Premios ATV 2000 Todo para Televisión Española

La cadena pública fue la gran triunfadora en la III Edición de los Premios de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión (ATV)

Todo era rostros conocidos. Algunos se dejaron querer, a saber, los rostros que
entraron por la puerta principal del Palacio Municipal de Congresos en Madrid.

Paco Lobatón,
Pablo Carbonell,
Inés Ballester
o Ana
Obregón
, la cual acaparó la atención de un gran número de medios de comunicación.
Tras la foto de rigor, directos a la zona de canapés o a deambular por el vestíbulo,
en busca de un periodista ávido de declaraciones.

Otros quisieron dejar las cámaras por un día y se reunieron en corrillos
profesionales: Ignacio Salas, Guillermo Summers, Ana
Blanco
o Antonio Mercero.

Los componentes del grupo cómico Els Comediants se encargaron de amenizar la espera, sobre todo a la prensa
que había acudido. Para ello representaron por todo el edificio una parodia
muy hispana de los Vigilantes de la playa.

Unos canapés, un refresco, una cerveza y todo el mundo a la sala. Los rostros
televisivos, aunque a veces no lo parezca, gozan del mismo estatus de mortalidad
que el resto (quién lo diría, por la capacidad de mutarse ante un foco). Por
eso remolonearon a la hora de entrar al salón de actos como cualquier hijo de
vecino. Karlos
Arguiñano
o Juan
Ramón Lucas
fueron algunos de los regazados. Y más de un aviso tuvo que
dar el regidor para que encontraran su sitio rápidamente, que la gala iba a
dar comienzo.

Comienza el espectáculo

Sobre el escenario, Nuria
Roca
, José Coronado,
Boris Izaguirre
y Carlos Latre, más conocido como el imitador de Dinio o
Tamara en Crónicas Marcianas. Y como era la tercera edición, la organización
decidió que los que entregaban los premios, lo hicieran de tres en tres.

Los discursos fueron breves en su mayoría. Quizá fuera el jamón que prometió
Boris Izaguirre al discurso más corto, como ya hizo Steve Martin en la ceremonia
de los Oscar. Aunque con menos sabor hispano, ya que el actor norteamericano
anunció que regalaría un televisor al discurso más escueto.

Los premios

A modo de homenaje por toda una carrera dedicada a la televisión, la Academia
de la Televisión concedió el premio Toda Una Vida 2000 al periodista Matías
Prats Cañete
.

Los académicos eligieron como Mejor Programa Informativo al Telediario
Segunda Edición
de TVE-1, mientras que el Mejor Espacio Deportivo recayó
en la retransmisión de la Copa Davis de TVE y el Mejor Magacine fue para Caiga
quien caiga
, de Telecinco. El actor Fernando Fernán Gómez, por la miniserie
El Abuelo, y la actriz Amparo Baró, por Siete
vidas
, fueron galardonados con el premio a la Mejor Interpretación Masculina
y Femenina, respectivamente.

El Premio al Mejor Guión fue también para El abuelo, de TVE-1,
mientras que el de Mejor Canal Temático/Digital, apartado que se incluye por
primera vez en estos premios, recayó en el Canal
24 Horas
de TVE.

Ana Blanco, presentadora de la primera edición de Telediario de TVE-1 fue elegida
como Mejor Comunicadora de Programas Informativos y el Gran
Wyoming
, de Telecinco,
como Mejor Comunicador de Programas de Entretenimiento (vea el momento de la entrega.


Noticias relacionadas


- Telecinco emite en directo la III edición de los Premios de la ATV

- Comienza la cuenta atrás en los III premios ATV

- III Premios de la Academia de Televisión 2001
- Candidaturas de los III Premios de la Academia de Televisión

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba