Entrevista Valerio Lazarov: "Hoy en día se hace televisión para 'chachas'"

Hablamos con el productor, que el domingo estrenó "Aeropuertos"

Valerio Lazarov vuelve al panorama televisivo con “Aeropuertos”, la nueva docuserie que Antena 3 estrena este domingo (20:00 horas) realizada por su productora, Dream Prod.

Al veterano productor y realizador de origen rumano, toda una institución en el mundo televisivo de nuestro país, se le recordará siempre por revolucionarios zooms, así como por sus fragmentaciones de la imagen a un ritmo frenético.

Tras triunfar con su "Hostal Royal Manzanares" hace más de una década y no conseguir repetir el éxito con su última ficción "Como el perro y el gato", Lazarov analiza para Vertele.com el momento que vive la TV actual y recuerda su paso por Telecinco, en la década de los 90, como director general.

¿Qué situación vive la industria de la televisión?

Actualmente hay más oferta que demanda. Las televisiones, cuando encuentran la gallina de los huevos de oro, no la dejan escapar. Tienen programas que llevan mucho tiempo con buena audiencia y no los van a quitar. Un cambio siempre es un riesgo y no todas las televisiones tienen la misma disponibilidad para ello. Las que han arriesgado y han tenido paciencia, han tenido éxito, pero eso no siempre ocurre.

¿Qué proyectos está preparando actualmente su productora?

Tenemos varios, pero los proyectos tienen que entusiasmar a las cadenas para que se conviertan en realidad. Además de "Aeropuertos", hemos presentado otro a Antena 3 y estamos a la espera de que nos den una respuesta, y dos a Telemadrid. También trabajamos bastante en Rumanía.

¿Qué tipo de programa es el que han ofrecido a Antena 3?

Sigue la misma línea de "Aeropuertos", un proyecto con gente anónima.

¿Y los de Telemadrid?

Hemos presentado una idea de concurso bastante novedoso y otro proyecto de gente anónima. También vamos a preparar otro de humor.

¿Van a volver a hacer ficción?

Hemos cosechado éxitos y fracasos en este campo, lo cual nos ha hecho reflexionar. Tenemos un proyecto de comedia que vamos a presentar dentro de unos meses a las autonómicas.

¿Le gustaría volver a trabajar con TVE?

Hemos trabajado mucho con ellos anteriormente. Les hemos presentado varios proyectos, pero no coincidían con su línea editorial.

¿Qué tipo de espacios eran?

Programas de entretenimiento basados en formatos internacionales que habían cosechado importantes audiencias en otros países, pero están en su derecho de considerar que nuestros proyectos no van en consonancia con su línea.

¿Qué relación tienen con Cuatro y laSexta?

Hemos presentado proyectos a Cuatro que no han cuajado. En el caso de laSexta, entiendo que trabajan con sus productoras y por el momento no hay espacio para otras.

Telecinco, cadena que usted dirigió, acaba de cumplir 18 años, ¿cómo valora su evolución?

La evolución es positiva pero no me gusta todo lo que veo en Telecinco. Eso sí, a mí no me tiene que gustar. Es líder y su cotización está sólida. Eso es un hecho positivo.

¿Recuerda cómo empezó la cadena, con una gala presentada por Miguel Bosé y Victoria Abril?

No ha sido lo mejor de la historia de Telecinco… (Risas). Aquella fue una gala que tiene mérito porque nunca se había hecho un programa así para presentar un canal, pero había muchas cosas que se podían haber hecho mejor. Pero bueno, la gente se acuerda de esa gala y de todas las que se hacían en Telecinco. En esa época generaban audiencias.

¿Cómo fueron los comienzos de la cadena?

Telecinco fue una cadena que se puso en marcha en pocos meses. En agosto de 1989, nos dieron la concesión, luego hubo un problema con los accionistas. Muchos medios dijeron que perderíamos la licencia. El 3 de marzo de 1990, estábamos emitiendo. Hasta el mes de diciembre de 1989, los accionistas no se pusieron de acuerdo sobre la línea editorial de la cadena.

¿Qué tipo de programas querían hacer?

Teníamos las ideas claras. Queríamos hacer una televisión de entretenimiento. Pero esto no significaba que sólo quisiéramos programas de variedades o humor. La información también podía entretener. Teníamos un sólo espacio de noticias, “Entre hoy y mañana”, y fuimos los primeros en hacer informativos de opinión.

La televisión privada tenía una cobertura limitada. Tardamos dos años en tener una cobertura del 70%. Los costes eran los de una televisión con cobertura total y los ingresos estaban limitados.

¿Cómo ve la televisión actual?

No se puede generalizar. La televisión no es un hecho abstracto, se compone de programas. Algunos tienen mucha calidad, son muy dignos e interesantes. Se hace una televisión informativa muy buena. Pero también hay experimentos de bajo nivel. Hay una oferta de televisión vulgar pensada para las exigencias de las ‘chachas’, no siendo conscientes de que hay ‘chachas’ que tienen exigencias mayores de lo que se les ofrece.

Estos son los méritos y los defectos de la libertad de expresión. La gente tiene un aparato que se llama mando a distancia que es su autoprotección. Si no quieres, no lo ves. Basta con apretar un botón. Algunos son masoquistas, porque ven lo que no les gusta y encima lo critican.

¿Dónde se vive mejor, en una cadena o en una productora?

Depende del proyecto de vida de cada uno. Quizás se vive más tranquilo en una cadena de televisión mientras no cometas graves errores y no pierdas la confianza de los accionistas.

La vida del productor es arriesgada, porque no siempre es fácil colocar un proyecto ya que hay más oferta que demanda y algunas productoras internacionales juegan con ventaja, porque tienen un fondo de armario mayor. Endemol, por ejemplo, se aprovecha de que tiene cientos de formatos.

En las productoras vives con más sobresaltos. Yo tenía este proyecto de vida, mi productora, y hay gente que me dice que he conocido tres dictaduras, la de Ceaucescu, Franco y Berlusconi… Y aquí estoy.

¿Algunas productoras nacionales también juegan con ventaja?

Sí, pero es difícil de demostrar. Un directivo quiere lo mejor para su cadena. No puedo pensar que un ejecutivo de TV ponga por delante la amistad u otros intereses que no sea lo mejor para la cadena. Siendo director de Telecinco me propusieron un formato que se llamaba “Lo que necesitas es amor” y no me gustó. Dije que no. En Antena 3 tuvo un éxito impresionante y aún me arrepiento. Lo recuerdo como una lección de vida. No supe leer el potencial del programa.

¿Qué programa considera como su mejor acierto?

“VIP Noche”, por ejemplo. Pero también recuerdo que, por Navidades, TVE tenía mucho éxito con “Martes y Trece”, que nos quitaba el sueño. Reuní a mis colaboradores para inventarnos un programa, no para Nochevieja pero sí para la época de Navidad, e hicimos “Los más queridos”, que eran unos premios de 13 categorías y logramos una audiencia importante.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba