Tribunales Telecinco tendrá que pagar 150.000 euros a Terelu Campos

Por el famoso 'pim pam' de "Aquí hay tomate". TVE pierde con Rigau

Telecinco tendrá que indemnizar a Teresa Lourdes Borrego Campos, más conocida como , con 150.000 euros, según publica hoy El Mundo en un artículo que les reproducimos por su interés.

La presentadora denunció al tándem Gestevisión Telecinco y Atlas tras aparecer en “Aquí hay tomate” bailando con su pareja de entonces, el periodista Pipi Estrada.

La escena, con “un inequívoco componente sexual” según la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, fue aireada en siete programas consecutivos “con gran publicidad previa a su emisión buscando y consiguiendo un aumento de audiencia”.

Esta “intromisión ilegítima en su derecho a la intimidad” desembocó en una primera sentencia, de 23 de octubre de 2006.

Terelu recurrió la sentencia previa de 21.000 euros

En ésta se condenó a Telecinco y Atlas a pagar 21.000 euros por los daños morales. Tanto la demandante como las empresas demandadas recurrieron. Estas últimas argumentaban que el personaje (Terelu Campos) y el lugar en el que se encontraba (una discoteca) eran públicos.

La respuesta de la Audiencia es tajante: las imágenes “sólo revelan actitudes íntimas” y su “difusión puede ser calificada como de simple cotilleo”.

Es más, la Justicia da por hecho que fueron capturadas de forma clandestina con una cámara oculta pese a que “ni siquiera se ha probado que la persona que tomó las imágenes fuera periodista”.

Resultado: la nueva sentencia desestima íntegramente el recurso de apelación de la cadena y la agencia.

Sin embargo, no ocurre lo mismo con las alegaciones de Terelu Campos, que estimaba escasos los 21.000 euros a cobrar, 3.000 por cada programa que incluyó sus bailes, bautizados por el Tomate como el “pim pam” y definidos por la Audiencia Provincial como “diversos tocamientos (...) reflejo de una íntima relación”.

Entiende este tribunal que la cantidad era “notoriamente insuficiente” para resarcir a la presentadora, dada las repeticiones y la innegable intención comercial de Telecinco, por lo que ha revocado la resolución y ha dictado que la cadena y la productora deben pagar 150.000 euros a Campos, más el interés de la mora procesal y las costas de esta segunda instancia, consecuencia del infructuoso recurso de apelación de la cadena de Mediaset

Javier Rigau gana otra sentencia a TVE

Precisamente lo único que la Justicia no ha reconocido a Terelu Campos -las lesiones a su honor- conforma la base legal del Juzgado de Primera Instancia nº 72 de Madrid para fallar a favor del empresario Javier Rigau en su causa contra otra cadena, en este caso pública: TVE.

“Javier siempre se ha rodeado de mujeres maduras”. “Se ha dicho que su fortuna procedía de ser un gigoló o del testamento de una anciana”. “Es para sospechar que su amor por las ancianitas viene de lejos y engancha”.

Son las conclusiones del programa “Gente” sobre la filosofía de vida de Rigau, que ha batido en los tribunales a la pública.

La sentencia, que ha sido recurrida por TVE, recoge que esta cadena cayó en “una clara intromisión ilegítima en el derecho al honor e intimidad” de Francisco Javier Rigau Rafols, un desconocido para la sociedad española hace sólo unos años que se convirtió en habitual de la crónica del corazón a partir de su relación sentimental con la actriz italiana Gina Lollobrigida, 34 años mayor que el demandante.

La “carga íntima o sexual” de las opiniones vertidas en Gente el 6 de diciembre de 2006 obliga a TVE a pagar una indemnización de 18.000 euros a Rigau, además de sufragar las costas procesales.

Los gastos no acaban ahí. La cadena también tendría que difundir gran parte de la resolución, incluido su fallo, en ese programa u otro que lo sustituya, así como publicar el fallo en Hola. Una página a color en esta revista cuesta alrededor de 20.000 euros; media, entre 11.000 y 12.000.

Por lo tanto, la pública no sólo queda en entredicho ante los espectadores (la propia sentencia cuestiona “la vulgarización que están sufriendo las parrillas televisivas -máxime desde la condición de Televisión Española-“). A ese descrédito hay que añadir el alto precio a pagar, en este caso, por todos los contribuyentes.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba