El test del día después Unanimidad en Twitter: "Chicote es brutal'"

Unanimidad en Twitter: "Chicote es brutal'"
Unanimidad en Twitter: "Chicote es brutal'"

El chef de laSexta causa sensación en su estreno: "Es brutal", "¿Para cuando un Chicote en política?: Pesadilla en el Congreso"

Pesadilla en la cocinallegó anoche con éxito a laSexta y el programa de Alberto Chicote no pasó desapercibido en las redes sociales. El nombre del chef estuvo presente en una lista de Trending Topics copada de hashtags relativos a Quién quiere casarse con mi hijo y El Barco.

La personalidad de Chicote protagonizó la mayoría de los comentarios de los tuiteros, que en general se mostraron encantados con su carisma: "Cinco minutos de programa y Alberto Chicote ya me cae bien".

"Para cuando un Chicote en política: Pesadilla en el Congreso"

Incluso algunos, consideran necesario que el show salte de los fogones al congreso y sea el azote de Gobierno y oposición: “Para cuando un Chicote en política: Pesadilla en el Congreso”. Otros decidían tomar ejemplo y poner en práctica lo aprendido en el programa: “Me he venido arriba y he entrado en la cocina de mi casa insultando”.

"Limpiar no limipias ¡Esto es mierda!"

Chicote puso firme a más de uno en el programa de ayer. Después de un primer vistazo a la cocina el chef se encontró “la matanza de Texas”: “No tienes cojones a comerte esto”, le reta con un tupper de cerdo, pollo y pescado.

"Chicote me ha llamado guarra a la cara", se quejó anoche una de las protagonistas ante las cámaras tras escuchar como Chicote criticaba la suciedad de su restaurante.

Pesadilla en la cocina hizo historia ayer en laSexta con su estreno, al reunir a una media de 2.802.000 espectadores en el prime time de la cadena. Con este resultado se convierte en el estreno de un programa más visto de la cadena, al superar al arranque de Mujeres ricas (2.113.000 y 13,9%) en mayo de 2009. El primer reto del chef Alberto Chicote se posiciona también como la tercera emisión de entretenimiento con más espectadores en la trayectoria de la cadena y logra casi un millón más de espectadores que ‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’ (1.882.000) en Cuatro, informa laSexta en una nota.

Pesadilla en la cocina registró un 13,7% de cuota de pantalla, un dato con el que laSexta se posicionó como la segunda opción de la audiencia en la franja. De esta forma, superó con comodidad a las ofertas de TVE1 (11,1%), Cuatro (9%), la agrupación de Autonómicas públicas (8,5%) y Telecinco (8%).

La oferta líder la audiencia de 25 a 64 años

Durante la emisión de Pesadilla en la cocina, laSexta fue líder absoluta entre la audiencia de 25 a 64 años (16,1%) y entre los hombre (14,6%). Además, fue la oferta más vista por el Core TC Adultos (19,1%) y ocupó el segundo puesto en las preferencias del target comercial (16,8%), los dos públicos de mayor interés para los anunciantes.

Por territorios, Pesadilla en la cocina fue líder de audiencia en Euskadi (17,9%) y Baleares (17%), y posicionó a laSexta como el canal privado más competitivo en Galicia (16,1%). Además, el nuevo programa también logró destacadas marcas en Valencia (16,2%) y en Madrid (14,8%).

La pedida de matrimonio a Fátima, minuto de oro del programa

El minuto más visto de Pesadilla en la cocina tuvo lugar a las 23:19 horas, coincidiendo con el momento en el que Alfredo, el dueño del restaurante, reúne a la familia para pedirle matrimonio a Fátima. En ese instante estaban viendo laSexta 3.064.000 espectadores, que equivalen a un 15,8% de share. La audiencia acumulada por laSexta durante la emisión del programa superó los 5,7 millones de espectadores (5.710.000).

laSexta registró ayer un destacado 9,6% de share en el prime time, su mejor resultado del año para un día laborable sin eventos deportivos. Con esta marca igualó a Telecinco, que registró su mínimo de la temporada, y se impuso a la agrupación de Autonómicas públicas (9,5%) y a Cuatro (7,5%).

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba