el ambiente y otorgando una vez más seguridad por el trabajo bien hecho. Habremos de estar preparados, pues, para conocer a fondo a estos desconocidos con tanto que contar.

Sinopsis de 'Perfectos desconocidos'

Una extraña inquietud parece haberse apoderado de la ciudad. El tráfico se colapsa, las urgencias de los hospitales están a rebosar, los perros aúllan intuyendo el peligro que se aproxima: es el eclipse de Luna. Su poderoso influjo afecta también a los protagonistas de esta historia, un grupo de amigos que se reúnen para cenar. Los anfitriones discuten alterados. Sus invitados están a punto de llegar y la cena no está preparada todavía. Alfonso y Eva, los dueños de la casa, profesionales bien situados, están preocupados por su hija adolescente y por lo monótona que se ha vuelto su vida. Eduardo y Blanca, una pareja en la que ella se quiere casar y él no; ella quiere tener un hijo, él ni se lo plantea. Antonio y Ana, un matrimonio con dos niños, a punto del divorcio. Pepe, un profesor en paro, que acude solo a la cena porque su novia está enferma… ¿o es tan sólo una excusa?

Una reunión de amigos como tantas otras, hasta que, de pronto, surge la idea. ¿Por qué no hacer algo distinto? Vamos a jugar a un juego. ¿Qué pasaría si dejásemos nuestros móviles encima de la mesa, al alcance de todos? Llamadas, SMS, Whatsapps, notificaciones de Instagram o Facebook, nuestra vida entera compartida al instante por todo el mundo.

¿Un juego inocente o una propuesta peligrosa? ¿Podrá soportar el grupo de amigos semejante grado de sinceridad, aunque sólo sea por un tiempo?

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba