Política de ficción Telecinco renuncia a los contratos multimillonarios con las "majors" para potenciar la producción española

La cadena asegura que apostará por el cine español y europeo, la producción propia y compartida, evitando los macro contratos con los grandes estudios de Hollywood. Buscará ficción "comercial y de calidad"

La cúpula directiva de Telecinco ha anunciado en Túnez que variará drásticamente su política de inversión en producción cinematográfica. La cadena de Mediaset se propone reducir sus compras de cine americano compensándolo por su apuesta por el cine español y europeo con dos criterios: éxito comercial y calidad.

En la rueda de prensa celebrada ayer en Hammamet, en el plató de rodaje de la miniserie histórica Imperium, el consejero delegado, Paolo Vasile, ha declarado que sólo comprarán en Estados Unidos "el cine que por su elevado coste no se pueda producir en Europa". Vasile explicó que se ha rebajado de 2002 a 2003 la cuantía para compras en Hollywood de 120 a 90 millones de dólares y que la cifra seguirá bajando el próximo año. El excedente se destinará a producción propia o producción compartida. El consejero delegado de Telecinco opina que este tipo de producción es la que aporta auténticos signos de identidad a las cadenas.

Esta política no ha sentado nada bien en los cuarteles generales de Los Ángeles de los grandes estudios, que cifran en un 25% la reducción de precios en el mercado español, penalizado también por la fusión de Vía Digital–Canal Satélite Digital.

Acuerdos con cinco productoras independientes americanas

Las compras en Estados Unidos se centrarán en acuerdos con productoras independientes como DreamWorks, New Regency, Hyde Park, New Line Cinema, Spyglass, Pandemonium y Tripictures, dando carpetazo a la época de los acuerdos con grandes "majors" como el que caducó en el pasado mes de agosto con Disney, cifrado en 200 millones de euros. Este tipo de paquetes no eran rentables –según la cadena- porque buena parte del contenido no se podía emitir por falta de ventana, lo cual era prohibitivo dado su elevado coste. "No emitíamos todo lo que comprábamos y nosotros, evidentemente, comprábamos para emitir", enfatizó Vasile.

Los acuerdos que se han firmado con las grandes productoras independientes americanas finalizan entre 2007 y 2012. El esfuerzo actual se centra en renovar y perfeccionar estos contratos.

Con esta estrategia, la cadena de Fuencarral es la única televisión española que no tiene actualmente un contrato-marco con una gran distribuidora norteamericana para la difusión de películas en televisión. Aunque es una tendencia general, entre las cadenas europeas, la limitación de sus contratos con el cine americano para dar más “aire” a las series y películas de producción nacional, Telecinco es la cadena que ha optado por una reducción más drástica. “La austeridad de T5, aunque es notable, es una cuestión de estrategia”, según Vasile.

Apuesta por el cine europeo y por el cine español

Esta nueva línea de producción incluye una apuesta por las tv movies. T5 adaptará para la pequeña pantalla alguna de las novelas de George Simenon sobre el Inspector Maigret, proyecto que se suma al rodaje de "Cuidado con estos tres" protagonizado por José Coronado y Christian de Sica.

En lo que se refiere al cine español, la cadena trabajará para "estar presente en el fenómeno cinematográfico español del año", según Alvaro Augustín, director de la división de Cine español y europeo de la cadena. Puso como ejemplo la apuesta por títulos que han resultado éxitos en su exhibición en salas comerciales como “El otro lado de la cama” o “Días de fútbol”.

En Túnez se ha anunciado también un acuerdo para coproducir “Alatriste”, basada en las novelas de Pérez-Reverte, con 20 millones de euros de presupuesto, o “No te muevas”, protagonizada por Penélope Cruz. Además se piensa en una segunda entrega de “El otro lado de la cama” y se negocia con Enrique Cerezo la realización de la segunda parte de “El oro de Moscú”.

"Al cine ya le cuesta pasar del 30%"

Alberto Carullo, director de Antena, aportó más elementos para entender la nueva política de inversiones en cinematografía de la cadena. "Si en 1993 contabilizamos hasta 140 películas que superaron el 30 por ciento del “share” en sus pases por televisión, este año sólo han sido 14 títulos los que han saltado esta barrera". Más datos: “Si en 1993 las dos películas más vistas en televisión tenían ocho millones de espectadores, veinte años después el récord está en cinco millones de espectadores”. Carullo insistió en que el cine americano no “fideliza” espectadores, mientras que si lo hace la producción de ficción nacional.

Para realizar un balance global del peso de la producción ajena en televisión recordó que si el porcentaje en 1999 dse movía entre un 48 y un 52%, en el 2002, ésta no superó el 32 por ciento.

Por su parte, el director general de Contenidos, Manuel Villanueva, destacó que esta política de inversión, iniciada ya en 1999, ha dado como resultado que cinco de las diez películas más taquilleras de este año estén en poder de Telecinco para su pase en televisión en abierto. Entre los títulos que verán los espectadores de la cadena señaló “Mortadelo y Filemón”, “Días de fútbol”, “Atrápame si puedes”, “Como Dios” y “The Ring”.

Hablando de dinero

Según explicó Massimo Mussolino, la cadena dedica cada año entre 170 y 200 millones de euros a la compra de derechos de ficción tanto nacionales como internacionales. Esta inversión se transforma en emisiones que ocupan entre el 30 y el 40 por ciento de las horas totales de programación de Telecinco.

La TV no es el enemigo del cine, sino uno de sus motores

Paolo Vasile entró al trapo en la polémica con los productores cinematográficos alegando que Telecinco propuso situar la inversión obligatoria por cadena del cinco al siete por ciento del total de presupuesto de programación, siempre y cuando se incluyera en esta cifra la inversión de las series de ficción, que consideran que sirve para la promoción de la industria cinematográfica española y que da trabajo a todo el sector, a lo cual están esperando respuesta. Insistió en que es incorrecto decir que “la televisión es el enemigo del cine”, ya que se la debe ver “como uno de sus motores”.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba