Jueves, 22:00 horas Tim Roth: "Mi propio personaje es un actor mentiroso terrible"

El protagonista de "Miénteme" en Antena 3 habla de sus habilidades

Tim Roth, el protagonista de la serie "Miénteme", que cumple su tercera semana de emisión en España (los jueves en Antena 3), comenta que su papel de Dr.Lightman es un reto "que nunca antes había tenido", y que aunque es "agotador", cree que es una "serie con la que se puede jugar varias temporadas".

A pesar de ello, afirma que intenta "alejarse" de las habilidades aprendidas en los rodajes, que le permiten darse cuenta de cuándo la gente miente por su lenguaje corporal, por lo que "no quiere tener cerca los libros ni ver la serie", incluso afirma que "no ve la televisión".

¿Podría decirnos cuál es exactamente el trabajo del equipo de Lightman?

Es un grupo que basa su trabajo en los métodos de Paul Ekman, un especialista en lenguaje corporal. Nuestros chicos provienen de diversas organizaciones, como la CIA o el FBI, empresas privadas o particulares.

Es verdaderamente divertido. Trabajamos con casos y organizaciones en los que siempre hay una duda de verdad y que necesitan llegar al fondo del asunto antes de que se lleve a cabo un juicio o simplemente para conocer quién “lo hizo”.

Así que somos un equipo que se preocupa por escarbar en los asuntos de la gente, para saber quién miente y lograr así, exponer la verdad.

¿Cómo afrontó el reto de interpretar un personaje así?

Nunca había encarnado un personaje así antes. Aunque al principio no estaba seguro de estar dispuesto a seguir el camino de Lightman, la idea me atrajo y el personaje me gustó desde un principio.

Pensé que sería divertido jugar con él, porque él mismo es un mentiroso terrible y el mismo personaje es un actor. Esto fue lo que me llamó la atención realmente.

¿Le gusta el género?

Si te digo la verdad, no lo sé. No veo la televisión, sólo lo hago a veces cuando estoy en la habitación del hotel o en el rodaje de alguna película.

Me gusta ver series como “Ley y orden: Intento Criminal”. Pienso que Vincent D’Onofrio interpreta un gran personaje. Son series divertidas en las que el público tiene que explorar y desentrañar los casos, y sin duda, una buena forma de pasar el tiempo.

Según avanza la temporada, empezaremos a ver más el lado personal de los personajes, ¿enganchará más al público?

Espero que sí, creo que después de todo, todo está dicho y hecho y eso es lo que mantiene a la gente enganchada. Además, la ciencia es interesante y el público en muchas ocasiones puede sentirse identificado con algunos aspectos en su propio hogar.

Mis propios hijos están interesados en la ciencia, y creo que ese es un buen gancho de realidad.

Todos los personajes ven lo mismo desde en diferentes ángulos...

Sí, creo que eso es un elemento importante de la serie. Todos los personajes formamos un equipo en el que las opiniones de uno se complementan con las de otro. Es un buen equilibrio. Para mí, es lo que se desprende de mi trabajo con Kelli. Vengo de un mundo muy diferente.

En primer lugar, soy de Gran Bretaña, es mi primera incursión en el mundo de las series de televisión y es un mundo difícil, y a un más para alguien como yo. A veces te sientes como si estuvieras atrapado en una caja y no me gustaría ser así.

En esos momentos son en los que actúa Kelli y me pone en mi lugar. Ella tiende a hacer eso, así que he de decir que conectamos perfectamente, tanto en la realidad, como en la ficción.

Sin embargo se dice que no hay gran conexión en el elenco, aunque todos ellos hablan muy bien de usted...

Sí, todos somos muy diferentes. Es como una gran mezcla. Pero es falso que no tengamos conexión, todo lo contrario. Nos llevamos muy bien.

Brendan ya ha trabajado en el mundo del espectáculo. Mónica acaba de salir de la universidad y está aprendiendo todo lo relativo al mundillo y Kelli ya es una persona formada en este campo, conoce la manera de hacerlo y de sobrevivir en los malos momentos.

