Artículo de interés Vocento estudia entrar en varias productoras mientras intenta mejorar su posición en T-5

Recién vendida su participación en Globomedia, negocia la entrada en el capital de Videomedia

Por su interés reproducimos el artículo de María Penedo que publica hoy el diario La Razón:

Vocento, que jugó fuerte la baza de una posible privatización de La 2 e incluso pensó en optar a la nueva licencia analógica que el Gobierno sacará a concurso, ha reconsiderado su estrategia en el negocio audiovisual. En estos momentos su prioridad pasa por mejorar su posición en Telecinco y comprar productoras medianas, una vez materializada su salida de Globomedia («Los Serrano», «59 segundos»).

Por lo que respecta a Telecinco, el objetivo perseguido es aumentar de forma significativa su participación, toda vez que el 13 por ciento que controla en la actualidad no le da derecho a participar en la gestión. La citada gestión corresponde íntegramente al «holding» Mediaset –propiedad del primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi–, que ejerce un control casi absoluto sobre la cadena privada en virtud del 52 por ciento de las acciones que posee.

En su deseo de gestionar todas aquellas empresas de comunicación en las que participa, Vocento ha iniciado una sigilosa operación en Telecinco para asumir un protagonismo hasta ahora inédito. Esta estrategia solo podrá ser culminada con éxito si Mediaset, y por extensión Berlusconi, accede a reducir de forma significativa su participación en el canal español, que se ha convertido en una de las inversiones más rentables del «holding» italiano.


En manos de Mediaset.

Desde hace varios meses Vocento mira a Italia y más concretamente a la sede del gobierno italiano, sabedor de que el futuro político de Berlusconi con-
dicionará sin duda las futuras decisiones empresariales de «Il Cavalieri», incluida su continuidad en Telecinco. Tanto si gana como si pierde las próximas elecciones, se resalta la oportunidad de la reducción de su presencia, e incluso su venta total, en Mediaset y en Telecinco. Si gana, porque su aspiración a la presidencia de la República aconsejaría su salida del grupo; si pierde, para evitar el efecto negativo que sobre sus cuentas tendría la previsible caída del valor en Bolsa.

Vocento cuenta en este proceso con ciertos apoyos del Gobierno que, si bien no ha expuesto públicamente su postura, vería con agrado que esta cadena españolizara su accionariado, si ello supone además el relevo del consejero delegado, Paolo Vasile. El puesto de Vasile sería ocupado por Massimo Musolino, actual director general de Operaciones de la cadena y persona bien vista por el accionista español.

Uno de los escenarios barajados contempla que ambos grupos igualen su participación, con un 30 por ciento cada uno, dejando el otro 40 por ciento en Bolsa. Este escenario supondría que Vocento tendría que comprar un 17 por ciento y Mediaset desprenderse de un 20 por ciento de sus acciones. Se da la circunstancia de que Vocento vendió en diciembre de 2002 el 12 por ciento de Telecinco a Mediaset, con el convencimiento de que iba a poder contar con su propia televisión. Tres años después, y tal y como está dibujando el gobierno socialista el mapa audiovisual, Vocento cree que la opción más segura pasa por reinvertir en Telecinco. El grupo vasco recibió entonces 276 millones de euros, con la acción muy por debajo del precio actual.

En cuanto a su presencia en el mundo de la producción, el grupo vasco ha iniciado un «trabajo de campo» en busca de oportunidades de compra, tras la venta de su participación en Globomedia, en desacuerdo por la fusión con Mediapro.


Inversiones en productoras.

Entre las productoras sobre las que se ha interesado se encuentran Videomedia («Hospital Central») y Miramón Mendi («Aquí no hay quien viva»). Vocento ya cuenta con Europroducciones («Cada Día»), donde controla el 70 por ciento, y BocaBoca («El comisario», «Pasapalabra»), con el 30 por ciento del capital. Estas participaciones y las que pudiera añadir en el futuro están integradas en la sociedad Veralia, en la que también propuso integrar, sin éxito, a Globomedia, productora en la que llegó a controlar un 24 por ciento de sus acciones pero donde nunca pudo ejercer el mando.

Mientras Videomedia tiene oficinas en Portugal e Italia, en el caso de la compañía de José Luis Moreno Vocento muestra interés también por sus estudios de grabación, ubicados en Moraleja de Enmedio (Madrid).

Jorge Arqué, propietario de la totalidad de las acciones de Videomedia, negó ayer a LA RAZÓN que las negociaciones estén ya cerradas. «Vocento ha mostrado interés y estamos negociaciando», admitió. Arqué, que recuerda que en el pasado ha rechazado interesantes ofertas -entre ellas, una de Endemol- para tomar el control de la compañía que fundara hace 20 años, asegura que «a corto plazo, no soy partidario de ceder la gestión de Videomedia».

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba