Torrente 2 Vuelve el policía más esperpéntico del cine

Santiago Segura resucita a Torrente, su gallina de los huevos de oro. No hay plató de televisión que escape a la promoción de esta segunda parte que ha recaudado 560 millones de pesetas en sólo dos días.

Torrente 2: Misión en Marbella ya se ha estrenado. El pasado viernes 30 de marzo la gente llenó los cines para ser los primeros en descubrir las nuevas aventuras del detective más casposo, guarro y depravado que jamás se haya conocido. Muchos ya echaban de menos a Torrente y necesitaban un chute de su desagradable y patética existencia, no exenta de momentos estelares.

Santiago Segura había prometido, antes del rodaje, -que comenzó el 18 de septiembre de 2000- ofrecer más playa, más sol, más acción y más risas. Esto último lo tenía difícil ya que dejó el listón muy alto con la primera película. Pero la segunda parte del filme más taquillero del cine español pretende superar los resultados de la primera entrega –más de tres millones de espectadores y una recaudación de 1.295 millones de pesetas-, y para ello el actor, director, productor y guionista ha contado con un presupuesto de 450 millones, el doble que la vez anterior.


Según los primeros datos recabados por Cine por la Red se están consiguiendo las expectativas. Aseguran que el filme ha ingresado más de 560 millones de pesetas entre viernes y domingo, esto duplica la cifra lograda en su día por Muertos de risa, que hasta ahora era la mejor apertura registrada por una película nacional.


Marbella ha sido el marco elegido para las locuras de este cutre sin remedio. Gabino Diego es su compañero incondicional. “Soy como Sancho Panza”, dice el actor, y también vemos a José Luis Moreno que encarna al malo-malísimo. Muchos otros actores y personajes conocidos no han querido perderse salir en la película. Entre ellos destaca Tony Leblanc -que ya no será padre del protagonista sino su tío-, Inés sastre, Yola Berrocal y Ester Cañadas, entre otros.

Vendiendo el producto

Como hizo con la primera película, Segura ha promocionado esta segunda parte por donde quiera que ha ido. Incapaz de quitarse la camiseta negra en la que se lee claramente “Torrente 2”, ha pasado por casi todos los platos de televisión.

Programas como Día a Día, Cartelera, Noche y día y, cómo no, Crónicas Marcianas, le han servido como el mejor de los anuncios. Con su publicidad “subliminal” ha conseguido llamar la atención de los telespectadores y esto probablemente se verá reflejado en la venta de entradas.



Lo más curioso de esta promoción es la apuesta que hace unos meses protagonizaron Javier Sardá y Santiago Segura. Consistía en que el actor debía adelgazar 20 kilos y si lo conseguía Sardá se tendría que rapar el pelo. La semana pasada en Crónicas Marcianas pudimos ver el momento en el que se comprobó el peso de Segura y su triunfo. Sorprendentemente sí logro adelgazar lo acordado y Sardá pagó pintándose “Torrente 2” en la frente. De todos modos eso no fue lo acordado. Esperemos que mueva ficha y se rape para cumplir su palabra.

La Trama

Esta vez veremos a un Torrente arruinado que ha dilapidado su fortuna y que vuelve a la acción debido a la terrible amenaza que se cierne sobre la ciudad de Marbella. Un peligrosísimo terrorista internacional amenaza con destruir este Edén del Mediterráneo en un plazo de 48 horas. Sólo un hombre, o algo parecido, puede salvarla de la destrucción.

El mentor de este fenómeno asegura que “veremos a Torrente alcanzar cotas de patetismo jamás logradas en la historia del cine”. Resulta casi imposible imaginarse a un Torrente más patético que el que conocimos anteriormente. Pero eso habrá que verlo.

Lo que está claro es que el detective más mugriento y rentable del cine español está de vuelta y viene para quedarse.

Volver arriba