Creo que somos un grupo muy interesante, donde realmente debemos cuidarnos los unos a los otros, porque es un trabajo duro.

¿Cómo es posible que la serie haya cautivado al público tan pronto?

Creo que al final todo se reduce a los personajes. La gente que ha visto un par de veces la serie y es capaz de entender la idea de la ciencia que queremos desarrollar y hacía dónde va a ir, están preparados para seguirla e identificarla.

Los personajes son en cierto modo extraños y algo complicados, pero congenian muy bien con la audiencia.

¿Ha aplicado en su vida personal lo que ha aprendido sobre las expresiones faciales?

Intento dejar a un lado todo lo que he aprendido, cuando disfruto de mi vida privada. Cuando rodamos algún episodio, me meto en el personaje e intento asimilar lo que es más relevante, pero después tiendo a alejarme de ello.

Cuando conseguí el papel, me dieron todos los libros necesarios para formarme y me reuní con Paul. Es un hombre muy tranquilo y jovial y piensa que todo lo relacionado con las microexpresiones es muy divertido.

He de reconocer que en algunas ocasiones me puse un poco nervioso, porque una vez que aprendes estas cosas no puedes olvidarlas, y siempre piensas que él está viendo las cosas de una forma tan diferente...

Conocí a mucha gente y de verdad, es impresionante lo que se puede hacer y saber con sus expresiones faciales. Sin embargo, a casa intento no llevarme nada, no quiero tener cerca los libros ni ver la serie, aunque si es verdad que algunas personas lo hacen.

¿Y esa pared donde tienen todos los rostros y muestran la forma que utilizan para mostrar lo que significan...?

Creo que es una manera de ponernos a todos un poco más grandes, sobre todo cuando se trata de políticos, porque todo el mundo reconoce a los rostros famosos. Hemos de lograr alcanzar un equilibrio en la serie.

Si se muestra demasiada ciencia podríamos confundir a la gente y perder un poco la magia del argumento. En un principio se mostraba por eso, luego pasó a ir demasiado lejos y ahora considero que se está logrando el equilibrio entre ciencia y drama.

Usted mantiene su acento británico en la serie, ¿esto fue discutido alguna vez?

La verdad es que la dirección nunca ha dicho nada cuando se empezó a negociar conmigo el papel. Sí es verdad que hay muchos actores que lo hacen. Un ejemplo sería Hugh Laurie o los chicos de On The Wire, que hacen un notable trabajo.

Sin embargo, cada semana tengo una cantidad enorme de trabajo y eso sería añadir una capa extra. Además, creo que mis experiencias imitando acentos no son muy buenas.

Tener que estar pendiente de imitar un acento, me impediría improvisar y jugar con el personaje. Todo sería más rígido, y creo que cuando interpreto un personaje debe quedar natural. Además, creo que mi acento londinense ha añadido carácter al personaje y lo ha hecho aún más interesante.

¿Cómo sería el mundo si todos dijeran la verdad?

¡Creo que sería terrible! Sería un mundo en el que yo mismo no creo que sobreviviese mucho tiempo. Pero verdaderamente, no creo que eso sucediese.

Creo que todos nuestros engaños, nuestras historias y ficciones, son una parte muy interesante de la vida. Lo que si es cierto, es que en algunos aspectos las administraciones políticas deberían decir la verdad de vez en cuando.

¿Qué espera de la serie?

Espero que vaya bien. Para mí, lo fascinante es observar cómo se mantiene.

En esta primera temporada, la serie está intentando encontrar su sitio, y lo está consiguiendo. Estamos consiguiendo tener nuestra audiencia fija. Mi deseo es que dure, porque realmente creo que lo puede conseguir. Es una serie con la que se puede jugar varias temporadas.

Todos la vemos como un experimento que se ha convertido en realidad. Es como hacer una pequeña película, un drama cada ocho días que pretende cautivar al público, arrastrarlo y darle algo que pensar, como una pequeña diversión.

Así que lo que queremos es seguir “jugando”. Verdaderamente, es interesante, aunque también un poco agotador.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba