Prime time 'Los Tudor' relevan a 'Gran Reserva' desde este jueves en La 1

'Los Tudor' relevan a 'Gran Reserva' desde este jueves en La 1
'Los Tudor' relevan a 'Gran Reserva' desde este jueves en La 1

Más seducción, venganza y poder en la tercera y cuarta temporada de esta ficción

Los Tudor, la exitosa serie americana que relata los años de reinado de Enrique VIII, regresa este jueves a La 1 en relevo de Gran Reserva, que se despidió la semana pasada.

La cadena pública emitirá la tercera y la cuarta temporada, a doble capítulo cada semana. La serie se enfrentará a Supervivientes (Telecinco), The Event, que llega a Antena 3 este mismo jueves, Mentes Criminales (Cuatro) y Escudo Humano (laSexta).

Los Tudor regresan de esta forma justo un año después de su estreno en la cadena pública, donde logró un notable éxito durante todo el verano.

La 1 ofreció la primera y segunda temporada de manera seguida el año pasado. Los Tudor anotaron una notable audiencia en torno al 20% de share y se despidió con un 24% y 4 millones de seguidores.

La ejecución de Ana Bolena marca el inicio de la tercera temporada

La tercera entrega – en la que Enrique se vuelve más tirano, vengativo y con mayores ansias de poder - relata la agitada época vivida por el rey entre los matrimonios con Jane Seymour (Annabelle Wallis) y Ana de Cleves (interpretada por la cantante Joss Stone).

Al final de la segunda temporada el amor entre Ana Bolena y Enrique VIII incendió las bases de la Europa del siglo XVI. Hasta que todo quedó en cenizas y Bolena fue ejecutada. Pero al rey le será fácil encontrar a nueva mujer: la tercera temporada arrancará con la boda entre Enrique VIII y la joven noble llamada Jane Seymour. El monarca se vuelve más poderoso y más seductor, y demostrará una vez más que no le tiembla la mano a la hora de tomar drásticas decisiones.

Los nuevos episodios cuentan además con las incorporaciones del veterano Max Von Sydow como el Cardenal Von Waldburg, y de las jóvenes Anabelle Wallis, Joss Stone y Tamzin Merchant.

‘Los Tudor’ es un drama histórico, rodado en Irlanda, y que ha creado Michael Hirst. Él es un escritor muy familiarizado con este género y con la dinastía inglesa; por eso, aquí presenta una imagen diferente, alejada del costumbrismo habitual: el periodo más turbulento del reinado desde un punto de vista nuevo.

Todo cambia en la corte: Enrique VIII se casa con Jane Seymour

A raíz de la ejecución de Ana Bolena, el rey Enrique VIII se casa con Jane Seymour, su tercera esposa y la mujer destinada para dar a luz a su hijo. Aunque el embarazo de la reina es motivo para alegrarse, fuera del ámbito personal Henry se enfrenta a crecientes amenazas a su autoridad de una revuelta de los plebeyos dentro de Inglaterra y un enojado Papa determinado a frenar la creciente marea del protestantismo.

En la guerra en el frente interno, la lealtad se convierte en un bien escaso como amigos se convierten en enemigos y la tragedia golpea una y otra vez. Nadie está a salvo de la locura creciente de Henry mientras el volátil y angustiado monarca es acorralado por un país que ha llegado a odiarlo y a todo lo que representa.

En los primeros capítulos

Enrique VIII acaba de contraer matrimonio con lady Jane Seymour. Las hijas del rey han sido declaradas ilegítimas y no aptas para el trono, por lo que se espera que la nueva reina tenga pronto descendencia. Los consejeros y Enrique rezan para que resulte de esta unión un heredero varón. Mientras la Reforma avanza, se destruyen abadías y monasterios y confiscan sus tierras. En el Norte de Inglaterra los Comunes se organizan para luchar contra los herejes.

Así, las tropas de los rebeldes avanzan hacia el sur. En la Corte, Enrique VIII envía al Duque de Suffolk para intentar sofocar la revuelta, pero apenas cuenta con medios suficientes para ello. Lady María entra por fin en la Corte, será la esposa de su padre la que la protegerá e intentará darle su sitio.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba