Polémica Uno de los actores enanos demandará a la Fundación que pretendía defenderles

"No tengo corazón para echar a dos personas porque son más bajas que las otras". "Quieren discriminarnos", dicen los afectados. La cadena asegura que serán recolocados

El actor Melvi Díaz Bautista demandará ahora a la Fundación ALPE por "daños y perjuicios", tras la supresión de su número en el programa “Un, dos, tres” debido a las quejas de esta institución.

Por su parte, el otro actor, José Libardo, manifestó que les "están privando de una carrera" para la que se han preparado y dijo que está "muy a gusto" con su trabajo. "Nos quieren quitar el pan de la boca porque nosotros dependemos de esto para vivir. Quieren discriminarnos. Me tienen que medir por mi capacidad artística y no por mi estatura. En el programa no hay ningún tipo de vejaciones y nos aprecian mucho", explicó.

A Chicho le parece todo un disparate

Narciso Ibáñez Serrador contó que el pasado lunes el portavoz de la Asociación Alpe Acondroplasia, José Ayala, acudió a ver la grabación del programa de televisión y en ningún momento se quejó de la actuación de estos dos actores.

"Le invité al control, le senté a mi lado, vimos lo que hacían estos dos compañeros y me respondió que la cosa no tenía más importancia, que creía que era más grave y que podían seguir", explicó el realizador, "e incluso habló con el director de relaciones institucionales de RTVE y le contó lo mismo".

"Cuando abrí los periódicos y me encontré con la queja, pensé que lo que este muchacho, Ayala, quería era buscar notoriedad, porque no se cómo calificar esta actuación de una hipocresía tan grande"- declaró el director y realizador.

Chicho Ibáñez Serrador aclaró: "Estos muchachos cobran lo mismo que otros actores, tienen un camerino igual, comen con nosotros y les queremos como uno más. Ellos son felices ejerciendo su profesión y, además, están muy orgullosos de ganarse la vida honradamente, pagándose su seguridad social".

Este número, según explicó, será sustituido por otro en el que una muchacha, no muy agraciada, no encuentra quien quiera casarse con ella.

"Si no hubiese hecho nada -señaló el creador del concurso- lo único que habría conseguido esta asociación es dejar a dos señores en paro, con la agravante de que no les va a ser fácil encontrar trabajo; pero mientras dure el programa los tendré en nómina".

Todo el equipo, indignado

Ibáñez Serrador asegura que aún no sabe qué trabajo pueden realizar y que no va a ser fácil. "Pero al menos les he quitado la angustia de qué hacemos mañana. Me parece todo absurdo, sacado del tiesto. Jamás he tenido ningún problema ni ningún disgusto", explicó.

Manuel Sarriá, el actor con quien trabajaban, "tenía una relación muy humana con ellos" y recordó que Sarriá adoptó al hijo de su hermano, que murió, con síndrome de Down, "lo que le hace más sensible a esta situación".

El director también considera que esta situación "les va a marcar en el futuro, porque cuando termine el programa, y con estos antecedentes, muchos van a tener reticencias para contratarlos. Aquí hay un equipo de más de 150 personas y están todas indignadas".

Melvi Díaz Bautista, que junto a José Libardo Maldonado Vergara, interpreta a uno de los personajes en el concurso, señaló que con las críticas de las asociaciones les han "quitado el pan". "Y, desde luego, ni TVE ni la dirección del programa se han reído de nosotros ni nos han maltratado".

"Yo estoy muy a gusto con la productora. Me da rabia lo que nos han hecho", concluyó.

Los promotores de la demanda, satisfechos

Por su parte, los promotores de la demanda contra el concurso han mostrado su satisfacción por la decisión de TVE de retirar el sketch, aunque todavía no han decidido si renuncian a presentar la iniciativa judicial.

El abogado Rafael Plaza, coordinador del equipo jurídico de la demanda, explicó que esperarán a ver el programa de este viernes para confirmar que se ha retirado el número. Además, como ya han sido emitidos varios programas, tienen que valorar la cuestión del derecho de rectificación por el perjuicio producido.

Plaza señaló que "en principio, la demanda judicial queda paralizada", pero dijo que esperarán unos días para tomar la decisión definitiva. El abogado consideró que el resultado de su iniciativa ha sido "muy positivo" y que se ha visto favorecido por la actuación "fulminante" del Defensor del Pueblo, que anunció la apertura de un expediente a TVE.

Respecto a las declaraciones hoy en Onda Cero del director del programa, Chicho Ibáñez Serrador, en las que mostraba su sorpresa y dolor por haber tenido que retirar a los actores, Plaza dijo que "Chicho sabe que ha metido la pata y trata de fundamentar su defensa en decir que se quedan sin trabajo".

Rafael Plaza, tras aclarar que la Fundación Alpe tiene convenios con la ONCE para facilitar el acceso a empleos a las personas afectadas por este síndrome, dijo que con el ciclo de 13 programas previstos del 'Un, dos, tres' "tampoco les daba un contrato para toda la vida". "Si quiere contratar a un discapacitado se le agradece enormemente, pero hay papeles de actor que no suponen reírse de ellos", dijo.

En el número que ha suscitado la polémica, los dos actores enanos aparecen caracterizados como dos niñas a las que su madre (Manolo Sarriá, ex componente del Dúo Sacapuntas) golpea y pega de una forma vejatoria, según la Fundación Alpe.

El Defensor del Pueblo había abierto un expediente por el asunto

El Defensor del Pueblo ha abierto expediente al programa de TVE "Un, dos, tres" a raíz de las quejas presentadas por las asociaciones Fundación ALPE Acondroplasia y Asociación Crecer en protesta por un número del concurso protagonizado por dos actores enanos que son "vejados" en opinión de estas entidades.

Según informó el Defensor del Pueblo en un comunicado, la institución ha trasladado al director general de RTVE, José Antonio Sánchez, su preocupación por este asunto y ha expresado que "el respecto a la dignidad de la persona humana, al libre desarrollo de su personalidad y a su integridad moral, exige la máxima diligencia por parte de quienes son responsables de la gestión de un servicio público esencial como es la televisión".

El Defensor del Pueblo pide que se "evite la difusión de mensajes o contenidos que de cualquier modo pudieran afectar negativamente a la plena efectividad de los derechos constitucionales mencionados y, más aún si dichos contenidos o mensajes pueden resultar contraproducentes para la integración social de quienes padecen cualquier tipo de discapacidad".

La institución ha solicitado un informe sobre este asunto a la Dirección General de RTVE en el que se ponga de manifiesto la decisión del ente público de mantener la emisión del programa en su formato actual o de introducir cambios en él.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba