Artículo de El País Telemadrid alcanzó en 2005 la menor audiencia de su historia

El director general augura un ejercicio económico equilibrado

Por su interés reproducimos a continuación el siguiente artículo de Rosario G. Gómez que publica El País:

Con el 14,4% de cuota de pantalla, Telemadrid cerró 2005 con el peor registro de audiencia de toda su historia. Y en lo que va de año, los datos no mejoran (13,1% el pasado febrero). La dirección de la cadena atribuye esta caída a la aparición de nuevos canales y al freno impuesto a la programación basura. Los socialistas replican que el descenso obedece a la "falta de capacidad" del actual equipo gestor.

Telemadrid se ha colocado entre las cadenas autonómicas con peores datos de audiencia. Cerró febrero con el 13,1%, a larga distancia de Canal Sur, que con el 19,8% es la televisión pública regional con más espectadores. El ente andaluz suma otro 4,4% a través de su segunda frecuencia (Canal 2 Andalucía).

La media de audiencia de los canales integrados en la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión Autonómicos (FORTA) se colocó el mes pasado en el 16,6%. Además de Canal Sur, por encima de este porcentaje figuran la catalana TV-3 y la vasca ETB-2, que se difunde en español.

Para el socialista Adolfo Piñedo, miembro de la Comisión de Control de RTV-Madrid en la Asamblea, Telemadrid está "en caída libre", ya que pierde "a razón de un punto de audiencia por año". En diciembre de 2003 -cuando accedió a la dirección general Manuel Soriano-, el canal regional obtuvo el 15,6% de cuota de pantalla, un año después marcó el 14,7% y en el último mes de 2005 bajó al 13%. "La gestión de Soriano se traduce en una pérdida de 2,6 puntos de audiencia", resume Piñedo.

Soriano sostiene en una carta remitida a los medios de comunicación que la cadena autonómica "ha cumplido en 2005 el objetivo de realizar una televisiva de calidad y con el menor coste para el contribuyente". Según sus cálculos, el servicio público madrileño le costó a cada ciudadano 13,5 euros el año pasado, frente a la media de las cadenas autonómicas, que se situó en 33,7 euros.

El director general afirma que los informativos ocuparon el 25,3% de la emisión, seguidos del cine (16,5%), programas infantiles (7,1%) y documentales-divulgativos (6,4%). Añade que el ejercicio presupuestario de 2005 se cerrará con un resultado "equilibrado por primera vez en los últimos cuatro años". Pero las cuentas de los socialistas son bien distintas.


Venta de Canal Cocina

Piñedo asegura que, en realidad, Telemadrid perdió siete millones de euros y que esta cifra se verá corregida por los resultados extraordinarios derivados de la venta de Canal Cocina, propiedad de Multipark, compañía participada por el ente autonómico. Telemadrid calcula que recibirá 9,3 millones de euros por esta operación.

"Dada la naturaleza del resultado extraordinario, consecuencia de la venta de un activo, no se puede presumir de equilibrio. Prueba de ello es que el presupuesto aprobado para 2006 consigna una previsión de perder 4,67 millones de euros, volviendo así a la senda de las pérdidas que transitoriamente se abandona en 2005", matiza Piñedo. Descontadas las subvenciones y los ingresos extras de la venta de Multipark, el ente autonómico cerrará 2005 con unas pérdidas de 76,3 millones, afirman los socialistas, lo que representa el segundo peor ejercicio de toda su historia, por detrás del registrado el año anterior (-98,3 millones).

Desgranando el presupuesto por partidas, los ingresos han crecido en 2,5 millones sobre la cifra presupuestada, mientras que los gastos no superaron el crecimiento del IPC anual, al crecer un 3,5%, explica el director general.

Los socialistas destacan que paralelamente se ha producido un aumento en los gastos de 4,2 millones. La deuda, según Piñedo, ha pasado durante los dos años de gestión de Soriano de 144 millones a 162. A finales de 2006 se prevé que alcance los 171 millones. La Comunidad de Madrid aportará este año 73 millones frente a los 69 del año pasado.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba