Negociación La falta de acuerdo en derechos televisivos amenaza la Liga de fútbol

Noelia Román cuenta en el diario "El País" que los clubes de fútbol más poderosos deciden comenzar la Liga con o sin acuerdo de los equipos pequeños. El G - 12 decide impugnar la Asamblea de la LFP prevista para mañana y no presentarse

El espectáculo debe continuar o, lo que es lo mismo, la Liga debe comenzar el 30 de agosto, tal y como está previsto. Ésa es la intención del G-12, el grupo que aglutina a los clubes más importantes de la Liga española. Reunido ayer en Barcelona, el G-12 decidió que no ha lugar a la asamblea extraordinaria convocada por la Liga para el próximo viernes, y mucho menos motivos para paralizar el inicio de la competición, como pretenden los restantes clubs de Primera y los de Segunda, que, con los derechos televisivos en el trasfondo del conflicto, están dispuestos a no iniciar el torneo.

Si firme es la intención de los más modestos, agrupados en el G-30, de no comenzar el campeonato, tanto o más lo es la postura de los integrantes del G-12 de impugnar ante el Consejo Superior de Deportes la asamblea extraordinaria convocada para el próximo viernes y de no acudir a la misma. Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Deportivo, Valencia, Sevilla, Real Sociedad, Athletic de Bilbao, Espanyol, Villarreal y Murcia se sienten seguros. "Representamos el 95 por cien de la afición española y no tenemos derecho a ponernos en manos de clubes de Segunda, como el Algeciras o el Leganés, que no producen el dinero que pretenden sacar de este conflicto", declaró ayer un miembro del G-12.

Los clubes más potentes consideran la convocatoria de la Liga, prevista para mañana, "improcedente en la forma y en el contenido" y han acordado no presentarse. "Hemos decidido impugnar la asamblea y los puntos del orden del día, así como instar al presidente de la Liga para que anule la convocatoria", señaló tras la reunión de ayer Fernando Ochoa, portavoz del G-12. Sólo el Málaga y el Betis, que acudió a la reunión de Barcelona en calidad de observador, se desamarcaron parcialmente del acuerdo.

En el trasfondo del conflicto, continúa estando el acuerdo por los derechos de televisión, la principal fuente de recursos de los clubes, que el G-30 sigue sin cerrar. Mientras los miembros del G-12, excepto el Málaga, han llegado a un acuerdo con Sogecable para que, a través de Gestsport, explote sus derechos televisivos tanto en las competiciones nacionales como en Europa, los integrantes del G-30 continúan pendientes de decidir a quién venden los suyos. En la mesa de los más modestos, dos ofertas: la de Sogecable, que asciende a 84 millones de euros, y la de Phedra Sport, con quien habían llegado a un principio de acuerdo, y que se eleva a 104 millones de euros.

El de los derechos televisivos era uno de los puntos del orden del día de la asamblea convocada por la Liga para mañana, que debía debatir, además, la propuesta de no iniciar la Liga según el calendario previsto, las bandas horarias y los derechos internacionales de televisión. Y son, precisamente estos, los puntos que el G-12 considera ilegales, además de la forma de convocatoria. Estiman los clubes más poderosos que la Liga no respeta sus propios estatutos al convocar la asamblea en un plazo inferior al señalado por el estatuto.

Pero, a un día para que se celebre la asamblea, las posturas entre ambos grupos son tan distantes que, mientras en el G-12 muestran cierto tono conciliador y aseguran que confían en que todo se solucione y la Liga comience el 30 de agosto, en el G-30 insisten en que eso no será posible. "La Liga no empezará el 30 de agosto", dijo en reiteradas ocasiones a este diario Javier Tebas, el portavoz de los más modestos. "No tenemos ningún temor a que no empiece el campeonato", opinó, en cambio, Ochoa; "existe un calendario oficial y no hay ninguna razón para modificarlo". "La Liga empezará seguro porque somos mayoría los clubes de Primera que así lo deseamos", insistió un integrante del G-12. "No consentiremos que la Segunda División decida si se inicia o no la Liga". La posibilidad de organizar un torneo parecido a la Premier League es la princial alternativa.

De momento, nada indica que los clubes del G-30 darán marcha atrás en su decisión -tomada el 29 de mayo- de paralizar la Liga. "No variaremos nuestra postura", señaló Horacio Gómez. Pero el presidente del Celta, el único club del G-30 que disputará la Liga de Campeones, matizó: "Hay que llegar a un acuerdo antes del viernes". Desde el club gallego insisten en que es impensable el inicio de una Liga en la que una parte de sus miembros haya vendido sus derechos y la otra no.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba